Un familiar multiusos premium

Un familiar multiusos premium

Volvo V90 CC. Disponible con motor diésel o gasolina y cambio automático de 8 relaciones o manual de 6, incluye seguridad plena

ANDRÉS VIEDMA

Estos días hemos tenido la oportunidad de probar a fondo el Volvo V90 D4, denominado Cross Country. Como es habitual, se toma de partida el modelo de asfalto y se aumenta su distancia al suelo, se le agrandan los pasos de rueda y se le da un aspecto más off road. Así, este es seis centímetros más alto que su homólogo de asfalto, 21 en total. En el eje trasero, el Volvo V90 Cross Country puede llevar opcionalmente suspensión neumática, que reduce su altura, por ejemplo, para cargar equipaje. El chasis y los sistemas electrónicos se han revisado para las nuevas circunstancias, y añade nuevos paragolpes con protectores inferiores y aditamentos de plástico en los laterales y los pasos de rueda.

Con ello consigue un buen compromiso entre eficacia campera y prestaciones en carretera gracias al programa especial de conducción todoterreno, junto con nuevos neumáticos que garantizan un buen nivel de confort.

Hemos probado la variante diésel de 190 CV, una mecánica adecuada para este modelo. Por dentro, hay pocas variaciones respecto al modelo normal. En este caso, su cockpit de líneas limpias con gran pantalla táctil en el medio va decorado con madera oscura, y los asientos de cuero con gruesas costuras transmiten mucha solidez y calidad, y un aspecto un poco más campero. En su maletero entran hasta 1.527 litros, 73 menos que en el modelo anterior por "culpa" del diseño, más inclinado en su zaga.

En marcha sorprende el confort que ofrece respecto al Volvo V90 normal, la pisada sigue siendo aplomada y no hay exceso de balanceos, por más que sea más alto. No se trata de un todoterreno puro, pero desde luego es tan capaz como su hermano SUV, el Volvo XC90 (solo un centímetro más alto respecto al suelo que este).

Un espacio generoso junto al programa Off road (hasta 40 km/h) permite a las ruedas una dosis extra de deslizamiento y reparte antes la fuerza entre los dos ejes. Todas las variantes Cross Country disponen de un cambio automático de ocho velocidades bien ajustado. Además el coche sigue manteniendo los estándares de seguridad que desde siempre han dado fama a la marca: de serie, monta un asistente de frenada de emergencia y asistente de frenada en cruces y de atascos.

Está disponible con cuatro motores, dos diésel –D4 de 190 CV y D5 de 235 CV– y dos de gasolina –T5 de 254 CV y T6 de 320 CV–.

Tiene un sistema de ayuda de descenso de pendientes y un modo de conducción llamado Off road que modifica la respuesta del motor y la caja de cambios (si es automática) para adaptarse a la circulación fuera del asfalto. El precio de venta parte de 57.447 euros, correspondiente a la versión V90 Cross Country D4 con cambio manual.

Volvo V90 CC

Motores.
Disponible con cuatro motores, dos diésel (D4 de 190 CV y D5 de 235 CV) y dos de gasolina (T5 de 254 CV y T6 de 320 CV).
Longitud.
4,94 metros.
Maletero.
1.527 litros.
Tracción.
A las 4 ruedas.
Precio.
57.500 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos