Diario Vasco

«Una victoria de Trump sería una broma muy pesada para muchos norteamericanos»

vídeo

Walter Kruse, Berta Springer, Andrews Hurry y Gonzalo Montoya, en uno de los puentes del río Urumea, en San Sebastián, antes de comenzar el debate. / UNANUE

  • elecciones en eeuu

  • Cuatro ciudadanos de EE UU que viven en San Sebastián aguardan expectantes el incierto desenlace electoral

  • Walter, Berta, Andrews y Gonzalo son estadounidenses residentes en San Sebastián y debaten para DV sobre el duelo electoral Clinton-Trump

Los cuatro son norteamericanos y viven y trabajan en San Sebastián, algunos más años que otros. Una suculenta tarta de bizcocho con la bandera de las barras y estrellas les sirve como aperitivo calórico de un debate sobre las elecciones del próximo martes en el hotel Astoria, bajo la atenta mirada de una figura de Alfred Hitchcock. Los cuatro son conscientes de que la ilusión del 'Yes we can' de Barack Obama se evaporó rápido. Los cuatro discuten sobre las limitaciones que puede tener Hillary Clinton en el poder. Pero los cuatro, con sus matices, consideran que una victoria del candidato republicano, el magnate Donald Trump, resulta a todas luces un verdadero peligro para la sociedad norteamericana más allá de la fanfarronería de su discurso de aparente ruptura con el sistema. «Muchos sentimos que es una verdadera broma pesada que pueda ganar», coinciden. De hecho, no terminan de creérselo.

-Todo empezó como un chiste casi, pero al final puede convertirse en una realidad el próximo martes. Las encuestas apuntan un reñido empate, algunas dan la victoria ya a Donald Trump. ¿El escándalo de los correos electrónicos va a dar la sorpresa y romper los pronósticos contra Hillary Clinton?

-Andrews Hurry: No he seguido mucho la polémica de los últimos días, pero sinceramente no creo que sea tan decisivo en el voto. Eso sí, conozco mucha gente que se está movilizando y la incertidumbre puede ayudar a eso.

-Gonzalo Montoya: Es todo parte del estilo hollywoodiense de cómo los americanos hacen política. Quizá el escándalo puede servir para que los republicanos obtengan la mayoría en la Cámara de Representantes y en el Senado aunque quizá no logren la Presidencia...

-Walter Kruse: Al final tendrá que cumplirse la ley, pero no creo que altere en el fondo el sentido del voto. Mi voto, desde luego, no

-Berta Springer: Ya veremos, es significativo que la mayor queja de los republicanos sobre Hillary sean los emails, dejando en un segundo plano el escandaloso machismo de Trump, que es un insulto contra todas las mujeres norteamericanas, o las barbaridades que ha llegado a decir sobre muchas cuestiones. Probablemente el asunto de los emails tenga repercusiones, porque la mayoría de la gente lee los titulares nada más. Los correos que se investigan ahora salen del PC de Anthony Weiner, exmarido de la asesora Huma Abedin, a quien investigan por 'sexting' con una menor. ¿No es sospechoso que el FBI haga público una información parcial, y admitido por la FBI, que parece insignificante once días antes de las elecciones? ¿Cuáles han sido las presiones? ¿Se debe responsabilizar a un jefe de las acciones del cónyuge de un empleado? El Departamento de Justicia le avisó a James Comey (director del FBI), que informar al Congreso sobre la intención de reabrir la investigación, a pocos días de la elección, sería una violación de las normas establecidas en relación con la intervención en los comicios. Lo ha hecho de todas maneras. Se puede dar la circunstancia de que Trump gane en número de votos y Hillary en número de miembros del Colegio Electoral gracias al sistema que crearon nuestros padres fundadores Jefferson y Benjamin Franklin.

-Gonzalo Montoya: Recordemos cómo empezó todo en del debate en las primarias entre Bernie Sanders y Hillary Clinton. Yo llegué a San Sebastián con el eco de aquellos debates. Sanders barrió con el 70% de apoyo en esas primarias en mi estado de Washington, frente a Hillary, que era representante del establishment... Y en los republicanos se presentó Trump. Al principio todo el mundo pensaba: mira este payaso. Nadie pensaba que saliera.

-Berta Springer: Ciertamente, esto empezó siendo como una especie de juego. Trump, el oscuro magnate neoyorkino, aspirando a la Presidencia. La gente hacía chistes y ahora nos encontramos en una situación de emergencia que nos llena de incertidumbre y miedo.

-Gonzalo Montoya: Luego se decía que no le iban a dejar ser el candidato, que el Partido Republicano acabaría vetándole, hasta que juntó los votos y terminó siendo el candidato contra todos los pronósticos y a pesar de las muchas deserciones que hay entre los suyos. Ha habido muchos demócratas decepcionados por la derrota de Sanders. Porque Hillary representaba el sistema ya conocido, porque llevamos 20 años entre los Clinton y los Bush. Y eso a muchos no nos gusta, pero claro, en una encrucijada así, mucha gente se va a terminar movilizando por Hillary. No me cabe ninguna duda.

-¿Por qué ha sido posible que emerja un fenómeno tan singular como Donald Trump?

-Gonzalo Montoya: Yo creo que Trump ha liberado un sentimiento que en Estados Unidos ha estado prácticamente prohibido en los últimos 30 años, porque desde los años 80 nos hablan de ser políticamente correctos, de que no podíamos ir en contra de las minorías, que teníamos que estar a favor de la igualdad de la mujer, sin sexismo, sin homofobia... Detrás de esa fachada liberal oficial, porque en Hollywood tiene que haber siempre un negro y un blanco en las películas, hay una América muy subterránea que ha aflorado con una fuerza tremenda. No es solo la América profunda, cuestiones de racismo o de sexismo son muy distintas a cómo las sentimos los latinos o los europeos del sur. Nuestro racismo es mucho más clasismo. Ha aflorado algo que en los ochenta estaba mal visto. Ser racista, ser machista y ser grosero. Esto viene desde los 80.... había una especie de espejismo liberal que no era tan real para nada. Trump abrió la boca y salió lo que mucha gente piensa aunque no lo diga. Pensábamos que la democracia norteamericana lo había superado. Pues no. Sea cual sea el resultado, que un payaso tenga el 40% de los votos es realmente tremendo porque revela que hay un resentimiento muy profundo en esa parte de la sociedad. Pase lo que pase, la herida está ahí y quedarán dos Américas. Eso sí, los americanos pasan todo esto en una noche con confetis. Los americanos, en los peores momentos, son capaces de salir aplaudiendo.

-Walter Kruse: Yo creo que eso es un poco una simplificación que se hace en Europa, muy de la prensa de aquí, y creo que reduce la batalla en un estereotipo. No es tan sencillo. El ser humano es más complejo. Mi padre era republicano, era muy conservador, pero no era machista en absoluto. Hay una gama muy amplia. Y es de dibujos animados hacer esa división en blanco o negro. Lo suelen hacer, por ejemplo, con el racismo. Es una simplificación cuando en un fenómeno político pueden confluir muchas causas.

-Andrews Hurry: Es cierto que no se puede hacer una correlación directa entre ser votante conservador y machista, pero lo cierto es que tienes un partido que representa determinado programa y determinados valores, y que representa a los conservadores, a los machistas y a los sexistas. Y toda esta gama termina votando republicano.

-Gonzalo Montoya: Insisto que en mi opinión Trump representa la reaparición de una América que pensábamos que había desaparecido con el discurso políticamente correcto de los últimos 30 años. Y no había desaparecido.

-Walter Kruse: Pero esa América siempre ha existido. Creer que no existía era taparse los ojos y pensar que lo puramente cosmético era hegemónico.

-Gonzalo Montoya: Te lo digo con un ejemplo: en mi estado de Washington, junto a Vancouver, hace cuatro años quitaron las leyes sobre la representación de las minorías, que era una forma de segregación, porque había que tener en esta mesa cuatro blancos y un negro. Eso lo eliminaron.

-Walter Kruse: Esa lucha siempre ha existido en los Estados Unidos. Pasó en las escuelas.

-Gonzalo Montoya: No te digo que no, tienes toda la razón, pero han sido 30 años de Hollywood, de vivir la película de la tolerancia norteamericana... Y ha venido Trump a romper esa imagen.

-Walter Kruse: Trump es un personaje volátil en todo. Volátil en su apuesta política, en su vida empresarial, personal. Puede que salga cualquier cosa con este personaje, que diga en un mismo día una barbaridad y que luego comente algo muy coherente. De pronto en sus negocios está en seis bancarrotas pero a la vez hace negocios millonarios. ¿Eso es el ser humano que quiero como presidente? Pues no lo sé. Lo que no creo es que este perfil sea representativa de toda la mentalidad del Partido Republicano.

-Gonzalo Montoya: Pero representa a un montón de gente.

-Berta Springer: Yo creo que atrae a mucha gente. Y cuidado cuando hablamos de movilización. Leía el otro día que, en Carolina del Norte, los jóvenes afroamericanos, que fueron decisivos en la victoria de Obama, no piensan ir a votar esta vez. Me preocupa.

-Walter Kruse: Es cierto que esto empezó como un juego de alguien que no era convencional, aunque no creo que fuera de ruptura real, sino más bien en la superficie, con el sistema político. Su volatilidad es un problema también para el establishment. Si él fuera un negocio, no hay ningún banco que fuera a invertir en esa volatilidad, a no ser que quiera la ruina.

-Gonzalo Montoya: Pero cuando juegas a esa volatilidad a lo mejor te haces millonario. Eso también puede pasar.

-Berta Springer:. Con el dinero que heredó... Tendría más dinero si lo hubiera metido todo en el banco en lugar de dedicarse a lo que se ha dedicado, que no sabemos porque no presenta su declaración de impuestos. No presenta nada.

-Walter Kruse: No creo que pueda ganar las elecciones.

-Berta Springer: Quiero creer que no. Creo que Hillary tiene garantizados 250 votos electorales, si ganase en Florida ya tendría 287. Si ganase Trump sería una sorpresa, pero claro, después del 'Brexit' puede pasar cualquier cosa...

-Gonzalo Montoya: Yo cruzo los dedos, en Colombia ganó el no a la paz, en el Reino Unido el 'Brexit', en Filipinas un tipo que está loco... si el mundo está así, poco podemos hacer nosotros. Yo sí creo que se han puesto las barreras del sistema necesarias para que no gane y para movilizar a los demócratas, sobre todo desde hace mes y medio se ha encendido el mecanismo del miedo.

-Andrews Hurry: Ha sido un año 2016 con muchas sorpresas. Creo que Trump no puede ni va a poder ganar, pero si gana sería una broma muy pesada para muchos norteamericanos como nosotros.

-Walter Kruse: No vas a encontrar ningún norteamericano aquí en Euskadi que vote a Trump. Bueno, quizá a algunos sí, pero a muy pocos.

-Berta Springer: Y aunque fuesen republicanos, han visto este mundo y les horroriza este personaje.

-Gonzalo Montoya: La francesa Marine Le Pen parece la ultraizquierda al lado de Donald Trump.

-Walter Kruse: El problema es que llary tiene muchos puntos débiles también y no entusiasma y que esta campaña electoral ha repetido los errores de otras. A los candidatos les ha faltado frescura y profundidad. No se discute con inteligencia y todo se queda en insultos. Más que nunca.

-Gonzalo Montoya: Mira, podemos discutir sobre lo divino y lo humano hasta la saciedad sobre los errores, limitaciones y desaciertos de la saga de los Clinton. Pero lo cierto es que en esta elección el dilema es mucho más sencillo.

-Andrews Hurry: Yo le he visto como un reality televisivo del lado republicano. Y con gran esfuerzo por parte de los demócratas por presentar a Clinton como su representante. Pero mi pronóstico es que Clinton ganará y Trump realizará el más descortés de los discursos de la historia otorgando el poder a Clinton. Trump no posee ninguna característica personal recuperable: es codicioso, ególatra, reaccionario y un inconsciente. Y a la vez tengo que decir que Clinton es una política que ha pasado los últimos 25 años en lo más alto de la sociedad americana. Dirá cualquier cosa para estar en el poder y hará lo que sea para quedarse.

-Gonzalo Montoya: Trump no es solo un payaso. Es un tipo peligroso.

-Berta Springer: Pero aparte de que es importante que un payaso no gobierne, también hay que decir que Hillary esta a favor de implantar políticas progresistas, de ampliar la medicina social, de que cada mujer tome sus propias decisiones, está a favor de regularizar la emigración con cierta coherencia. Donald Trump solo quiere poner un muro, pero la mayoría de la gente que entra en los Estados Unidos lo hace por avión, y no se va.

-Gonzalo Montoya: Para ser justos hay que decir que con Obama el número de deportados ha sido el mayor de toda la historia.

-Berta Springer: Pero una cosa es tomar medidas y otra empezar a decir que no entren mexicanos o musulmanes o que hay que hacer un muro.

-Gonzalo Montoya: Podremos discutir si hay que votar por Hillary o no, pero lo cierto es que en este momento Trump zanja todo el debate.

-Walter Kruse: Eso que Hillary lo va a tener muy crudo, sin mayoría en el Congreso y en el Senado, acabará como Obama, aprobando algunas leyes pero con proyectos parados por una mayoría republicana hostil.

-Andrews Hurry: ¿Cuánto hace un presidente? Con una mayoría republicana, Hillary las va a pasar canutas. ¿Cuántas veces puede hacer leyes con libertad un presidente?

-Gonzalo Montoya: Es la historia de la frustración de todos los presidentes demócratas, desde Carter a Clinton... eran más liberales pero luego no tienen margen de maniobra.

-Walter Kruse: Ha pasado con Obama, ha habido una gran decepción en los últimos años...

-Gonzalo Montoya: De las expectativas de cuando ganó en el 2008, con la gente bailando, con la idea de que se había vencido al establismment, a una gran decepción...

-Berta Springer: Me ha dado pena que no ha podido hacer ni una fracción de lo que hubiese podido hacer de tener otro país por delante.

-Walter Kruse: Le tocó la crisis y un Congreso con los republicanos en confusión, dominado por el Tea Party.

-Andrews Hurry: Obama ha continuado con algunas políticas horribles como dejar que la NSA recopile montón de información inédita sobre la gente o el uso de drones secretos en Oriente Medio y Asia central. También hubiera deseado que trabajara más duro para llevar a los Estados Unidos y a las empresas estadounidenses en la dirección de mitigar el cambio climático. En general, soy crítico con su Presidencia, pero quizá se deba a las altas expectativas que pusimos en él en 2008. Después de haber vivido en Europa los últimos diez años, estoy más preocupado por la Unión Europea. Soy muy malo haciendo predicciones, pero pienso que los Estados Unidos serán un lugar muy diferente a lo que son hoy dentro de 20 o 25 años, con cambios demográficos y en la opinión pública. Ojalá sean para mejor.

-Gonzalo Montoya: A mí me gusta mucho Michelle Obama. Estaba en las Black Panthers...

-Walter Kruse: ¿De verdad? ¡No puede ser, qué fantástico! Un detalle. Trump no es tan excéntrico, es un personaje bastante común, no solo en los Estados Unidos. Es un fanfarrón, que ha acabado en la vida pública y que ha tenido el lanzamiento de un reality sow de televisión. Es un vendedor de coches, un hombre de negocios... no le veo nada excéntrico.

¿No les preocupa que quede una fractura en la sociedad norteamericana?

-Walter Kruse: No lo creo, a no ser que el resultado sea muy justo, como con Albert Gore. ¿Alguien se acuerda de Gore, por cierto?

-Andrews Hurry: La norma general es que se aceptan los resultados pero es posible que esta vez se produzca una excepción.

¿Hay un riesgo de que surja el fascismo en los Estados Unidos?

-Gonzalo Montoya: Ya hay un montón de componentes fascistas en los Estados Unidos.

-Berta Springer: No se llama fascismo, pero tiene esos comportamientos autoritarios.

-Gonzalo Montoya: Le devuelvo la pregunta. ¿Qué es fascismo? Hay muchas formas de ejercer el autoritarismo. Esto nos lleva a una reflexión sobre quién manda en las democracias. ¿Ese sería otro debate verdad?

-Walter Kruse: El componente militar no se va a dar claro, pero sí el punto autoritario de un conservadurismo extremo. Trump puede decir una cosa y la contraria. Hace estrategias de negocios así. Se sabe muy poco de sus negocios y quién los financian, pero se sabe que los bancos no le han financiado. Eso sí, pase lo que pase seguirá siendo parte del show.

-Berta Springer: Es una historia de fracasos y bancarrotas..

-Gonzalo Montoya: En el fondo, no va a cambiar nada.

-Berta Springer: Si pierde volverá a sus negocios.

-Gonzalo Montoya: Él va a ganar mucho dinero con todo esto. Si gana maravilloso y si no, también.

-Andrews Hurry: El senador Bernie Sanders hubiera sido un gran candidato. Se me ha olvidado traer la camiseta con su cara (risas).

-Berta Springer: Hubiera sido excelente para la clase media, otra cosa es si hubiera podido hacer algo. El margen es muy estrecho. Un ejemplo: El salario mínimo federal no ha subido casi nada en 30 años. Está en 7,25, muy poco por encima que en 1986.

-Andrews Hurry: Para mí lo más deprimente es que me incorporé al voto cuando se libró el pulso entre Kerry y Bush, y lo perdieron los demócratas. Toda mi ilusión con Obama se ha ido desvaneciendo... Por eso la esperanza estaba en Bernie Sanders.

-Gonzalo Montoya: Muchos norteamericanos que viven fuera de Estados Unidos apoyan a Bernie Sanders, era la ilusión del cambio. Pero hay que tener en cuenta que la derecha ha tenido un odio visceral contra Obama, aunque toda la política que ha hecho le agradaría a la derecha.

-Walter Kruse: Pero toda no, sus programas de salud seguro que no.

-Gonzalo Montoya: Desde la izquierda puedes criticar a Obama, pero ese odio visceral al presidente, cuando muchas de sus políticas han sido neutras, es quizá el origen del fenómeno Trump.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate