Diario Vasco

Así valoran las elecciones guipuzcoanos residentes en EE UU

Un estadounidense lee la información de un periódico sobre las elecciones presidenciales
Un estadounidense lee la información de un periódico sobre las elecciones presidenciales / AFP
  • Las opiniones van desde la incredulidad por la derrota de Clinton y las muestras de rechazo a Trump, a la defensa del candidato republicano

El Diario Vasco ha recogido, vía correo electrónico, la opinión de guipuzcoanos residentes en Estados Unidos para reflejar su sentir tras la victoria del candidato republicano Donald Trump y la derrota de la demócrata Hillary Clinton en las elecciones presidenciales.

Si resides en EE UU y quieres compartir tu opinión puedes enviarnos un correo

Ane Icardo Isasa, de Irun

"Estoy preocupada y me siento enferma, y no me puedo creer que esto esté pasando, y quiero llorar y vomitar a la vez". Así se expresa Ane Icardo Isasa, una irundarra de 24 años. Es una estudiante de doctorado y profesora de español y euskera en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. Reside en Champaign (Illinois), a tres horas al sur de Chicago.

Ane afirma que la noche del martes al miércoles tuvo que acostarse pronto, pero que además decidió irse a la cama porque no podía creerse lo que estaba viendo en la televisión sobre los comicios. Subraya que nada más despertarse se ha despertado con el Facebook "a reventar de posts de amigos decepcionados, tristes y enfadados por la victoria de Trump".

La joven irundarra reconoce que al residir en un campus universitario, y al ser las universidades "bastiones progresistas", parece que viven "en una burbuja". "Todos mis amigos iban a votar por Hillary, y todos los medios de comunicación la apoyaban, y nos hicieron creer que ganaría", se lamenta. Renarca que la aspirante demócrata ha ganado en Illinois, "que es el más progresista en el Medio Oeste". Asegura que este dato le hace respirar "un poco más tranquila". "Me llena de orgullo -agrega- por todos mis amigos y conocidos aquí que no han votado por Trump. Sin embargo, no me puedo imaginar el miedo que deben tener las minorías, como los hispanos y los musulmanes. La verdad es que asusta".

En este sentido, relata que el miércoles al salir de su casa junto a su compañera de piso, una vizcaína, se han encontrado con una nota en la puerta donde. Ponía "Trump 2k16" en el dorso de un billete falso de 20000 pesos colombianos. "No conocemos a más personas hispanohablantes en el edificio, y creemos que por hablar español esto está dirigido a nosotras específicamente. Bienvenidas no somos", recalca Ane.

Incide en que, a su juicio, esta elección no ha sido normal, "porque Trump no es un candidato normal". Mantiene que si los republicanos hubieran escogido a Kasich o a Cruz como aspirantes a la Casa Blanca, no le habría costado tanto aceptar una victoria republicana. "Pero me cuesta porque mucha gente ha votado y ha elegido a una persona sin experiencia política, abiertamente misógina, racista y homófoba que considera a las mujeres, las razas minoritarias, personas LGBT, personas de religiones diferentes a la cristiana y a los inmigrantes de segunda clase".

"¿Así piensa tanta gente? ¿Tanta gente comparte estas opiniones?", se pregunta. "Como mujer y estudiante extranjera, esto me ha hecho sentir muy poco bienvenida en este país. Me preocupa el efecto que tendrá en el mundo. Trump está dispuesto a declararle la guerra a ISIS, pero no tiene ningún plan", reprocha al próximo presidente de Estados Unidos. Del mismo critica que " considera el cambio climático una mentira, no paga impuestos y tiene pendientes juicios por abuso sexual. Pero en este país parece que eso no importa".

Sobre cómo ve el futuro tras la victoria de Trump admite que no ha podido evitar pensar que quizás promueva recorte los programas de lenguas extranjera en las universidades y se quede sin trabajo. "Espero que dentro de cuatro años cambien las tornas y que tengamos un presidente cuerdo que no me haga sentir en estado de alerta constante". "Personalmente, pienso seguir viviendo aquí hasta acabar el doctorado, porque aunque sea vivo en Illinois, y tengo a todos mis amigos que creen en una sociedad plural y el valor de las diferentes culturas. El miedo no nos puede ganar, y esta época pasará", concluye Ane.

Eduardo Vea, de San Sebastián

Otro testimonio llegado a este periódico por email es el de Eduardo Vea Keating, un creativo publicitario natural de San Sebastián y residente en Chicago. No oculta que se encuentra en estado de "shock" con la victoria de Trump,y asegura que ni en su ciudad ni en su entorno se esperaban la derrota de Hillary Clinton. "Si véis el mapa electoral, Illinois es un oasis entre un mar rojo republicano. Pero, por lo visto, es solo así por Chicago, la capital del estado. Fuera de la ciudad del viento, el horizonte también pinta rojo (aunque no precismante Rojo)", se queja.

"América del Norte tiene cuatro ciudades importantes. Con mucho turismo, y mucha fachada. En éstas reside esa mayoría abierta de mente que creíamos iba a mantener el liderazgo demócrata, pero EE UU es más grande, MUY grande", subraya Eduardo.

Este donostiarra pone un ejemplo muy ilustrativo. "EE UU es como aquella película de David Lynch en la que un hombre en su cortacesped visita a su hermano tras un ataque al corazón. Ahí se ve Estados Unidos. Grandes extensiones agrícolas con cuatro casas, que sumadas a otras miles de granjas y pueblitos perdidos, suman esa verdadera mayoría, esta vez no tan abierta de mente, que ha proclamado a un fanfarrón empresario en presidente".

Incide en que "en las ciudades nos sorprendemos que esto haya sucedido. Es verdad que tanto email no ha ayudado a defender la candidatura que parecía más honesta, pero habría que ir a ese pueblito de Iowa o Wisconsin de donde parte el protagonista de "The Straight Story" y ver que en ese EE UU no existe la sorpresa", se lamente.

"Ahora toca esperar. Ver con qué pie se levanta Donald y cuánto le dejan hacer. Los medios anoche decían que los militares estaban releyendo la Constitución para ver hasta dónde tienen que aceptar las órdenes del jefe del Estado. Trump sabe de publicidad, eso está claro. Pero a ver si no nos explota en mitad de la autopista esa moto que ha conseguido vender", finaliza Eduardo.

Juan Ibarguren, de Zarautz

Juan Ibarguren es un zarautztarra que vive en Estados Unidos desde 1990, y ciudadano de ese país desde 1994. Al contrario que en los dos anteriores testimonios, él ha votado a Trump. "Es quien creo va a cambiar la forma en que se están haciendo las cosas en este pais desde hace mucho", defiende.

"La mayoria de los medios de comunicacion le presentan como racista, machista, y aunque sí tiene defectos, él quiere lo mejor para su pais", asegura. "No es racista querer que solo las personas con documentos legales vivan en un pais. Recibimos muchas criticas de México, de que somos racistas en los USA, pero sus leyes de migracion son mucho mas duras que las nuestras, como lo saben todos los emigrantes centroamericanos que tienen la mala suerte de ser detenidos en México". "Todo pais tiene que tener el derecho a defender sus fronteras. En USA hay millones de latinos que están aqui legalmente y no son tratados de diferente manera que cualquier otro ciudadano. Muchos de ellos, hasta el 30%, han votado a Trump", recalca Juan.

Este zarautztarra hace otro alegato a favor de su candidato. "Trump ha dicho cosas sexistas, en conversaciones privadas, y si somos honestos pocos hombres pueden decir que nunca han dicho cosas parecidas cuando hablamos entre amigos".

También tiene palabras para la aspirante demócrata derrotada en las elecciones. "Hillary hizo una campaña pública de insultos y desprestigios a todas las mujeres que acusaron a su esposo de molestarles sexualmente, incluso cuando el admitió después que abuso de su posición de autoridad para tener sexo con una interna mucho mas joven que él, ella continuó insultándola en público. Pero según la prensa él es un sexista y ella la defensora de las mujeres", lamenta.

Ibon Lizarraga, de San Sebastián

Otro donostiarra que ha querido ofrecer su opinión es Ibon Lizarraga Moreno, un sociólogo y profesor de formación que lleva viviendo en Houston desde hace más de 4 años. Trabaja en un centro de menores refugiados, mayoritariamente centroamericanos. Lo hace junto a más de 200 trabajadores, en su mayoría mexicanos o de origen Mexicano. Con la excepción de 2 o 3, son todos latinos.

"La verdad es que el ánimo de desolación en el trabajo y en las redes sociales es poderoso", es lo primero que manifiesta Ibon. Resalta que aunque las encuestas daban un resultado parecido, "siempre por debajo a Trump", había muchos análisis que decían que era imposible que el candidato republicano ganase. "Me parece que aunque tenían miedo e incertidumbre, nadie acababa de creerse que Trump, habiendo dicho tantas cosas en contra de los inmigrantes (especialmente latinos), afroamericanos y mujeres, pudiera ganar".

Sobre la noche electoral, señala que todos miraban con sorpresa los resultados según discurría el escrutinio. "Todavía las reflexiones son de incredulidad, también de desesperación, de futuro incierto y cabreo", resalta.

"En Houston hay mucho latino e inmigrante internacional por lo que no ha ganado Trump, pero ha ganado en el estado (Texas) y como también se sabe, en EE UU, con amplia diferencia", concluye.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate