Diario Vasco
Citroën Aircross Concept Car, el todoterreno del futuro

Citroën Aircross Concept Car, el todoterreno del futuro

  • La marca presenta un prototipo que supone la apuesta de lo que será el nuevo SUV

El Citroën Aircross ya tiene sustituto. De acuerdo con las primeras imágenes del prototipo, el futuro modelo cambia por completo respecto al modelo actual. Además, la marca continúa con su apuesta en el mercado chino (es el primero de Citroën, con una penetración de un 25 %) y este concept se presentará en el próximo Salón de Shanghai.

Nada más ver las imágenes del nuevo concept Aircross hay varios detalles que recuerdan al C4 Cactus. Los diseñadores han querido transmitir una imagen mucho más moderna, con un diseño exterior único y un interior pensado para mejorar el confort, sobre todo por el gran espacio que proporciona una enorme distancia entre ejes de 2,80 metros. En síntesis, combina lo mejor del Cactus y del Aircross.

La carrocería del Aircross Concept Car se caracteriza por líneas afiladas e inclinadas hacia la carretera pero el fabricante anuncia que se ha eliminado toda sensación de agresividad. Los parachoques, tanto delante como detrás, son portadores de la identidad Citroën. En la parte delantera se aprecia un diseño muy similar al del C4 Picasso, con dos líneas cromadas que parten de los chevrones y terminan en los grupos ópticos de un tamaño muy reducido.

Detrás, las luces de efecto 3D llevan cada una un círculo discontinuo interrumpido en su centro. También son llamativas sendas salidas de escape integradas en el mismo difusor bajo el portón. Otros elementos son el techo flotante y una línea de cintura de las ventanillas sin ruptura.

Citroën acaba de avanzar lo que será el nuevo todoterreno, con una carrocería espectacular y unos grandes neumáticos. La mecánica es híbrida enchufable, con unas prestaciones propias de un deportivo y un consumo muy bajo.

El futuro Aircross

Citroën acaba de avanzar lo que será el nuevo todoterreno, con una carrocería espectacular y unos grandes neumáticos. La mecánica es híbrida enchufable, con unas prestaciones propias de un deportivo y un consumo muy bajo.

En el nuevo concept de Citroën, la marca vuelve con los Airbump que se estrenaron en el Cactus. Si la función de los Airbump es proteger la carrocería de los pequeños choques del día a día, los Alloy Bump es proteger al Aircross de los golpes laterales con un acolchado visible. Los Alloy Bump están formados por una estructura alveolar en mousse de aluminio muy absorbente.

En el interior, todo se ha diseñado para favorecer la comodidad. Destacan unos amplios asientos, y la utilización de materiales cálidos con pinturas claras y colores vistosos. Es también muy funcional con numerosos espacios portaobjetos y la utilización de correas. Estas se utilizan como empuñaduras, en la apertura de las puertas y también sobre la consola; además de ser prácticas, aportan un toque estético.

Las formas fluidas contrastan con elementos técnicos, como el salpicadero liso en el que solo se ven dos aireadores laterales y dos pantallas, únicas funciones visibles del habitáculo del Citroën Aircross. La atmósfera interior es muy moderna, con dominio del cuero blanco que contrasta con el tejido y el cuero anaranjado.

El nuevo concept del Aircross dispone de dos grandes pantallas de 12’’ de alta definición, una móvil para compartir con el pasajero. Las dos pantallas también se pueden fusionar en una sola a voluntad del conductor, que puede manejarlas con los touch pads, situados sobre el volante. Además, cada asiento va equipado con altavoces y micrófonos para facilitar los intercambios entre los pasajeros. En los marcos de las puertas se ubican dos webcam para tomar fotos que se pueden ver en las pantallas y compartir en las redes sociales.

La aerodinámica de la carrocería se mejora con diversos elementos. En la luna lateral trasera va recubierta por los denominados Air Sign, que es todo un recubrimiento cromado. En la parte delantera, las entradas de aire son los Air Curtains, para facilitar el paso del viento en los pasos de rueda delanteros y traseros o incluso la forma muy afilada de los retrovisores, que en conjunto mejora la aerodinámica del nuevo concept.

El prototipo del futuro Aircross también destaca por un color exterior rojo anaranjado y las ruedas de grandes dimensiones con neumáticos 275/45 R 22 concebidos en exclusiva por Continental; disponen de tacos macizos de goma con profundos surcos para optimizar la motricidad en los terrenos complicados o con baja adherencia.

Para la mecánica cuenta con la tecnología Hybrid enchufable. Combina un motor térmico de gasolina que desarrolla 218 caballos, con un otro eléctrico situado en la parte trasera, que rinde una potencia de 95 CV y un par de 200 Nm; este propulsor incorpora baterías de ion-litio, recargables en tres horas y media en un enchufe doméstico. El coche puede circular en modo solo eléctrico aunque con una autonomía de 50 kilómetros.

Con la función boost, que asocia el par del motor térmico con el del motor eléctrico permite alcanzar prestaciones de un deportivo con una aceleración de 0 a 100 km/h. en solo 4,5 segundos. El consumo medio previsto se anuncia en una cifra bajísima con 1,7 l/100 km al igual que las emisiones que son de 39 g/km de CO2.