El calor humano como fuente de seguridad

Una investigación monitoriza las partes del cuerpo que se caldean con el sueño para desarrollar una alerta y evitar riesgos, por ejemplo, al volante

LOLA GALLARDOMADRID
Termografía realizada del cuerpo humano. Foto: i3B/
Termografía realizada del cuerpo humano. Foto: i3B

El Instituto de Innovación i3B busca las claves de la somnolencia en un nuevo proyecto de investigación que tiene como fin evitar las situaciones de riesgo que puede provocar el sueño, tanto en personas con una patología como aquellas que, por ejemplo, pasan muchas horas al volante por su profesión.

La temperatura corporal es uno de los marcadores más estables y predecibles, que sigue un patrón a lo largo de las 24 horas del día. Los científicos han demostrado que este patrón está directamente relacionado con la latencia a sueño, con su mantenimiento y con la inercia de sueño tras el despertar, así como con el nivel de alerta en vigilia, con la somnolencia y con la fatiga. Es decir, con sus distintos tipos de manifestaciones.

Además, el calor es distinto en cada parte del cuerpo en función de la fase. Por ejemplo, cuando una persona empieza a dormirse, la temperatura del centro del cuerpo comienza a distribuirse hacia afuera, hacia la piel.

Concretamente éste el punto de partida del estudio puesto en marcha, denominado TSueño, en el que participan, además de i3B, BIOEF (Fundación Vasca de Innovación e Investigación Sanitarias) y la Unidad del Sueño del Hospital Universitario de Álava.

Un patrón a seguir

En una primera etapa el proyecto contará con la participación de personas que sufren alguna patología del sueño. i3B analizará las imágenes termográficas de sus cuerpos extraídas en la fase crítica en la que están a punto de dormir, lo que supone recoger cientos de horas de grabación.

Una vez se haya obtenido suficientes datos de todas las personas que han participado en el estudio, utilizará técnicas de Inteligencia Artificial para tipificar un patrón de comportamiento respecto a la evolución de su temperatura corporal.

Este patrón se cotejará después con otro grupo de personas que no tienen problemas de somnolencia, para comprobar si se puede considerar válido o no. El patrón de calor obtenido podrá avisar objetivamente a las personas que sufran alguna patología del sueño en qué momento comienza a entrar en la fase de somnolencia.

De esta manera, con la colocación de un pequeño dispositivo termográfico que también habría que desarrollar, por ejemplo colocado en la cabina de un camión, un camionero con somnolencia diurna recibirá una alerta que le avisará cuándo debe detener el vehículo y descansar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos