Diario Vasco

El cantante de Eagles of Death Metal desmiente que se le vetara su entrada a Bataclan

Jesse Hughes, cantante de Eagles of Death Metal.
Jesse Hughes, cantante de Eagles of Death Metal. / AFP
  • Sostiene que ni siquiera intentó acceder, pese a que el director de la sala aseguró que le echó tras sugerir que el ataque podría haberse orquestado desde dentro

El cantante del grupo Eagles of Death Metal, la banda de rock que estaba tocando antes de la masacre de hace un año en la sala Bataclan, ha desmentido que se le prohibiera su entrada al recinto en el concierto de reapertura de ayer, después de sus polémicas declaraciones en las que insinuó que la seguridad de la sala podría tener conocimiento previo del ataque.

Previamente, el director de la sala, Jules Frutos, había declarado a los medios franceses que prohibió la entrada de Hughes y de su agente en represalia por los comentarios del artista, al que tachó de «enfermo». «Ellos vinieron, yo los eché. Hay cosas que uno no perdona», ha declarado Jules Frutos, codirector de la sala, al terminar el concierto de Sting, con el que el Bataclan ha reabierto sus puertas y ha conmemorado el primer aniversario de la tragedia, en la que murieron 90 personas.

En respuesta, el representante de Hughes, Marc Pollack, ha calificado a Frutos como un «cobarde» y le ha instado a que se abstenga de hacer más comentarios falsos.

«Este día no va de Jesse Hughes. Jesse está en París para honrar los eventos de hace un año con sus amigos, familia y fans. Este día va de recordar la tragedia que pasó delante de sus ojos, mientras este cobarde de Frutos sigue informando falsedades y contaminando una oportunidad de extender el amor y la paz. Jesse ni siquiera intentó entrar en Bataclan», según la nota de su agente, recogida por 'Billboard'.

Hughes, que ostenta posturas de ultraderecha, ha realizado varias declaraciones polémicas en relación a los atentados. Hace unos meses, en una entrevista a la revista Taki's Magazine, una publicación estadounidense de posturas extremas, aseguró que en el momento de los ataques había musulmanes celebrándolo en la calle. «Los vi con mis propios ojos. En tiempo real. ¿Cómo sabían qué estaba pasando? Tenía que haber algún tipo de coordinación», dijo entonces el cantante, un ferviente partidario del presidente electo estadounidense, Donald Trump. Pese a que Hughes se disculpó, varios festivales franceses cancelaron su participación en conciertos ya programados.

«Se permite cada dos meses hacer declaraciones increíblemente falsas. Es un delirio total, acusar a la seguridad de haber sido cómplice de los terroristas. es suficiente», dijo a principios de semana Frutos, que enterró definitivamente el deseo expresado por Hughes de volver a tocar en el Bataclan.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate