diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 9 / 18 || Mañana 14 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: >
Noticias

PREMIOS OSCAR 2013 | MEJOR ACTRIZ

Emanuelle Riva, pura elegancia dramática

Borda su papel en el devastador y hermoso retrato de la vejez de Haneke, 'Amor', por el que opta al Oscar como mejor actriz

15.02.13 - 12:30 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Emanuelle Riva, pura elegancia dramática
La actriz Emmanuelle Riva. / Archivo

Pocas actrices se mantienen en activo por encima de los 80 años. Aún menos con la elegancia dramática de Emmanuelle Riva, que a punto de cumplir 86 años y con casi sesenta de presencia escénica y fílmica, es la actriz más veterana aspirante a un Oscar de Hollywood. La actriz francesa, que pasó de ser una niña mimada por los pioneros de la ‘nouvelle vague’ a un rostro maduro e imprescindible para todo el cine galo, es la protagonista de ‘Amour’, la dura película de Michael Haneke en la que ofrece una magistral lección interpretativa dando la réplica al Jean Louis Trintignant. Es la sólida rúbrica a una carrera tan discreta e intensa como brillante en la que Riva se ganó la confianza y el respeto de algunos de los mejores cineastas europeos del siglo XX, como Resnais, Pontecorvo, Bellochio, o Kieslowski.

En 1960 obtenía su primera nominación al premio BAFTA a la mejor actriz por su papel en ‘Hiroshima mon amour’ de Alain Resnais. Más de medio siglo después su magistral y aplaudida interpretación de de Anne Laurent en ‘Amour’ le ha otorgado ese mismo premio. Con 85 años y 317 días y por la misma cinta de Haneke, es la actriz de mayor edad nominada a un Óscar en toda la historia de los premios.

Paulette Germaine Riva en su pasaporte, vino al mundo el 24 de febrero de 1927 en la localidad francesa de Cheniménilm. Nacida en el seno de una modesta familia obrera, se vio obligada desde su infancia a aportar algo a la castigada economía doméstica con trabajos de costurera. Pero entre puntada y puntada leía con avidez piezas teatrales, una pasión que le llevaría a unirse a una compañía de aficionados. Tendría que vencer la férrea oposición paterna para acceder a la Escuela Nacional Superior de Artes y Técnicas del Teatro de París, para la que sería becada en 1953. No pudo acceder con la misma facilidad al Conservatorio Nacional Superior de Arte Dramático, que la consideró demasiado mayor para admitirla.

Salto internacional

René Dupuy le ofrece su primer papel de peso en el teatro en ‘El héroe y el soldado’ de George Bernard Shaw. Su aparición en otra pieza teatral, ‘L'Épouvantail’, de Dominique Rolin, llamó la atención de Alain Resnais, que la convertiría en la anónima protagonista -Ella- de la mítica ‘Hiroshima mon amour’. La cinta de Resnais ganó la Palma de Oro en Cannes e hizo de Emmanuelle Riva una joven estrella en ascenso. Poco después Venecia se rendiría a su talento otorgándole la copa Volpi a la mejor actriz por su papel de ‘Thérèse Desqueyroux’ en la adaptación de la novela de François Mauriac de Georges Franju.

Desde mediados de los sesenta a finales de los ochenta trabaja Riva a las órdenes de casi todos los cineastas galos más alejados de lo comercial y es un referente en los escenarios parisinos. Es entonces cuando se da a conocer como poeta con títulos como ‘Juste derrière le sifflet des trains’ (Tras el silbido de los trenes, 1969), ‘Le feu des miroirs’ (El fuego de los espejos, 1975) y ‘L'Otage du désir’ (El rehén del deseo, 1982).

El polaco Krzysztof Kieslowski le daría su segundo gran espaldarazo internacional en 1993, al reclutarla para ‘Blue’, primera entrega de su afamada trilogía de los colores. También participó en esos años en producciones como ‘Vénus beauté (institut)’ de Tonie Marshall (1999), o ‘Mon fils à moi’, de Martial Fougeron (2006) que hicieron reparar de nuevo en su enorme talento dramático.

Para armar el papel de Anne Laurent, víctima de un ataque cerebral, la casi nonagenaria Riva decidió dormir en los estudios donde se rodaba la película de Haneke para afrontar con más energía el desafío que le planteó el director austriaco. La actriz ha explicado como cada la noche, acompañada solo de un guardia de seguridad y su perro, “me movía y danzaba a modo” tras haber pasado largas y duras horas de inmovilidad por exigencias del guión. Bordó su papel en el devastador y hermoso retrato de la vejez de Haneke y por el que Riva no ha dejado de acumular elogios y galardones a ambos lados del Atlántico.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Cartel y tráiler de 'Amor'. / Vídeo: Archivo
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.