Diario Vasco

El fundador del partido xenófobo alemán Pegida se instala en España

Lutz Bachmann.
Lutz Bachmann.
  • Lutz Bachmann asegura que reside desde hace meses en Tenerife porque temía por su seguridad en su país

Más vale el sol de las Canarias que el frío invernal de Sajonia. El fundador y líder del polémico movimiento xenófobo y ultranacionalista Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida), Lutz Bachmann, se ha mudado a la isla de Tenerife y ha dejado a sus discípulos la tarea de luchar contra la amenaza musulmana. Lo ha denunciado su antigua correligionaria Tatjana Festerling a través de las redes sociales, en las que ha explicado que Bachmann no viaja ahora más de dos veces al mes a Dresde para dirigirse a sus seguidores en las ya tradicionales manifestaciones de los lunes en la capital sajona.

Tatjana Festerling formó parte de la cúpula de Pegida hasta este verano, cuando la abandonó por sus desavenencias con Bachmann. La mujer reveló que el fundador del movimiento antiislámico «ha trasladado su vida a Tenerife y sólo vuela de vuelta cada dos semanas para su espectáculo de resistencia». El propio interesado reconoció ayer en un videomensaje colgado en la Red que se encuentra en la isla canaria desde «hace cuatro o cinco meses» por cuestiones laborales, pero también porque su esposa no aguantaba más la presión social y ambos temían por su propia seguridad en Alemania.

Bachmann se defiende también del ataque de Festerling y afirma que la pasada primavera quiso comunicar a sus simpatizantes su cambio de domicilio y país. No lo hizo porque sus compañeros en la cúpula de Pegida, entre ellos la ahora denunciante, se lo desaconsejaron por razones tácticas.

Bachmann, que tiene antecedentes penales por tráfico de drogas, robo, hurto y lesiones, considera «pérfido» que su antigua compañera de lucha le acuse ahora de desatender a Pegida y asegura que «no importa dónde uno se gane el pan si defiende sus ideas con entereza». Con todo, anuncia que retornará a Dresde el lunes próximo para someterse a una moción de confianza entre sus seguidores, si bien no explica cómo piensa ejecutar esa iniciativa.

España se ha convertido, entretanto, en lugar de retiro preferido de la ultraderecha alemana. Hace dos años el que fue presidente del neonazi Partido Nacionaldemócrata Alemán (NPD) Holger Apfel se mudó a Mallorca, donde gestiona un bar frecuentado por turistas de su país.