Diario Vasco

¿Y si gana Le Pen?

Marine Le Pen, en un mitin.
Marine Le Pen, en un mitin. / ROBERT PRATTA / REUTERS
  • El Frente Nacional, favorito en las encuestas, se presenta a las Elecciones Presidenciales francesas sin máscaras, con un programa ultranacionalista y proteccionista

El próximo 23 de abril los franceses acudirán a las urnas en la primera vuelta de las Elecciones Presidenciales más trascendentales de las últimas décadas, en las que no solo está en juego el futuro gobierno de la República, sino que el destino de la propia Unión Europea se juega mucho en estos comicios.

Espoleado por el creciente terrorismo islamista, así como por el descontento de la clase obrera y de las zonas rurales galas, el Frente Nacional de Marine Le Pen llega a estas elecciones como primero en las encuestas. Alejada de la imagen radical de su padre, Le Pen ha conseguido ampliar su base de votantes más allá de la extrema derecha. Sin embargo, su programa electoral, aunque maquillado y suavizado, deja entrever que en su base subyace un ideario ultranacionalista, antiinmigración y proteccionista.

Al comenzar a revisar el programa electoral de 144 puntos de Marine Le Pen, el primero de ellos, dentro del apartado ’Una Francia Libre’, habla de un referéndum para decidir la continuidad o salida de Francia de la Unión Europea. El Frente Nacional pretende reclamar a la UE recuperar su soberanía monetaria y económica, legislativa y de fronteras. En caso de no conseguirlo, plantearía la salida del país galo de la UE.

Lo siguiente que llama la atención es la reforma constitucional que plantea para cambiar el sistema electoral: Sistema proporcional, reducción de 577 a 300 diputados en la Asamblea Nacional y prima del 30% al partido que quede en primera posición. Es decir, una reforma a medida del Frente Nacional, que le favorecería para perpetuarse en el poder en caso de victoria.

En el siguiente apartado, ‘Una Francia Segura’, Le Pen propone “un rearme masivo” de las fuerzas de seguridad con 15.000 policías y gendarmes más, a los que se les reconocerá la presunción de la legítima defensa cada vez que utilicen sus armas. Además, quiere crear 40.000 nuevas plazas en las cárceles galas y expulsará a todos los delincuentes extranjeros. También ofrece Le Pen reforzar el ejército francés con 40.000 militares más y un presupuesto de Defensa que subirá al 2% del PIB (hoy el 1,7%) y más adelante al 3%.

Uno de los puntos más duros del ideario lepenista es el de la inmigración. En él proponen la salida del espacio Schengen y el restablecimiento de las fronteras nacionales. Además, establecerá un cupo con el que solo se permitirá la entrada a 10.000 inmigrantes cada año. Los extranjeros que se encuentren en situación irregular en el país encontrarán “imposible” legalizar su situación y serán “inmediatamente expulsados”. También serán eliminados el derecho de suelo y la agrupación familiar.

En cuanto a la amenaza yihadista, el Frente Nacional asegura que todos los islamistas radicales extranjeros serán expulsados y las mezquitas con imanes extremistas serán cerradas. Además, retirarán la nacionalidad francesa a todos los radicales que posean doble nacionalidad y detendrán a los franceses con vínculos con organizaciones que planeen actos hostiles contra el país.

Economía y medidas sociales

En cuanto a lo que al bolsillo se refiere, Le Pen aboga por una economía “patriótica”. Pretende recuperar el franco y controlar su emisión, de forma que se pueda conceder crédito barato tanto a las administraciones públicas como a familias y empresas y para “para monetizar los déficits públicos”. Además, su propuesta pasa por un “proteccionismo inteligente”, que se basaría en la defensa de las empresas francesas a través de un rearme arancelario, de subvenciones enfocadas y de un tipo de cambio depreciado.

Ese ‘patriotismo’ se deja ver también en lo social. Las ayudas, las casas para necesitados o cualquier ventaja solidaria será para los franceses, no para los extranjeros. En lo laboral Le Pen incluirá “un impuesto sobre la contratación de asalariados extranjeros con el fin de asegurar la prioridad nacional de los franceses en el empleo”.

Le Pen también quiere promover una reindustrialización económica con apoyo financiero y bajo la batuta del Gobierno. Además, varios de los puntos de su programa mencionan la creación de organismos para la planificación corporativista de la economía francesa .

El Frente Nacional también promueve un aumento del gasto público: rebajar la edad de jubilación a los 60 para quien haya trabajado desde los 20, aumento de sueldo de los empleados públicos, un plan de rehabilitación y de construcción de viviendas e incremento de la inversión en infraestructuras.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate