Diario Vasco

Peugeot 3008, diseñado a gusto europeo

Peugeot 3008, diseñado a gusto europeo
  • El interior del Peugeot 3008 no sólo es modernos, también está enfocado a ofrecer un confort máximo y calidades premium

Por fuera ofrece formas compactas y robustas se aderezan con nervaduras sobre el capó, los pasos de rueda y las taloneras para darle gracia al exterior del SUVfrancés.

Las medidas cambian por completo y el 3008 crece en todos los sentidos. La longitud es de algo menos de 4,5 metros, con una distancia libre al suelo de 22 cm. Los rasgos de este 3008 están muy marcados. En el frontal la parrilla central es muy amplia y está enmarcada por una moldura cromada, igual que los faros antiniebla, el protector central del paragolpes y las molduras de las taloneras. Los faros con tecnología

LED están partidos parcialmente por la línea descendente en diagonal que llega hasta una zona inferior con tres tomas de aire. La zona alta de la carrocería, el toque elegante lo dan unas barras sobre el techo acabadas en aluminio cepillado.

En la zona trasera el negro cae desde el alerón de techo superior por la tapa del maletero hasta llegar por debajo de los faros traseros. Unas ópticas oscuras muy discretas con disposición horizontal y luces LED verticales. En la zona baja el paragolpes también se pinta en negro y se engalana con una pieza cromada horizontal.

Además de su línea exterior con pinceladas agresivas, la gran novedad se encuentra en el puesto de conducción, donde el i-Cockpit preside un equipamiento tecnológico de primer nivel repleto de ayudas a la conducción y sistemas de seguridad activa.

Encarnando la última generación de interfaces tras el volante, el Peugeot i-Cockpit redefine los cuadros de mandos con un entorno virtual dinámico y personalizable al 100%. Dos pantallas sobresalen entre un salpicadero lleno de cuero, piezas rematadas en negro e insertos cromados. La más pequeña es una táctil de ocho pulgadas y se coloca sobre la parte alta de la consola central, que junto a una botonera de seis piezas en negro situada bajo los aireadores centrales controlan las funciones de la radio, climatización, navegación, teléfono, configuración del vehículo y aplicaciones.

Tras el volante de reducidas dimensiones y forrado en piel, la pantalla principal del cuadro de mandos de 12,3 pulgadas desborda modernidad. Un despliegue de gráficos futuristas en movimiento y tres dimensiones va cambiando entre cinco disposiciones distintas a medida que navegamos entre las funciones a golpe de botón

Cada parámetro es configurable desde la pantalla táctil y podremos escoger la información que más nos interese ver en cada momento: instrucciones del navegador, ayudas a la conducción, datos del motor en tiempo real, ordenador de abordo... Toda esta sofisticada puesta en escena encierra un generoso paquete de ayudas a la conducción entre los que podemos destacar: frenada activa con alerta precolisión, asistente a la frenada de emergencia, avisador de cambio de carril activo, alerta de atención a la conducción, iluminación adaptativa, reconocimiento de límites de velocidad, control de crucero adaptativo –cambio automático-, avisador de ángulo muerto activo o asistentes de aparcamiento.

En total hay nueve motorizaciones, cuatro diésel y cinco de gasolina –de 130 y 165 CV, con cajas de seis marchas manual o automática.

En el caso de los diésel hay también dos cilindradas diferentes: una de 1.6 litros y otra 2.0 que van desde los 100 hasta los 150 CV.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate