Diario Vasco

Casa Aramendia, de la crisis al éxito

Casa Aramendia. La primera tienda fue la de Biteri, y ahora Javier Aramendi tiene que gestionar una cadena de trece.
Casa Aramendia. La primera tienda fue la de Biteri, y ahora Javier Aramendi tiene que gestionar una cadena de trece. / FOTOS ARIZMENDI
  • Tras estar a punto de cerrar su negocio en 2011, Javier Aramendia se reinventó y hoy cuenta con 13 pastelerías y 35 empleados

  • La cadena de pastelerías errenteriarra ha recibido el Premio a la Mejor Empresa Comercial de Gipuzkoa

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Casa Aramendia recibió el pasado 27 de noviembre el Premio a la Empresa Comercial de Gipuzkoa 2015, entregado por la Cámara de Comercio, tras la elección hecha por los once gabinetes de asistencia técnica al comercio que funcionan en Gipuzkoa y que cada año eligen a una empresa destacada del territorio. Javier Aramendia recibió la distinción en un acto celebrado en Donostia.

El repostero errenteriarra abrió en el año 2000 en la calle Biteri número 6, su primer establecimiento de pastelería, que trasladó en 2008 a un local más amplio en un local colindante, en Biteri 10.

Aunque ahora el negocio cuente con 13 pastelerías, en 2011, a consecuencia de la crisis económica que provocó un descenso de las ventas y la caída de la mitad de facturación, y cuando todavía estaba pagando el crédito contraido para el nuevo local, Aramendia estuvo a punto de echar el cierre. Se dirigió a la agencia de Desarrollo Comarcal Oarsoaldea, que le puso en contacto con una consultoría, que fue la que le asesoró para mejorar la gestión y de esta forma poder salir adelante.

Hasta tal punto lo logró que en 2012 adquirió las nueve tiendas con las que contaba la cadena Rich en Donostia tras su cierre y no contento con ello este mismo año 2015 ha abierto otras tres, una en Amasa-Villabona, otra en Donostia y la tercera en el barrio errenteriarra de Beraun. En la actualidad tiene por lo tanto 13 establecimientos y cuenta con una plantilla de 35 empleados.

Javier Aramendia, que comenzó a trabajar como obrador y pastelero, hoy en día se dedica según sus propias palabras a «investigar y dar valor añadido al producto y vigilar que salga bien, y ya no a fabricarlo».

«Nos llena de vida»

Se muestra muy agradecido con la concesión del premio por parte de la Cámara de Comercio. «Es un reconocimiento público de un gran esfuerzo y una forma de dar oficialidad a un trabajo de muchos años y de mucha gente. Nos ha llenado de vida y nos ha dado energía para ver que de las situaciones difíciles también se sale. Quiero dejar claro que los trabajadores tienen mucho que ver en que Casa Aramendia haya podido recibirlo».

La Cámara de Comercio, al entregarle la distinción, destacó su modelo de gestión, cuyo secreto para el propio Aramedia consiste en «ir mejorando año tras año y replicar en las trece tiendas actuales el modelo de éxito que funcionaba en Biteri 10. Este verano sin ir más lejos ampliamos la cadena con una pastelería en Beraun, que no iba bien y en estos meses hemos conseguido que comience a trabajar».

La Cámara también destacó de Casa Aramendia su compromiso con el entorno. «Lo podemos ver, por ejemplo, en los 10.000 desayunos solidarios que servimos al año en nuestros establecimientos gracias a un convenio con la Cruz Roja o el colaborar una vez al año en el Torneo de Familias de Unicef. También con el Ayuntamiento de Errenteria mediante la colocación de un buzón para recoger las cartas a los Reyes Magos y durante la cabalgata nos encargamos de dar el rosco de Reyes». Asimismo, Aramendia destaca que sus empleados que «el 80 % son mujeres; y el 80% euskaldunes».

Otra faceta importante de su éxito ha sido la implantación de nuevas tecnologías que «nos permiten tener controlada en cada momento la rotación de género, conocer los errores, qué producto funciona y cuál no, dónde falta género para surtirlo inmediatamente. Es un espejo de los errores, gracias a un programa informático exclusivo diseñado a nuestra medida, que centraliza el funcionamiento de todas las tiendas y detecta sus ventas. Si el producto no sale se deja de vender».

Finalmente la Cámara de Comecio también destacó la imagen de la cadena. Aramendia explica que recientemente han cambiado la imagen de marca y reformado las tres últimas tiendas adquiridas. «El próximo año le toca a Biteri, 10, que tiene ya ocho años». Otra de las medidas adoptadas es rotular en el escaparate una imagen fotográfica gigante de Javier Aramendia con el gorro y el uniforme de pastelero, para reforzar la marca y que se irá implantando en todas sus tiendas.

Reforzar y consolidar

El errenteriarra afirma, asimismo, que «tras tres años de intenso estrés con la adquisición de las doce nuevas tiendas, el próximo año será el del reforzamiento de la nueva imagen y la consolidacion de los establecimientos».

Javier Aramendia se ve muy reconocido en la frase de hacer de la oportunidad una crisis. «A veces lo oyes desde fuera, pero eso es algo que yo viví en mis propias carnes en el año 2011, cuando casi cerré mi tienda agobiado por las responsabilidades financieras. La adquisición al siguiente año de las tiendas Rich permitió reflotar Casa Aramendia y, además, de rescatar las tiendas y mantener los once puestos de trabajo del antiguo Rich, también pudimos aprender, por ejemplo ,de sus conocimientos técnicos para elaborar las bombas y hemos aprovechado ese saber hacer en nuestro negocio».

Ahora Aramendia disfruta de la concesión de este premio enfrascado en reforzar las tiendas desde su nuevo puesto de mando en el Polígono 27 de Martutene y mirando con nostalgia su antiguo obrador en Biteri, 10 donde empezó todo.