Diario Vasco

La oposición venezolana dialoga por nuevas elecciones y el Gobierno por su permanencia

Seguidores del chavismo durante una manifestación.
Seguidores del chavismo durante una manifestación. / Efe
  • Maduro advierte al antichavismo de que "más nunca" volverá al palacio presidencial de Miraflores "ni por las buenas ni por las malas", "ni con los votos ni con las balas"

La oposición venezolana advirtió de que el proceso de diálogo con el Gobierno debe dar como resultado unas elecciones presidenciales adelantadas, mientras que el jefe de Estado, Nicolás Maduro, dijo a sus adversarios que la "revolución" continuará y que nunca ocuparán el palacio presidencial.

Estas posiciones encontradas fueron anunciadas por ambas partes cuando han pasado solo cinco días de la instalación de un proceso de diálogo entre el Gobierno y la oposición auspiciado por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y del Vaticano.

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) dijo hoy que tenía varias condiciones para sentarse en la mesa del diálogo el próximo día 11 de noviembre, y la principal es "una solución electoral para salir de la crisis".

Uno de los delegados de la MUD en la mesa de conversaciones, el alcalde Carlos Ocariz, dijo este jueves que la búsqueda de una salida electoral es el propósito fundamental por el que la oposición decidió participar en la mesa.

"Queremos una solución electoral a la profunda crisis que vive el país, producto de la nefasta política por parte del gobierno central, (...) ahí tenemos dos vías que hemos propuesto, la primera es la reactivación del referendo revocatorio, la segunda es el acuerdo para unas elecciones adelantadas", dijo.

Señaló que otra de las condiciones es que "en el corto plazo" se celebren los comicios para elegir a los diputados del estado Amazonas que fueron destituidos por un tribunal hace casi un año luego de que la oposición lograra una victoria contundente.

Con esta declaración Ocariz formaliza la posición de la alianza con respecto a las expectativas de la oposición con estos encuentros, un ultimátum que fue rechazado por otro de los delegados opositores para el diálogo, el gobernador del occidental estado Lara, Henri Falcón.

El gobernador aseguró que el diálogo no arrojará una solución definitiva a la crisis que atraviesa el país el día 11 cuando se prevé la próxima sesión plenaria entre las partes. "El 11 no hay una solución definitiva, eso es mentira, el diálogo es consecutivo, permanente y progresivo para que pueda ser eficaz", dijo, aunque aclaró que la oposición sí exigió al Gobierno "celeridad" y "resultados rápidos" para "generar confianza" y "evitar frustraciones".

Maduro, por su parte, afirmó que sus opositores deben entender que "la revolución va a continuar" y es "irreversible", y los acusó de crear "falsas expectativas" a sus seguidores al decir que en pocos días se verá si el proceso de diálogo dio los resultados que espera pues de lo contrario dejará la mesa de conversaciones. "Deben aprender a convivir con la revolución y a dejarse gobernar por la revolución, tiene que aprender la derecha a dejarse gobernar democráticamente", agregó Maduro, al tiempo que exhortó a la MUD a mantenerse en la mesa de diálogo.

También advirtió al antichavismo de que "más nunca" volverá al palacio presidencial de Miraflores "ni por las buenas ni por las malas", "ni con los votos ni con las balas".

Les pidió a los opositores que se queden "quietos" en el diálogo, al tiempo que les aseguró: "El único presidente de la república que garantiza que ustedes sigan conviviendo y ejerciendo sus derechos políticos la MUD soy yo, y ustedes lo saben".

El gobernante reiteró que la oposición dice "mentiras" sobre el diálogo, y señaló que "no se puede pretender dar un ultimátum a las conversaciones, al diálogo y a la paz". "Nadie puede decir que en 10 días, si el Gobierno no responde lo que ellos quieren y no aceptamos, ellos se van a la guerra y eso no puede aceptarlo nadie, así no fue conversado en la mesa", dijo.

Manifestación en Caracas

Entretanto, centenares de estudiantes de varias universidades públicas y privadas de Venezuela marcharon hasta la sede de la Nunciatura, en Caracas, para presentar las exigencias que consideran que deben cumplirse en el diálogo.

Los jóvenes, que no forman parte de la mesa de diálogo, exigieron que los estudiantes detenidos y considerados "presos políticos" o víctimas de "la represión" sean incluidos en la lista de liberaciones exigidas por la MUD en el diálogo.

Piden, además, que se permita una solución a la escasez y el desabastecimiento de alimentos y medicinas a través de un "canal humanitario" y "la convocatoria urgente a un proceso electoral". Por otro lado, la Juventud del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (JPSUV) se instaló en campamentos a las afueras del palacio de Miraflores para resguardar la sede del Gobierno y también para realizar actividades de "esparcimiento".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate