El pequeño de Hyundai, garantía para la ciudad

Probamos el nuevo urbano de la marca, moderno y elegante con dos motores de gasolina eficientes y de bajo consumo

ANDRES VIEDMA SAN SEBASTIÁN.

Tras vender 670.000 unidades desde 2008 y más de 220.000 en los últimos tres años, el Hyundai i10 se ha renovado suavemente, aportando más valor a un utilitario en el que el diseño es la clave de su respuesta comercial.

Con una estética moderna y elegante, desarrollado y fabricado en Europa, el i10 es un coche pequeño, urbano, con una longitud de 3,66 metros, pero que al mismo tiempo ofrece un interior bastante amplio y que está homologado para llevar en su interior a cinco personas. Puede contar con un cambio automático y ofrece curiosos detalles de equipamiento. La evolución en este segmento es claro: cuando la marca lanzó en el año 1999 su primer modelo en este segmento en Europa, el Atos, era un vehículo espartano, desarrollado y fabricado en la India. En 2008, con el lanzamiento del i10, todo cambió, pasó a ser un coche europeo y adaptado a sus necesidades.

Motores
1.0 litros de 3 cilindros y 66 CV y un 1.2 con 4 cilindros y 87 CV.
Longitud
3,66 metros.
Precio
Desde 12.300 euros, sin incluir los descuentos.

Exteriormente destaca su nueva parrilla en cascada, nuevos grupos ópticos delanteros -que incluyen luces diurnas- y atrás también hay nuevos grupos ópticos y una banda negra en la parte inferior que resulta elegante.

Pese a sus dimensiones reducidas, el habitáculo está bien distribuido y el hecho de tener una buena altura libre proporciona a los ocupantes la sensación de que hay bastante espacio.

En cuanto al maletero, está en la media del segmento, con 252 litros, que se puede ampliar a más de mil cuando se pliega el asiento trasero.

El habitáculo está muy cuidado, cuenta con varias zonas donde dejar objetos. El salpicadero bicolor transmite sensación de calidad y los asientos ofrecen diversas combinaciones de color, naranja y negro o azul y negro, entre otras.

A nivel mecánico no hay muchos cambios con respecto a su antecesor y se ofrece en dos motores, un 1.0 de 3 cilindros con 66 caballos y por encima una variante de 1.2 litros con 4 cilindros y una potencia de 87 caballos. Este último está disponible con el cambio manual de cinco marchas o con uno automático de convertidor de par de cuatro relaciones. A igualdad de equipamiento, la diferencia entre el motor de 66 y el de 87 caballos es de solo 500 euros, mientras que entre el cambio manual y el automático son 1.250 euros.

La gama del i10 se basa en las dos motorizaciones disponibles y en tres niveles de equipamiento, el Klass (solo disponible con el motor de 3 cilindros), el Tecno (disponible con los dos motores), y el Style, que monta el motor de 87 CV. Con equipamiento de categoría, el coche puede incorporar climatizador automático o arranque sin llave, y en cuanto a sistemas de ayuda a la conducción los más interesantes son la alerta de cambio de carril, el aviso de colisión frontal, el sensor de aparcamiento trasero y la ayuda al arranque en pendiente.

Ofrece cinco años de garantía sin límite de kilometraje, cinco años de asistencia en carretera y financiándolo incluye el mantenimiento. El precio de partida es de 12.300 euros para el i10 Klass.

Fotos

Vídeos