Diario Vasco

Marcha histórica contra el terror

vídeo

Vista aérea de la plaza de la República. / Afp | Atlas

  • Más de 3,7 millones de personas se han manifestado en las calles parisinas en protesta por los atentados y en homenaje a las 17 víctimas

  • Dirigentes de casi más de cincuenta países y organismos internacionales han participado en la cabecera de la marcha

  • Hollande promete proteger las escuelas judías y sinagogas del país "si fuera necesario" con el Ejército

Una manifestación multitudinaria, de más de 3,7 millones de personas, según ha informado el Ministerio del Interior francés, y en la que participaron más de cincuenta de líderes políticos mundiales, ha colapsado este domingo las calles de París en una impresionante muestra de repulsa contra el terrorismo y a favor de la tolerancia y la libertad de expresión. La marcha convocada para reivindicar los valores de la República francesa estuvo encabezada por las familias de las 17 víctimas en los atentados yihadistas de esta semana en Francia y por casi 50 dirigentes políticos venidos de todo el mundo.

Más información

En silencio, cantando la Marsellesa y a menudo entre aplausos, los participantes abogaron por la solidaridad y la tolerancia frente a un terrorismo que ha traumatizado esta semana a la sociedad gala, por los tres atentados cometidos por supuestos yihadistas, abatidos el viernes por las fuerzas especiales francesas en sendos asaltos. Durante el recorrido fue constante el recuerdo para los doce fallecidos en la masacre del miércoles contra el semanario satírico francés 'Charlie Hebdo' y muy numerosos los carteles que reproducían el ya emblemático lema 'Yo soy Charlie'.

'Yo soy Charlie, soy policía, soy árabe, soy judío, soy francés', se leía en otros carteles durante la marcha que recorrió el centro de París, en referencia a que las víctimas de los ataques fueron periodistas, dibujantes, policías y miembros de la comunidad judía. A las 15.30 hora local, con un retraso aproximado de media hora respecto al horario previsto, partieron en esta manifestación calificada de histórica miles y miles de personas que se han echado a las calles de la capital francesa.

Aunque la salida estaba prevista desde la plaza de la República, la gran afluencia de gente hizo que los dirigentes y las víctimas abriesen la manifestación cientos de metros más adelante, en el bulevar Voltaire. Poco después, se guardó un respetuoso minuto de silencio y el presidente de Francia, Francois Hollande, saludó uno a uno a los líderes presentes, entre ellos el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abás, además de los jefes de Gobierno de España, Mariano Rajoy, el Reino Unido, David Cameron, y el de Italia, Matteo Renzi, entre otros.

Viñetas de 'Charlie Hebdo' y muchos mensajes a favor de la tolerancia han acompañado la marcha, al igual que unas impresionantes medidas de seguridad muy visibles en toda la ciudad. Más de 2.200 policías fueron desplegados en calles y tejados de la capital parisina para garantizar la seguridad, hasta un total de 5.500 -incluidos 1.350 militares- que vigilan todo el área de París.

De forma paralela, en el resto de Francia hubo también numerosas manifestaciones contra el terrorismo, que reunieron a al menos un millón de personas. Una de las ciudades en las que el respaldo popular fue más numeroso fue Lyon, en el este, donde unos 200.000 ciudadanos, según cifras provisionales, se echaron a la calle en una protesta que cubrió cerca de siete kilómetros. La manifestación en París, según el Ministerio de Interior, "no tiene precedentes", aunque ese departamento no dispone todavía de cifras sobre los participantes porque la gente continúa llegando a la marcha

La capital del mundo

"Hoy París es la capital del mundo", decía minutos antes del inicio de la marcha el presidente francés, François Hollande, a los miembros de su gabinete reunidos en el palacio del Elíseo, antes de participar en la gran manifestación. Posteriormente, Hollande asistirá en la Gran Sinagoga de París a una ceremonia de homenaje a las 17 víctimas de los atentados. Hollande se ha reunido el domingo con el presidente del Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia (CRIF), Roger Cukierman, quien anunció a la salida que el gobierno francés le prometió que las escuelas judías y sinagogas del país serían protegidas "si fuera necesario" por el ejército.

Marcha llena de personalidades

Varios líderes de Europa y del mundo han participado en el recorrido. El primer ministro británico, David Cameron, la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el primer ministro italiano, Matteo Renzi, se han unido a Hollande. Por otra parte, el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, también ha asistido a la Marcha Republicana.

También han acudido varios representantes de la Unión Europea, como el presidente de la Comisión Europea, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, y la Alta Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, la italiana Federica Mogherini.

Varios líderes del mundo musulmán han decidido sumarse a la manifestación. El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, el primer ministro tunecino, Mehdi Jomaa, representantes de la Liga Arabe y varios líderes musulmanes de Africa han viajado a París para pedir el fin del terrorismo islámico. Han estado el presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita; Níger, Mahamadou Issoufou, y otros países africanos como Gabón, Ali Bongo Ondimba.

A nivel francés, además de Hollande, han estado en la marcha el primer ministro Manuel Valls, el expresidente Nicolas Sarkozy y los ex primeros ministros Edouard Balladur, Alain Juppé, Lionel Jospin, Jean-Pierre Raffarin, Dominique de Villepin, François Fillon y Jean-Marc Ayrault. En cambio Valéry Giscard d'Estaing ni Jacques Chirac han estado por motivos de salud.

También ha habido representantes de los principales partidos políticos franceses, excepto del Frente Nacional, cuya líder, Marine Le Pen, ha criticado el "electoralismo" y la "polémica indecente" de esta marcha.