El nuevo Impreza y el WRX STI, novedades de Subaru

El nuevo Impreza y el WRX STI, novedades de Subaru

La marca japonesa estrena una plataforma que mejora la rigidez, el comportamiento y la seguridad

La división europea de Subaru acaba de anunciar que el nuevo Impreza se presentará en el Salón de Fráncfort, junto a otras destacables novedades en la gama del fabricante japonés, como el XV y el WRX STI. El Impreza y el XV comparten la nueva plataforma global de la marca que ofrece una significativa mejora en la rigidez de la carrocería, calidad de rodadura, comportamiento y seguridad. También mostrará el el renovado WRX STI, puesto al día con importantes detalles que actualizan el icono deportivo de Subaru.

La quinta generación del Impreza supone un claro avance respecto al modelo anterior. El responsable es el nuevo chasis que optimiza principalmente la estabilidad y la seguridad de los pasajeros al ofrecer mayor rigidez torsional de la carrocería. Una estructura que comparte con el nuevo XV. La mecánica del nuevo Impreza recurre a dos motores tipo bóxer (de cilindros opuestos), ambos de cuatro cilindros con potencias de 114 y 156 caballos.

Tracción a las cuatro ruedas

Como es habitual, la tracción es a las cuatro ruedas, conocida en la marca como Symmetrical All-Wheel Drive. El sistema de seguridad preventiva EyeSight será de serie, mientras que la transmisión Lineartronic ha sido aligerada, para conseguir una respuesta más rápida, tanto en aceleración como en la respuesta desde bajas revoluciones.

El WRX STI continúa siendo el modelo deportivo de Subaru por excelencia. Con genes propios de los vehículos del mundial de rallyes, la nueva versión aporta cambios en la estética, equipamiento y algunos elementos mecánicos mejoran aún más el rendimiento y el confort de marcha. En la parte delantera muestra un frontal más agresivo con una nueva calandra, nuevas ópticas delanteras de led con luces de cruce y carretera direccionales y luces diurnas led. También cambia el paragolpes, más ancho, y la toma de aire inferior es de mayor tamaño.

El coche equipa el mismo potente motor 2.5 Boxer, con turbo, y 300 caballos de potencia del modelo anterior. Se asocia a un cambio manual deportivo de seis velocidades, y la transmisión permite la posibilidad de configurar la respuesta del diferencial central de acuerdo con los gustos del conductor. La suspensión proporciona mayor precisión y control, y también mejora el confort de marcha gracias a una optimización en el aislamiento de ruidos y vibraciones.

El reforzado equipo de frenos del especialista Brembo dispone de nuevos discos perforados en ambos ejes, pinzas de seis pistones en el eje delantero y dos en el trasero lacadas en amarillo, y nuevas pastillas que mejoran el tacto y en consecuencia la dosificación de la frenada; en definitiva, se aumenta la capacidad de frenada y la resistencia al esfuerzo continuado, por ejemplo en la bajada de una carretera de montaña.

En el interior hay nuevos detalles como la regulación eléctrica del asiento del conductor con regulación lumbar, una nueva pantalla multifunción más grande, con más opciones y definición HD, y un nuevo cuadro de instrumentos con grafismos en fondo blanco y rojo y una pantalla central mejorada. Los cinturones de seguridad van pintados en rojo STI, se añade un apoyabrazos con posavasos trasero, e incluye retrovisores con función de aviso de ángulo muerto y sistema de cambio de luces automático.

La comercialización empezará en octubre, con dos versiones para nuestro mercado, ambas con un precio de 46.900 euros y una campaña de 3.000 euros de descuento incluida. La versión Rallye Edition, vendrá equipada con alerón trasero, y la conocida como Confort Edition, que no lleva el alerón, añade techo solar eléctrico; las dos variantes llevan asientos tapizados en cuero y alcántara.

Fotos

Vídeos