Corea del Norte rebaja el tono e insta a EE UU a desactivar la tensión

Kim Jong-Un.
Kim Jong-Un. / Reuters

El líder norcoreano ha examinado ya los planes para bombardear las inmediaciones de la isla Guam

ANDRÉS SÁNCHEZ BRAUN (EFE)seúl

Corea del Norte rebajó hoy el tono y aseguró que ha decidido "observar un poco más" las acciones de EE UU antes de ejecutar su amenaza de bombardear Guam, además de instar a Washington a "desactivar la tensión y prevenir un peligroso conflicto militar". El líder norcoreano, Kim Jong-un, ha examinado ya los planes para atacar las inmediaciones de esta isla del Pacífico Occidental donde se alojan importantes bases estadounidenses y ha decidido "observar un poco más" la conducta de Washington antes de emprender la ofensiva, según informó la agencia estatal KCNA.

"De cara a desactivar la tensión y prevenir un peligroso conflicto militar en la península coreana, es necesario que EEUU se decante primero por una opción adecuada y lo demuestre con acciones", dijo Kim según el texto de KCNA. Sin embargo, el líder norcoreano advirtió de que Pyongyang tomará una "importante" decisión si Washington persiste en llevar a cabo sus "imprudentes y extremadamente peligrosas acciones".

En este sentido, las palabras atribuidas a Kim parecen apuntar a los ejercicios militares Ulchi Freedom Guardian, que las tropas surcoreanas y estadounidenses tienen previsto iniciar el próximo lunes y que podrían volver a avivar la tirantez regional. El régimen de los Kim considera una provocación estas maniobras, una simulación computerizada a gran escala que involucra a decenas de miles de efectivos y que según los aliados tiene naturaleza defensiva y solo pretende ensayar respuestas a una hipotética invasión norcoreana del Sur.

La tensión entre Washington y Corea del Norte se ha disparado en la última semana después de que el país asiático amenazara con atacar territorio estadounidense en respuesta a las últimas sanciones de la ONU que castigan sus lanzamientos de misiles. El presidente de EE UU, Donald Trump, respondió con un tono inusualmente beligerante a Pyongyang, que aseguró entonces que preparaba un plan para bombardear Guam, desde donde acusa a Washington de estar desplegando activos nucleares para presionar al hermético Estado nororiental y lograr que abandone su ambiciones atómicas.

EE UU sigue abierto a un diálogo con Corea del Norte

El secretario de Estado Rex Tillerson dijo que Washington sigue abierto a dialogar con Corea del Norte, luego que Kim Jong-Un pospusiera la amenaza de disparar un misil contra el territorio estadounidense de Guam. El jefe de la diplomacia estadounidense -que había insistido anteriormente en que Pyongyang debe abandonar su programa nuclear para demostrar que acepta negociar- dijo que el inicio de un diálogo depende de Kim.

"Para nada tengo una respuesta a sus decisiones en este momento", dijo Tillerson al ser consultado sobre la decisión de Kim de posponer el lanzamiento. "Seguimos interesados en hallar formas para llegar al diálogo, pero eso depende de él". El líder norcoreano pareció distanciarse este martes de un plan para lanzar misiles cerca de la isla de Guam, una base aérea y naval estadounidense, aunque advirtió que podría cambiar de opinión y que "es necesario que Estados Unidos tome la opción correcta". Las autoridades militares de Corea del Norte advirtieron no obstante que a mediados de agosto podrían exponer a Kim un plan para atacar Guam.

El lunes, Tillerson y el secretario de Defensa, Jim Mattis, habían señalado en una columna de opinión en The Wall Street Journal que Estados Unidos "no busca" cambiar el régimen de Pyongyang ni acelerar la reunificación de la Península de Corea. Washington "no busca ningún pretexto para estacionar tropas al norte de la zona desmilitarizada (que marca la frontera entre las dos Corea). No tenemos ningún deseo de hacerle mal al pueblo norcoreano, que ya ha sufrido mucho y que no debe ser confundido con el régimen hostil de Pyongyang", indicaron.

Esas declaraciones se produjeron luego que el presidente Donald Trump amenazara a Pyongyang con "fuego e ira" y dijera que estaba dispuesto a tomar "medidas militares" en reacción a los ensayos de dos misiles balísticos intercontinentales de Corea del Norte.

En Seúl, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, también quiso apaciguar hoy los ánimos y aseguró que su Gobierno "evitará una guerra a toda costa". "Debemos resolver pacíficamente el problema nuclear norcoreano sin importar los baches que haya", afirmó Moon en un discurso pronunciado con motivo del día de la independencia nacional en el que se conmemora el final del dominio colonial japonés sobre la península de Corea, que duró de 1910 a 1945.

Moon subrayó que Corea del Sur no consentirá que su aliado estadounidense realice un ataque preventivo, tal y como han insinuado en varias ocasiones miembros del Gobierno de Donald Trump. "Una acción militar solo puede ser decidida por la República de Corea (nombre oficial de Corea del Sur) y nadie debe decidir emprender una acción militar sin el consentimiento de la República de Corea", afirmó. "Al mismo tiempo, mantendremos las puertas abiertas al diálogo militar", explicó el mandatario, en referencia a la oferta que planteó a Pyongyang en julio, y que el régimen de momento ha ignorado. También quiso tender una mano a Kim Jong-un asegurando que Seúl, que técnicamente se mantiene en guerra con su vecino desde hace más de 65 años, no quiere "el colapso de Corea del Norte" y que su Gobierno no persigue "la unificación a través de la absorción".

Por su parte, Donald Trump y el primer ministro nipón, Shinzo Abe, mantuvieron hoy una conversación telefónica en la que se mostraron de acuerdo en la importancia de colaborar con la comunidad internacional para evitar que Corea del Norte bombardee Guam. Japón ha movilizado sistemas antimisiles en el oeste del país, ya que la ruta de vuelo de los misiles que Corea del Norte ha amenazado con lanzar en dirección a la isla sobrevolarían estas regiones occidentales del archipiélago nipón. En este sentido, Abe quiso recalcar que la amenaza sobre Guam "ha elevado las tensiones regionales como nunca antes".

Fotos

Vídeos