Diario Vasco

Orbán amenaza con demandar a la Comisión Europea para frenar la reubicación de refugiados

Viktor Orbán
Viktor Orbán / EFE
  • El primer ministro húngaro ha afirmado que lo considera una cuestión nacional y que quiere cambiar la Constitución del país impedir la entrada de inmigrantes

El primer ministro húngaro, el conservador Viktor Orbán, ha amenazado este viernes con demandar a la Comisión Europea (CE) si no se retira el sistema de reubicación de refugiados. "Vamos a demandar a la Comisión e iniciar los procesos legales", ha explicado en la radio pública Kossuth, al referirse a qué pasaría si se mantiene el sistema de reubicación de refugiados aprobado por Europa.

El jefe de Gobierno adelantó que habrá una discusión legal sobre si se puede obligar a un pueblo de la Unión Europea (UE) "frente a su voluntad decidida de no convivir con una población ajena".

Orbán recordó que más de 3,3 millones de ciudadanos votaron en contra del sistema de reubicación en el referéndum que Hungría celebró el pasado 2 de octubre. El referéndum no fue válido, ya que la participación no alcanzó el umbral del 50 %, pero el 98 % de los votantes apoyó la postura del Gobierno contra la CE. Después del referéndum, Orbán propuso una enmienda constitucional para que no se pueda "instalar" en el país a refugiados sin el consentimiento del Parlamento húngaro.

En este sentido Orbán aseguró ahora que "Hungría optará por la resistencia constitucional" y recordó que entre los socios comunitarios hay una "situación de empate" sobre el sistema de reubicación y que Eslovaquia, que preside la UE este semestre, elaborará antes de final de año una propuesta de solución. Para poder aprobar la enmienda, el partido gobernante Fidesz necesitará el apoyo de algún otro partido, que podría ser el ultraderechista y xenófobo Jobbik, ya que la izquierda rechaza las propuestas del Gobierno.

El Jobbik ha condicionado su apoyo a que el Gobierno elimine los llamado "bonos de residencia", con los que ciudadanos no comunitarios pueden conseguir residencia en el si invierten 300.000 euros en el país. El Gobierno, que no quiere que la opinión pública considere que sigue los dictados de otro partido, ha tachado de "chantaje" la exigencia del Jobbik y ha asegurado que no cederá, aunque sí ha reconocido que está estudiando eliminar esos bonos.

"El 8 de noviembre presentaremos la propuesta (de enmienda de la Constitución) y todos votarán según su conciencia", afirmó hoy el primer ministro, quien no se mostró optimista respecto al apoyo del Jobbik. El Gobierno de Hungría, que el año pasado selló sus fronteras con vallas para impedir la entrada de refugiados, considera que es una competencia del Parlamento nacional decidir con quién conviven los ciudadanos del país.

Orbán ha admitido que el Gobierno utilizará el referéndum celebrado a principios de octubre, en el que la gran mayoría de los votantes rechazó las cuotas de refugiados de la Unión Europea, para desafiar a Bruselas. Orbán piensa que la decisión sobre los refugiados es una cuestión nacional y quiere cambiar la Constitución en el próximo mes para prohibir la entrada de inmigrantes.

El presidente de turno del Consejo Europeo y primer ministro de Eslovaquia, Rober Fico, ha propuesto llegar a una solución en la próxima cumbre de la Unión Europea que se celebrará en diciembre. "Habrá un serio debate jurídico sobre si una población extranjera puede ser impuesta a un estado miembro de la UE en contra de su voluntad. Será una gran batalla, y para ello necesitamos modificar la Constitución", ha declarado el primer ministro húngaro en la radio estatal.

Orbán respondió a la entrada de refugiados en 2015 cerrando las fronteras del sur de Hungría con una valla de alambre de espino y cientos de policías y militares. El primer ministro ha añadido que Hungría, con sus raíces cristianas, no aceptará la llegada de tantos musulmanes porque "supone un riesgo a la seguridad".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate