Trump denuncia el «comportamiento desestabilizador» de Rusia

El presidente de EE UU, Donald Trump.
El presidente de EE UU, Donald Trump. / AFP

El presidente de EE UU agita la víspera de su encuentro con Putin al margen de la cumbre del G-20 en Hamburgo

COLPISA / AFPMadrid

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticó este jueves de forma inusual la reciente actitud del Gobierno de Rusia, tachándolo como "desestabilizador" bajo un contexto de tensión diplomática y en la víspera de un encuentro con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

Antes de dicha reunión con Putin, al margen de la cumbre del G-20 en Hamburgo (Alemania), Trump declaró desde la ciudad polaca de Varsovia que el Ejecutivo estadounidense trabajaba con sus aliados para oponerse "a las acciones de Rusia y su comportamiento desestabilizador".

Mientras tanto Putin criticó la discordia comercial y las sanciones económicas contra su país por la crisis ucraniana, afirmando que son una forma de proteccionismo oculto. Tales sanciones "van en contra de los principios del G20 de una cooperación en interés de todos los países del mundo", opinó en un artículo publicado por el diario alemán Handelsblatt.

"El proteccionismo evoluciona en una regla de conducta", estimó Putin antes de reiterar que las "sanciones unilaterales sobre las inversiones, el comercio y en particular la transferencia de tecnología, decididas por razones políticas, se convierten en una forma oculta de proteccionismo".

Y todo ello a sabiendas de que EE UU y la Unión Europea (UE) impusieron sanciones económicas a Rusia por su papel en la crisis en Ucrania, coincidiendo con una importante caída en los precios del petróleo y sumiendo a Rusia en la recesión más larga desde que llegó Putin al Kremlin en el año 2000.

"Estoy convencido de que sólo las relaciones comerciales abiertas, basadas en normas y estándares uniformes, pueden estimular el crecimiento de la economía mundial y favorecer un avance en las relaciones entre Estados", abogó Putin en Handelsblatt.

El secretario de Estado yanqui, Rex Tillerson, para relajar el ambiente había destacado horas antes la importancia de que ambos presidentes tuvieran "un buen intercambio" de opiniones. Estas declaraciones llegaban después de otras confirmando la disposición de su Gobierno para abordar con Rusia la creación de zonas de exclusión aérea en Siria y su responsabilidad en el conflicto.

"En este momento es muy difícil decir cuáles son las intenciones de Rusia en esta relación. Creo que lo más importante de esta reunión es tener un buen intercambio entre Trump y Putin sobre cómo ven la naturaleza de esta relación entre ambos países", había dicho Tillerson, según el diario estadounidense The Washington Post.

"EE UU y Rusia han conseguido progresos en el establecimiento de las 'zonas seguras' en Siria, que han evitado daños colaterales mutuos", había añadido, resaltando que las cúpulas militares de ambos países "se han comunicado con claridad para garantizar que no se registran accidentes entre ambas partes en Siria".

"Esta cooperación en las 'zonas seguras' es una prueba de que ambos países pueden lograr más avances", había señalado, agregando que EE UU "está preparado para explorar la posibilidad de establecer con Rusia mecanismos conjuntos para garantizar la estabilidad, incluyendo zonas de exclusión aérea, observadores sobre el terreno para el alto el fuego, y la entrega coordinada de ayuda humanitaria".

Las «consecuencias» norcoreanas

Trump, además, aprovechó en Varsovia para denunciar la actitud beligerante de Corea del Norte e instó a la comunidad internacional a mostrar las "consecuencias" de sus actos al régimen de Pyongyang, precisando que estaba estudiando por su parte una respuesta "dura".

"Llamo a todas las naciones a afrontar esta amenaza global y a demostrar públicamente a Corea del Norte que hay consecuencias a su muy, muy mal comportamiento", declaró Trump en Varsovia, añadiendo que la cúpula de Washington estaba considerando tomar medidas "bastante duras".

En rueda de prensa conjunta con su homólogo polaco, Andrzej Duda, Trump dijo que no quiere que Corea del Norte se convierta en una nueva Siria y pidió a las naciones aliadas que se sumen no solo a combatir el terrorismo yihadista sino tambiéna combatir la amenaza norcoreana.

Trump insistió en que la administración estadounidense está analizando varias respuestas "severas" a la actitud de Pyongyang, pero no quiso entrar en detalles al ser preguntado sobre una posible reacción militar de Washington contra el régimen de Kim Jong-un.

"Yo no dibujo líneas rojas", aseveró Trump, que recordó el "gran error" que supuso para su antecesor, Barack Obama, trazar la línea roja de las armas químicas en Siria, porque a su juicio después no actuó consecuentemente cuando se probó su uso por parte del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad.

Fotos

Vídeos