Volvo renueva su modelo todocamino estelar

De los XC60 ya a la venta, el más barato (diésel D4 de 190 CV Momentum) tiene un precio de 51.190 euros. /CHARLY
De los XC60 ya a la venta, el más barato (diésel D4 de 190 CV Momentum) tiene un precio de 51.190 euros. / CHARLY

Volvo XC60, la última novedad ya a la venta de la marca sueca es un prodigio en seguridad y marca la pauta de lo que llegará

ANDRÉSVIEDMA

Después de nueve años a la venta, Volvo da un giro radical al XC60, su todocamino de tamaño medio. Una nueva generación –ya a la venta– que afronta numerosos retos entre los que destaca mantenerse como el modelo premium de su tamaño más vendido en Europa durante este tiempo, en el que se han comercializado casi un millón de unidades a nivel mundial enfrentándose a ‘pesos pesados’ como los Audi Q5 o BMW X3.

Volvo ha recurrido a unas medidas de 4,69 metros de largo, por 1,90 de ancho y 1,66 de alto. Utiliza la plataforma modular SPA que optimiza tamaño, contenidos y rigidez dejando el peso mínimo en algo más de 1.800 kilos, diseño diferenciador por dentro y por fuera, notable calidad de construcción y altísimo nivel de seguridad.

El diseño exterior evoluciona del XC60 ya conocido y, mientras el frontal recuerda mucho al XC90 con la gran parrilla y las luces de día en forma de martillo, la trasera se ha inspirado en el familiar V90. El aspecto varía según el acabado escogido, siendo las versiones R-Design las más deportivas y las Inscription, las más lujosas y elegantes.

En su interior destacan la instrumentación digital en un cuadro de 12,3 pulgadas (no siempre de serie) y la enorme pantalla multifunción del centro del salpicadero, verdadero cerebro de las infinitas funciones y sistemas a gestionar. La calidad de construcción es soberbia y casi todos los plásticos son blandos incluso donde no llega la vista. La visibilidad es buena en todos los ángulos y la posición de conducción óptima. En la parte trasera encontramos una excelente altura libre hasta el techo. El maletero, de formas muy regulares, cubica 505 litros incluido un doble fondo y llevando kit de reparación de pinchazos, no rueda de repuesto (disponible como opción).

Los respaldos traseros se pueden abatir pulsando un botón y, como opción, tenemos accionamiento automático del portón pasando el pie por debajo y la suspensión trasera baja la carrocería en esa parte para facilitar el manejo de bultos. La oferta mecánica es siempre de bloques de cuatro cilindros, con potencias de 150 (D3), 190 (D4) y 235 caballos (D5) en diésel; 254 (T5) y 320 caballos (T6) en gasolina y 407 caballos del T8 Twin Engine. Este último es un híbrido ‘enchufable’ con 45 kilómetros de autonomía en eléctrico y una aceleración de 5,5 segundos para pasar de 0 a 100.

Para finales de año aparecerá un T5 con tracción delantera y cambio automático, y un T4 AWD manual y ya en la primavera del año que viene, la que será versión de acceso y una de las más demandadas: un D3 manual y de tracción delantera que dejará el precio de venta en 39.950 euros.

En cuanto a seguridad ofrece en exclusiva el piloto semiautomático, capaz de mantener la velocidad, la trayectoria dentro del carril y la distancia con el coche de delante. Funciona hasta 130 km/h y solo requiere que el conductor lleve puestas las manos sobre el volante o que las retire solo durante unos segundos, y como novedad mundial, se estrenan tres evoluciones del sistema que nos mantiene dentro del carril, del que avisa del ángulo muerto y del que frena el coche para evitar una colisión o atropello, o mitigar sus consecuencias.

Fotos

Vídeos