¿En qué sectores hay negocio?

AGUSTÍN SÁENZDIRECTOR DE DESARROLLO DE NEGOCIO DE TECNALIA
Agustín Sáez es director de desarrollo de negocio de Tecnalia./
Agustín Sáez es director de desarrollo de negocio de Tecnalia.

Antes de que vayan al final del artículo para ver la recomendación y se pierdan el resto del texto como quien mira quién es el asesino en una novela policíaca, se lo adelanto yo: en todos los sectores se pueden hacer negocios brillantes, si cuenta con la idea singular y la tecnología adecuada que se lo permita. Calmada esa ansiedad, les razono esta conclusión.

Que la crisis nos azota por todos lados no es ya un misterio para nadie. Que además se ceba con los más pequeños y débiles también es un hecho. Existen en España 3.216.577 empresas con menos de 20 empleados y desde 2009 se han cerrado 177.000 de ellas. Si miramos al emprendedor de manera aislada el panorama no resulta más halagüeño y podría seguir con algunos datos más, pero ¡Hasta aquí las malas noticias!

También existe otra realidad, una realidad de gente que se crece en las dificultades, que demuestra que a los buenos marinos se les reconoce en medio de las tormentas. En lo que llevamos de año se han dado de alta 600.000 nuevos autónomos y se han creado 81.193 nuevas empresas, un 4,01% más que el año pasado.

Claves para identificar la oportunidad

Ahora bien, la cuestión muchas veces es: ¿Dónde invertir? ¿Cuáles son los sectores de futuro? ¿Cuáles serán los negocios con mayores márgenes y crecimientos donde emprender o diversificar? ¿Cuáles son las empresas y/o sectores más interesantes, más rentables, con mayor proyección?

La respuesta no arroja una solución clara. En España tenemos un líder mundial que fabrica y distribuye ropa, un par de bancos con rentabilidades de entre las más altas del mundo e incluso tres constructoras muy internacionalizadas entre las 500 empresas más rentables del mundo según Fortune 500. No parecía que el sector o el producto fuera determinante.

En un viaje a Boston, a la cuna del MIT y de la Universidad de Harvard, traté de analizar si desde la visión norteamericana se podían extraer conclusiones. Mi sorpresa fue mayúscula. Esperaba encontrar decenas de empresas de nanomateriales, de biotecnología, de internet Resultó que las dos empresas consideradas como fast growing company; es decir, las que crecían más y mejor eran ¡una tienda on line de camisetas y una que vendía aspiradoras!, robots-aspiradora, pero aspiradoras al fin y al cabo.

No parecía que el sector fuera de nuevo determinante. ¿Cuál era entonces el factor común a todas estas empresas? ¿Qué características debe tener nuestra nueva empresa o producto para triunfar?

Existen bastantes puntos en común:

Todas se caracterizan por tener valores diferenciales claros frente a su competencia: su modelo de distribución, su ratio calidad/precio, su rapidez en obtener nuevos productos, su apuesta por la sostenibilidad real. En el caso de las camisetas, los diseños de las mismas son creados on line por comunidades abiertas de diseñadores gráficos de todo el mundo que cada mes compiten por ganar el premio al mejor diseño en base a votaciones de miles de usuarios locos por las camisetas y el diseño. El truco no es la camiseta, sino el juego de ganar al resto del mundo. El robot-aspiradora fue el primero en limpiar la casa mientras tú no estás en ella A todas se les reconoce por hacer algo distinto, raro, singular.

En todas ellas, la tecnología juega un papel crucial. Ya nada, o casi nada, puede ser diferencial y deseable sin grandes dosis de tecnología punta.

Todas estas empresas están avanzando a gran velocidad hacia modelos de alianzas. Alianzas con socios por todo el mundo. Nada, casi nada, se puede hacer ya sólo.

Y todas aspiran a hacer crecer la deseabilidad de sus clientes. Da igual que sea una falda, una aspiradora, un software o un producto bancario, conozco jefes de fábrica que darían su vida por tener sus fresadoras o tornos de una determinada marca en su taller

Si lo que usted quiere saber es en qué sector hay que emprender o invertir: ¡Apunte! En todos ellos; en todos se pueden hacer negocios brillantes, crecientes y ejemplares. Hay que invertir en ideas singulares, tecnológicas, desarrolladas con socios adecuados y que en cuanto te la cuenten digas: «Quiero uno de esos, ¡ya!».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos