Diario Vasco

Deslizando sobre la nieve de Laponia

  • En este evento hemos podido probar a fondo todos los sistemas de tracción que ofrece Subaru en las mejores condiciones posibles

Hace unos días Subaru ha organizado un evento en la nieve de Laponia, concretamente en el Lago de Lapland, a pocos kilómetros de donde tiene su base Santa Claus.

La marcha de la marca japonesa es muy potente y su mercado principal es el de los Estados Unidos. En 2016 alcanzaron los 1.012.000 unidades totales fabricadas, y en 2017 se cumplen 100 años de la creación de Fuji Heavy Industries, propietaria de Subaru y que se pasará a denominarse Subaru Corporation desde el comienzo del año fiscal japonés el 1 de abril de presente año. En este evento hemos podido probar a fondo todos los sistemas de tracción que ofrece en las mejores condiciones posibles.

De Madrid a Helsinki

Una vez llegados a Helsinki, desde Madrid, tomamos otro avión a Rovaniemi, capital de Laponia. Tras las 6 horas y media de vuelo más escalas, llegamos ansiosos de sentarnos al volante de los Subaru.

No sabíamos en qué consistiría el evento pero teníamos claro que conduciríamos sin parar por la nieve y el hielo de sus lagos.

En efecto, nada más llegar a Rovaniemi, nos trasladamos en autobus (con ruedas de contacto y clavos, por supuesto) por las permanentes carreteras nevadas hacia la zona hotelera donde estaban ubicada la gama Subaru al completo, para probarla sobre los lagos helados.

La primera prueba consistió en testar el High Climb XXX, un dispositivo que permite descender pendientes pronunciadas sin necesidad de pisar los pedales. El sistema lo hace todo, una vez conectado. Muchas veces hemos probado el sistema pero era la primera vez que lo hacíamos subiendo por una pista de esquí y bajando una pendiente larga y totalmente cubierta de nieve. Llama la atención que podamos subir en un Subaru Forester en noche cerrada (a las 17 horas), con ruedas de contacto simplemente, por unas pistas de esquí con medio metro de nieve y traccionar como si lo hiciéramos por una zona de gravilla.

Al día siguiente, desde primera hora de la mañana, nos trasladamos al lago de Lapland donde se ubica una de las mejores instalaciones para la conducción en nieve y hielo del mundo. Pilotos de rallies reconocidos de todo el mundo realizan aquí sus test y prácticas sobre el hielo y la nieve. Nos encontramos con Marcus Gronholm, dos veces campeón del mundo de rallies con quien estuvimos charlando un rato. Nos anunció que a finales de febrero abriría una escuela específica que llevará su nombre con otros pilotos finlandeses. Su fórmula de trabajo es apta para todo tipo de conductores. Una vez llegado allí, te hacen unas pruebas para comprobar tu nivel de conducción y, a partir de ahí, te asignan un grupo de tu nivel para poder asistir a los cursos.

No hay mejor regalo para un amante de las cuatro ruedas y del mundo de los rallies. Y, por supuesto, para el que quiera familiarizarse con la conducción en nieve y terrenos resbaladizos. Muy recomendable.

Volviendo a las pruebas, tuvimos oportunidad de probar en diferentes circuitos el SUV Forester -que mantiene unas cualidades de conducción excelentes-, el más pequeño XV –que se comporta ágil y nervioso en la nieve y cuya nueva versión se presentará en el Salón de Ginebra del próximo mes de marzo- el familiar Levorg –con espacio y habitabilidad notables-, el Outback –con cualidades de marcha sobresalientes en todo tipo de firme- y los más deportivos WRX STI –sin duda una joya de 300 CV con el que hacer manos y “bailar” sobre el hielo con la máxima satisfacción- y el más pequeño BRZ, el único de los probados que ofrece tracción trasera y 200 CV, novedad en el mercado y uno de los más divertidos para patinar sobre el hielo.

Tipos de tracción total

Todos los modelos probados, excepto el BRZ, montan la transmisión Symmetrical All Wheel Drive, que Subaru empezó a desarrollar en el año 1972, con el lanzamiento del Subaru Leone 4WD Estate. Pero existen diferencias técnicas en esa transmisión en función del modelo, aunque la denominación para todas ellas sea la misma.

La transmisión de todos los Subaru con cambio manual, por un lado, utiliza un diferencial central bloqueable de tipo viscoso, que reparte el par entre los ejes en una proporción del 50:50. Es un sistema relativamente simple, que no utiliza electrónica para su funcionamiento.

En cambio, los Subaru con transmisión automática CVT, de tipo variador continuo, utilizan un sistema de tracción integral que reparte el par entre los ejes de forma automática y controlada electrónicamente. Utiliza un embrague electrónico multidisco que en condiciones normales da un reparto en proporción 60:40. Es un sistema muy efectivo, que reparte el par de forma con mayor rapidez que el sistema simplemente mecánico.

Finalmente, bajo la denominación Symmetrical All Wheel Drive también se incluye la avanzada tecnología que utiliza el WRX STI, a base de un diferencial central que puede modificarse en la intensidad de funcionamiento desde un pulsador en la consola central. Utiliza indistintamente un embrague multidisco electromagnético o un diferencial electrónico de deslizamiento limitado, cuya acción podemos graduar desde un pulsador en la consola central, en función de varios programas. Es un sistema altamente efectivo, que se apoya en otros dos diferenciales, una para eje, de tipo LSD en el delantero y Torsen en el trasero. La distribución del par entre ejes en condiciones normales es de 41:59.

Subaru, fiel a la tracción total

La marca japonesa apuesta por la transmisión integral en el 90% de sus vehículos.

Aunque nuestro país no cuenta con condiciones invernales extremas, sí que existen zonas de la península en las que la nieve y el hielo suelen estar presentes en buena parte del año. E incluso el agua, como sucede en el País Vasco.

Por ese motivo, aunque las ventas de vehículos con transmisión integral son relativamente bajas en relación al resto de países europeos, esta tecnología tiene su mercado. Especialmente ahora, cuando las ventas de SUV’s y crossovers están en el punto álgido y justifican la introducción en mayor medida de los sistemas de transmisión a las 4 ruedas.

La transmisión integral aporta las propiedades todoterreno que se le suponen a este tipo de vehículos y un plus de seguridad durante la conducción, cualquiera que sea el tipo de terreno. Si la calzada está deslizante por gravilla, nieve o hielo, la tracción a las 4 ruedas es una enorme ayuda, en ocasiones indispensable.

Sin embargo, la realidad es que la mayoría de coches que se venden en Europa son con tracción a un solo eje. El precio, mantenimiento y consumo hacen que el comprador opte por configuraciones de chasis más simples.

En los últimos 5 años en Europa las ventas de vehículos con tracción delantera han representado el 78% de las ventas, frente al 14% que representan los vehículos con tracción integral.

Subaru EyeSight

El sistema de seguridad preventiva Subaru EyeSight se comenzó a desarrollar en Japón en 1989 y se introdujo en 2008 al conductor. Gracias a la utilización de dos cámaras esteoroscópicas HD a color con sensores CMOS, situadas a cada lado del espejo retrovisor interior, el sistema EyeSight es capaz de detectar objetos tales como vehículos, peatones y ciclistas así como objetos estáticos. Estas nuevas cámaras han sido mejoradas para ampliar el ángulo de visión y el alcance en un 40%, mejorando las funciones preventivas de seguridad. Además, ahora este sistema también reconoce unas luces de freno encendidas. El sistema Subaru EyeSight incluye las funciones de frenado precolisión, control de precolisión del acelerador, control de crucero adaptativo, advertencia de salida y desvío del carril y alerta de arranque del vehículo que está delante nuestro, por ejemplo en un semáforo.

Nuevo Subaru BRZ

El nuevo modelo continúa siendo un cupé asequible con motor bóxer de cuatro cilindros y propulsión trasera. En mecánica se recurre al motor bóxer (cilindros opuestos) de gasolina y cuatro cilindros mientras que la potencia se transmite a las ruedas posteriores. El precio es competitivo y parte de 29.650 euros para la versión Sport.

El primer BRZ llegó en 2012, fruto de la alianza entre Subaru y Toyota en lanzar este peculiar cupé 2 + 2, conocido como BRZ en el primer caso y con la denominación GT86 en el segundo. El concepto de vehículo, con motor delantero y propulsión trasera, es el de un coche para disfrutar al volante con diferencial de deslizamiento limitado para una mejor estabilidad en curva y concebido para puristas que no quieran gastarse mucho dinero.

Entre sus cambios estéticos, equipa un nuevo parachoques más ancho e impactante que el de la versión anterior, junto con las nuevas aletas alrededor de los faros antiniebla y el nuevo diseño de la rejilla inferior. Este modelo es el primer Subaru en instalar faros full led. La iluminación mejora gracias a un haz de luz más intenso, que además reduce el consumo (20 % menos en las luces de los faros principales y 75 % en los faros antiniebla).

Por lo que se refiere a los neumáticos, son de perfil muy bajo (245/45 R 17) y van montados sobre nuevas llantas de 17 pulgadas y diez radios con una imagen más deportiva. Otra modificación es el nuevo alerón, de aluminio en vez de plástico, que proporciona mayor aplomo y mejora la aerodinámica. Visto por detrás, cambia la posición de los pilotos (también full led), ahora colocados en forma horizontal. También varía las nuevas salidas de escape.

Por dentro, el BRZ llama la atención por un aspecto aún más deportivo con nuevas costuras en rojo para los asientos, molduras de las puertas, cuadro de mandos y volante. Es nuevo el sistema multimedia con pantalla táctil que optimiza la conectividad. Además, se ha rediseñado el salpicadero, con una imagen más actual y funcional. También difiere el cuadro de instrumentos y los mandos de climatización. El volante es un poco más pequeño con los botones y las levas en una posición más intuitiva.

La pantalla táctil de 6,2 pulgadas de la consola central incluye el sistema «Subaru Starlink» con amplia conectividad con el smartphone, lo que ha llevado a no ofrecer el navegador opcional, dado que se pueden replicar las órdenes y visión del mapa de nuestro dispositivo móvil en la pantalla.

Para los amantes de los detalles deportivos, el BRZ equipa cinco nuevas funciones digitales en el nuevo display de 4,2 pulgadas en uno de las esferas de la instrumentación. Así, el monitor de fuerzas G es una novedad que muestra la fuerza de viraje, el ángulo de dirección, la fuerza de frenado y la posición del pedal del acelerador.

El Subaru BRZ da un paso más en cuanto a seguridad. El conductor puede seleccionar el nuevo modo Track, disponible solo en este modelo, que permite realizar unos ajustes más deportivos y mejorar la estabilidad en condiciones difíciles. El coche dispone de luces de frenada de emergencia (que activa automáticamente los intermitentes a menos de 60 km/h) y la ayuda al arranque en pendiente.

En cuanto a los precios, el nuevo BRZ no sube los ya conocidos, sino que con la campaña de promoción actual baja en 1.250 euros para las versiones de cambio manual y 1.750 euros para la automática. Así, el Subaru BRZ Sport parte de 29.650 euros, el Executive sube a 31.150 euros y el Executive 6AT con caja automática de seis relaciones cuesta 32.650 euros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate