Familiar radical, con ADN deportivo y 605 caballos

Familiar radical, con ADN deportivo y 605 caballos
Audi RS6 Avant 4.0 TFSI Performance

Probamos uno de los familiares más rápidos y potentes del mundo

ANDRÉS VIEDMA

La verdad es que teníamos ganas de ‘hincarle el diente’ a este coche. Habíamos probado el RS6 pero no habíamos conducido aun el RS6 Performance que incorpora 45 CV más que aquel y una serie de especificidades que lo hacen aun más atractivo.

Bien es cierto que este modelo no llama la atención tanto como lo pueda hacer un R8 pero, sin embargo, los entendidos y aficionados a las cuatro ruedas enseguida saben que se acerca un familiar que se atreve a competir con muchos superdeportivos.

El Audi RS 6 Avant performance no tiene forma de coupé, ni es un biplaza, sin embargo, bajo esa apariencia familiar, hay un poderoso propulsor 4.0 TFSI que tiene sólo 5 CV menos que el V10 Plus del R8, y eso es mucho decir.

Audi RS6

Motor
Gasolina 4.0 V8 TFSI con 605 CV.
Transmisión
Automática Tiptronic de 8 marchas.
Medidas
4,97 m de largo, 2,08 de ancho y 1,46 de alto.
Maletero
565 litros.
Velocidad máxima
305 km/h.
Precio
Desde 143.500 €

En cualquier caso, el coche incorpora paragolpes específicos, taloneras más grandes, inscripción quattro en la parrilla inferior delantera, un imponente difusor o llantas de aleación ligera de 21 pulgadas (con gomas 285/30 R21) y en acabado titanio mate (a juego con detalles como retrovisores o marcos de las ventanillas). La unidad que hemos probado, además, equipa el paquete carbono (por 5.010 euros) que incorpora un difusor, splitter delantero o entradas de aire en fibra de carbono. Y los retrovisores de carbono (1.845 euros).

Como hemos comentado, el motor 4.0 TFSI en configuración V8 es el mismo que en el RS 6 «normal» (560 CV), pero la potencia llega ahora a 605 CV entre 6.100 y 6.800 RPM. El par motor máximo es idéntico, de 700 Nm, pero está disponible desde 1.750 hasta 6.000 vueltas (hasta 5.500 vueltas en el RS 6), y además la función overboost permite obtener durante unos segundos un pico de par de 750 Nm entre 2.500 y 5.500 RPM. Lógicamente, la tracción quattro de la casa es la encargada de transmitir toda esa fuerza bruta al asfalto.

Prestacional al máximo

Con todos estos elementos, el RS6 es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos (a pesar de ser un familiar de casi dos toneladas), de 0 a 200 km/h en 12,1 segundos y puede alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h (de serie), 280 km/h con el paquete dynamic (3.695 euros) o llegar a los 305 km/h si incorpora el paquete dynamic plus (13.250 euros).

El coche impresiona por supuesto por su velocidad en línea recta e incluso también la capacidad de tracción y el comportamiento dinámico. Con el paquete dynamic plus, que incluye dirección dinámica, frenos carbocerámicos y suspensión deportiva plus RS, entre otras cosas, las capacidades del modelo son sorprendentes. A pesar de sus 1.950 kilogramos de peso se mueve con una agilidad que escapa a la lógica y el equipo de frenos es muy potente.

Su paso por curva es ejemplar, teniendo en cuenta que es un familiar de casi 5 metros de largo y casi 2 toneladas de peso -20 milímetros más bajo que el RS 6 normal- y que se pueda llevar tan rápido. Es realmente espectacular.

Además es cómodo, al incorporar la suspensión neumática adaptativa, aunque hay otras dos opciones de corte más deportivo incluidas en los paquetes dynamic y dynamic plus, por lo que se puede circular eligiendo la dureza deseada de los amortiguadores. Por si fuera poco, tiene el plus de ser un familiar y poder incluir a 3 adultos detrás de forma cómoda y contar con un amplio maletero, para necesidades. Su precio base parte de los 143.500 euros aunque con la equipación del que hemos probado sube mucho más de precio…

Como es evidente los consumos son elevados y pueden llegar a superar los 13 litros en ciudad y conseguir un consumo combinado de unos 9 litros. Cosa que no está mal si tenemos en cuenta que llevamos una cuadra de 605 caballos de potencia.

Llaman la atención muchas cosas de este coche pero destaca su motor elástico conn 750 Nm de par y la «patada» que tiene nada más pisar el acelerador. Se controla con cierta facilidad gracias a su buena dirección y su amortiguación.

En definitiva un familiar radical con un motor y aceleraciones espectaculares.

Fotos

Vídeos