Diario Vasco

Drogada, violada y empalada: el crimen de la joven Lucía conmueve a Argentina

Una imagen de la víctima.
Una imagen de la víctima.
  • La autopsia revela que la joven de 16 años fue drogada, violada y empalada. Los presuntos autores han sido detenidos cuando vendían estupefacientes en la calle

La brutal violación de una joven de 16 años en Argentina ha conmocionado al país y a América Latina. Unos desconocidos obligaron a Lucía Pérez a esnifar cocaína, abusaron sexualmente de ella y finalmente terminaron empalándola. «Fue sometida a una agresión sexual inhumana», señaló la fiscal del caso, María Isabel Sánchez, quien explicó que uno de los dos violadores llegó a introducir en la vagina de la adolescente «un objeto romo, que podría ser un palo largo».

La brutal agresión hizo que la joven padeciera un shock cardíaco derivado del terror que sufre una persona bajo tortura extrema. Los agresores, al darse cuenta que Lucía quedaba inconsciente, comenzaron a limpiar el cuerpo de la víctima para dejarlo sin huellas y restos de ADN. Estaba casi muerta. La cargaron en una furgoneta y la trasladaron a un centro de salud donde falleció. La autopsia ha revelado que la adolescente murió a raíz del «excesivo dolor» que sufrió como resultado de la terrible agresión de empalamiento.

La Policía del país ha detenido a los presuntos autores de la muerte cuando vendían drogas en la calle. Asimismo, unas compañeras de Lucía han afirmado que esos dos jóvenes arrestados fueron los que se acercaron al colegio de la adolescente el día que sucedió la violación.

Alarma en el país

La ONG global Plan International afirma que hay una «falta de valorización» de las niñas y mujeres jóvenes, y en ese contexto «vemos que sus cuerpos» son percibidos como «espacios que cualquiera puede vulnerar», afirmó en una entrevista la asesora de Género e Inclusión para América Latina y el Caribe de Plan International, Emma Puig.

La situación se expresa de distintas maneras: «está la violencia sexual, con niñas de 10 años violadas, muchas veces en el seno de sus familias, embarazadas y obligadas a seguir adelante con ese embarazo, a tener un parto que las pone en riesgo y luego la sociedad no se ocupa de ellas ni de sus niños», dijo Puig.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate