Opel, listo para el invierno

Opel, listo para el invierno

La tracción integral y otros muchos dispositivos ayudan a una conducción más segura

La peor época para la conducción ya está aquí. Heladas, carreteras resbaladizas por nieve y malas condiciones en general son factores habituales en invierno. La gama de Opel se adapta a este tipo de situaciones gracias a un elenco de características de seguridad que ayudan a que el conductor viaje más seguro y relajado. Con tracción a las cuatro ruedas, faros matriciales IntelliLux de led o calefacción en el volante, la marca está lista para las condiciones más duras del invierno.

Los sistemas de control de tracción se convierten en poco menos que imprescindibles en superficies resbaladizas, lo mismo que unos neumáticos específicos que la mayoría de las veces sustituyen a las siempre odiosas cadenas (de hecho son obligatorios en algunos países). Según el modelo, Opel ofrece el control de tracción inteligente, como el IntelliGrip, o la tracción integral adaptativa con reparto vectorial del par motor. El primero, disponible en el nuevo Grandland X, adapta la distribución del par a las ruedas delanteras, permite el deslizamiento cuando es necesario y ajusta el mapa de control del pedal del acelerador; dispone de cinco modos de conducción, para barro y nieve inclusive.

En el caso de la tracción a las cuatro ruedas del Mokka X, se trata de un sistema adaptativo que distribuye el par motor según sea necesario en fracciones de segundo, desde un 100 % para solo el eje delantero hasta un 50:50 entre los dos ejes, lo que asegura una capacidad máxima en todas las condiciones.

En el nuevo Insignia, el sistema adaptativo de tracción total incorpora el denominado reparto vectorial del par motor y un módulo de transmisión trasero. La ventaja es que puede aplicar el par motor a una o a ambas ruedas traseras de forma independiente. En curvas cerradas se traslada más par a la rueda exterior, y así el Insignia gira con mayor precisión. Un sistema de distribución del par cuyo resultado es un comportamiento más neutro y seguro.

Otro de los dispositivos de Opel, especialmente recomendable para los habituales de conducir de noche, son los faros adaptativos con tecnología de led o el sistema de faros adaptativos matriciales IntelliLux. Este último, con una matriz adaptativa de segmentos de led de 32 elementos, 16 en cada faro, (en el Insignia) se adapta a la situación en la carretera y permite conducir con luces largas, sin deslumbrar a otros usuarios de la vía. Y además proporciona una luminosidad muy brillante, sin duda inviable para un sistema convencional.

En cuanto a detalles de equipamiento «invernal», y gracias al temporizador por control remoto o a la programación automática, es posible encender la calefacción con antelación. También son útiles los espejos exteriores con calefacción y el parabrisas térmico. En lugar de tener que rascar el hielo, el parabrisas se descongela rápido y evita el empañado en condiciones de mucha humedad. La mayoría de los modelos ofrecen un volante y asientos con calefacción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos