Por encima del bien....y del mal

La sideral distancia, numérica y futbolística entre Madrid y Barcelona queda eclipsada por la decisión de Mourinho de dejar a Casillas en el banquillo

RODRIGO ERRASTIMADRID
Casillas y Mourinho. / RC/
Casillas y Mourinho. / RC

La noticia para cerrar 2012 en el Real Madrid no ha sido su derrota ante un espléndido Málaga que le deja a 16 puntos del líder, debido a que todo el interés informativo se ha centrado en la suplencia de Iker Casillas. El portero tiene peso en la entidad, por palmarés y jerarquía en la caseta, para pedir una explicación a la cara de Mourinho. No creo que lo haga. Es madridista y hombre de club, ha salido a defender a Mourinho. Su entrenador, por contra, ha vuelto a pensar en él. La decisión aleja el foco informativo de la sideral distancia, numérica y futbolística, que hay, a día de hoy, entre el Barcelona y el Real Madrid.

Ahora se debatirá si es un toque de atención al portero por los últimos goles encajados, un castigo por las actitudes contrarias al orden que él desea o es un pulso a Florentino Pérez. Y es que esta semana el presidente, que tras el sainete con Antón Meana le había pedido en una reunión privada algo de tranquilidad y llegar vivo hasta marzo en todas las competiciones. No se podía creer los rumores y hasta las 19 horas en punto no tuvo confirmación oficial. El capitán, al banquillo. Florentino no es el mayor fan de Casillas, pero quedó sorprendido al saberlo. Creo que todo el mundo piensa que si tienes al mejor portero del mundo, aunque atraviese un momento no tan dulce, no prescindes de sus prestaciones.

Lee el artículo completo en Grada360.com

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos