Diario Vasco

Una tarta con sus barras y estrellas para endulzar la agria campaña americana

La tarta es la 'reina' del sur de los Estados Unidos y Berta Springer lo sabe por tradición familiar. Ella es de Houston (Texas) y sus padres, de Alabama. Ha preparado un original detalle de repostería electoral. Una tarta de bizcocho -con cacao y mantequilla- con los colores de la bandera norteamericana. La parte y aparecen las barras y las estrellas. El debate se relaja por arte de magia y los invitados charlan durante cuatro horas. Y se citan el miércoles 9, un día después de las elecciones. Springer lleva 32 años en San Sebastián. Es profesora de inglés, como Andrew Hurry, un neoyorkino de 31 años, que da clases en The British Centre, en Gros. Walter, de San Francisco, es artista, reside en Donostia hace 28 años. Y Montoya, con doble nacionalidad -franco-norteamericana- vino en julio pasado. Trabaja en una compañía de tours gastronómicos para turistas de habla inglesa después de dar clase durante 11 años en una universidad del estado de Washington.

-Berta Springer: Cuando nos hablan del liderazgo de Estados Unidos, yo me pregunto siempre: ¿Cuándo empezó a ser tan grande EE UU y cuándo dejó de ser tan grande? Pues depende. Yo voy a los datos. El desempleo está en el 4%, no se dice que estaba en el 10% cuando llegó Obama. Las cosas no han ido nada mal.

¿Ha surgido un problema con la integración de las minorías?

-Gonzalo Montoya: No creo que sea un problema, al menos mientras la economía vaya bien.

-Walter Kruse: A mí me gusta el futuro de todo mezclado, y me molesta que he visto en mi barrio que inmigrantes que vienen quieren vivir en sus núcleos separados.

-Gonzalo Montoya: Fue siempre así.

-Walter Kruse: No, los irlandeses y los italianos, después de una generación, se integraron perfectamente. Mi familia italiana es un ejemplo.

-Berta Springer: En Estados Unidos existe un fenómeno. La gente llega y su primer deseo era ser americano. Y querían que lo primero que hicieran sus hijos fuese aprender inglés.

-Walter Kruse: Se ha perdido un poco eso. La tradicional integración cultural de las minorías quizá empieza a romperse. Y no me gusta.

-Gonzalo Montoya: ¿Quién quiere café?

-Berta Springer: Saca para todos. Que el champán lo dejaremos para el miércoles. Esperemos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate