Diario Vasco
José Manuel Santos.
José Manuel Santos. / Efe

Una misiva a los «hijos de la paz»

  • El presidente de Colombia envia cartas a los más de 2.000 bebés nacidos la semana pasada tras la entrada en vigor del cese del fuego definitivo con la guerrilla de las FARC

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado y mochilas para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos de piel de diseño exclusivo.

Hasta 80%

Diseño y calidad en tu descanso

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Selección de marcas en moda íntima para hombre

Hasta 70%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Miss Sixty, Morellato y V&L

Hasta 80%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha enviado cartas a más de 2.000 bebés nacidos la semana pasada tras la entrada en vigencia del cese al fuego definitivo con la guerrilla de las FARC.

En las misivas a los llamados "hijos de la paz", unos 2.200 niños que nacieron en Colombia entre el lunes 29 de agosto (cuando a las 0:00 horas locales comenzó a regir el cese bilateral y definitivo) y el viernes 2 de septiembre, el mandatario dice a los bebés que la alegría de su llegada al mundo "coincide con uno de los momentos más esperanzadores" para el país.

"Naciste el día en el que, tras años de confrontaciones, se silenciaron los fusiles. Naciste cuando la vida ganó y renació la esperanza", dicen las misivas, de las que este lunes se publicó un ejemplo en la página web de la Presidencia, dirigida a una bebé llamada Valerit.

"Cada año, cuando celebres tu cumpleaños, Colombia entera celebrará contigo", continúa el texto, que también dice a los niños que podrán ser quien quieran ser sin que sus vidas estén "condicionadas por el conflicto armado", que azota al país desde hace más de medio siglo.

El gobierno de Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) alcanzaron el 24 de agosto un pacto de paz tras casi cuatro años de negociaciones en La Habana. El acuerdo será rubricado el 26 de septiembre por Santos y el líder guerrillero Timoleón Jiménez, Timochenko, pero sólo será efectivo si es aprobado por los colombianos en un plebiscito fijado para el próximo 2 de octubre.

Además, como parte de lo pactado, hace una semana empezó a regir en el país el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo. Y, a partir del 10 de septiembre, comenzarán a salir de los campamentos guerrilleros los menores de edad que están en filas de las FARC.

Este lunes, Santos dio el primer balance tras el cese de hostilidades con esa guerrilla y dijo que en la última semana "no ha habido un solo muerto, ni un solo herido, no ha habido ningún enfrentamiento con las FARC". "Son muchas las vidas de colombianos que se han salvado", añadió el mandatario, quien hará todos los lunes un recuento del cese al fuego.

Colombia vive un conflicto armado que ha enfrentado durante más de 50 años a guerrillas, paramilitares y miembros de la fuerza pública, dejando un saldo de unos 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.