Diario Vasco

Condenado por provocar la caída de un hombre a un foso del fuerte de San Marcos

Imagen de el fuerte de San Marcos.
Imagen de el fuerte de San Marcos.
  • El procesado, «sin mediar palabra», le empujó «con fuerza» con ambas manos «con claro ánimo de menoscabar su integridad corporal», señala la sentencia

Un individuo ha sido condenado a un año de cárcel por empujar en el fuerte de San Marcos de Errenteria a un hombre que cayó a un foso de 2,85 metros y que resultó gravemente lesionado.

Según la sentencia del caso, a la que hoy ha tenido acceso EFE, los hechos sucedieron sobre las 6.00 horas del 8 de marzo de 2014, cuando, en el contexto de la celebración de una fiesta, la víctima se aproximó al acusado para recriminarle el comportamiento que había tenido unas horas antes con una chica.

En ese momento, el procesado, "sin mediar palabra", le empujó "con fuerza" con ambas manos, "siendo plenamente consciente de que -el perjudicado- se encontraba situado de espaldas al borde de una ladera con pendiente pronunciada y con claro ánimo de menoscabar su integridad corporal".

El desequilibrio provocó que la víctima "cayera hacia atrás, rodando por la pendiente" hasta un foso de unos 2,85 metros de profundidad que existe al final de la cuesta.

A consecuencia de la caída, el perjudicado sufrió una fractura con hundimiento del platillo superior de la vértebra dorsal ocho, con probable fractura horizontal transversa derecha que llegó hasta la lámina posterior. Asimismo, resultó con una fractura de la porción superior derecha del cuerpo vertebral de la dorsal siete y de su apófisis espinosa.

El perjudicado precisó de tratamiento ortopédico y rehabilitación, y necesitó de 192 días para curarse, nueve de los cuales estuvo hospitalizado y todos ellos fueron impeditivos para sus ocupaciones habituales.

El percance le ha dejado como secuelas un acuñamiento del 50 % de la altura vertebrar a nivel de la vértebra dorsal siete y de la dorsal ocho, así como algias postraumáticas, sin compromiso radicular, de gravedad moderada.

La sentencia del caso condena ahora al encausado a un año de cárcel como responsable de un delito de lesiones y le obliga a indemnizar al perjudicado con 41.545 euros por las lesiones y las secuelas sufridas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate