Adiós a las fiestas con las iñudes

El desfile de ayer contó con una representación de todos los sectores sociales de finales del XIX y también con un tren chu-chú

LUISMA RODRÍGUEZLEZO

El desfile de iñudes y artzainas, el acto que tradicionalmente reúne a más público dentro del programa festivo de los Santacruces de Lezo, sirvió ayer domingo para cerrar de manera brillante las fiestas de septiembre de este año.

Con salida desde el barrio de Lopene, la comitiva que cada año se enriquece con nuevas aportaciones, fue seguida por centenares de lezoarras, que tuvieron la oportunidad de disfrutar con la fiel recreación de la sociedad de finales del siglo XIX y con la presencia de sus principales estamentos.

Lógicamente el protagonismo principal lo tuvieron las iñudes y los artzainas y sus vistosas coreografías y trajes, en las que se vieron arropadas por la tamborrada infantil del Alleru, músicos de la Escuela de Tomás Garbizu y una txaranga, que fueron los que interpretaron las canciones compuestas por Raimundo Sarriegui.

Un tren chu-chu junto con un coche de época cerró el desfile por detrás de los representantes de la alta sociedad, con sus chisteras los hombres y sus espectaculares tocados y sombreros las mujeres.

Junto a ellos también desfilaron representantes del clero, cestapuntistas, tenistas, también numerosos arrantzales, con una pequeña ballena incluida y hubo también un guiño a los encierros de sanfermines con un torico.

Un camión de bomberos, las dos cantineras a caballo, vendedores de piruletas así como de leche, de pan, lavanderas que mojaban a su paso al público y hasta una boda gitana tuvieron cabida en el colorista evento de ayer.

Tampoco faltaron los baserritarras, con una vaca de mentira subida en un tractor y un camión de bomberos.

Fotos

Vídeos