El hallazgo de un camión con inmigrantes en Texas deja un balance de diez muertos

El camión donde estaban los cadáveres. / EFE

Se cree que fallecieron por asfixia o un golpe de calor, pero la causa aún debe determinarse por el forense del condado

AGENCIASNueva York

Nina Pruneda, portavoz de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en San Antonio (Texas, EE UU), informó del fallecimiento en un hospital local de dos personas que estaban en el camión donde horas antes otros ocho inmigrantes habían sido hallados muertos.

La entidad confirmó este lunes su propia información previa, según la cual esa cifra total de víctimas ya había aumentado a diez. Thomas Homan, director interino de ICE, catalogó el suceso como un "acto atroz" liderado por una red de tráfico de personas sin escrúpulos, a la que "no le importa la vida de las personas con las que comercia".

El conductor del camión, identificado como James Bradley, es por ahora el único detenido y puede llegar a ser acusado de cargos penales tanto estatales como federales. Tras ser avisada por un empleado de un centro comercial al que una persona le había pedido un vaso de agua en el estacionamiento de la tienda, la policía se presentó allí y encontró dentro de la parte trasera del camión de 18 ruedas a ocho personas muertas, de las cuales dos eran menores de edad.

Se cree que murieron por asfixia o un golpe de calor, pero la causa debe ser aun determinada por el médico forense del condado. En el camión había también otras 30 personas, de las cuales 17 fueron trasladadas en helicópteros a dos centros de salud en "estado crítico o muy grave" y las restantes fueron llevadas a cinco hospitales de la zona.

Además de los fallecidos, había 28 personas heridas (niños y adultos), 20 de ellas graves, que fueron llevadas a siete hospitales de la zona, indicaron el comisario de San Antonio, William McManus, y el responsable de los bomberos, Charles Hood. La alerta la dio un empleado de Walmart, el supermercado frente al que estaba el camión, cuando una de las personas del vehículo fue a pedirle agua.

"Después de que le diera agua, llamó a la Policía y cuando llegamos al lugar encontramos ocho personas muertas en la parte trasera", ha indicado el comisario, que calificó los hechos de "horrible tragedia". Según McManus, las grabaciones de seguridad muestran que varios vehículos acudieron a buscar a personas que estaban dentro del camión, donde no funcionaba el aire acondicionado.

"Estamos investigando si se trata de un delito de tráfico de personas", añadió el policía, que notificó el caso a los servicios de inmigración. Además, McManus confirmó que el camión tiene todos los indicios de formar parte de una "operación de contrabando" y que el Departamento de Inmigración está comprobando el estatus de los afectados para verificar si se trataba de inmigrantes ilegales.

"Esta gente está indefensa en manos de sus transportistas, bajo un sol de justicia", lamentó en un comunicado el fiscal para el distrito oeste de Texas, Richard Durbin. "Imagínense el sufrimiento, atrapados en un trailer con temperaturas en el exterior de casi 38 grados y sin aire acondicionado, víctimas de despiadados traficantes de personas a quienes el bienestar de esta gente les da igual", añadió Durbin.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos