Zaisa amplía su objeto social para gestionar la transformación de Irun

La sociedad pública creada en 1983 tras la unión fronteriza reorienta su fin hacia el proyecto de reurbanizar el espacio ferroviario

A. C. SAN SEBASTIÁN.

Zaisa, la sociedad pública que se creó en 1983 para gestionar la reconversión empresarial en una zona, Irun, que hasta la desaparición de las fronteras internas en la UE había vivido del sector aduanero, reorienta su cometido. Tres décadas después, Irun va a acometer una nueva revolución, esta vez en lo urbanístico, con la desafectación de 34.000 metros cuadrados de espacio ferroviario en desuso. Y las instituciones vascas que conforman al 100% ese organismo han decidido gestionar a través de él un proyecto a largo plazo, que ya ha echado a andar y que pretende recuperar para la ciudadanía una zona de vías y pabellones abandonados en pleno corazón de la localidad.

El consejo de administración de Zaisa, en el que se sientan el Gobierno Vasco, la Diputación foral de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de Irun, aprobaron ayer la ampliación del objeto social. Y ahora, cada institución debe ratificar por su parte la decisión. La voluntad del alcalde, José Antonio Santano, era reconvertir esa herramienta en un instrumento eficaz para acometer la mayor regeneración urbana de Gipuzkoa, al estilo del Bilbao Ría 2000 que gestionó la reurbanización de la capital vizcaína.

Tras la última visita del ministro de Fomento a Irun hace unas semanas, Adif, propietario de los terrenos, remitió al Ayuntamiento la desafectación oficial de los terrenos para empezar a trabajar en sus futuros usos.

El consistorio, por su parte, ya ha puesto en marcha los pliegos de condiciones para contratar al equipo redactor del proyecto de urbanización del suelo, para el que Santano busca inspiración en «el barrio de la innovación» de Montreal. El plan Vía Irun va cogiendo forma, y confía en tener las primeras ideas o diseños concretos en los primeros meses del próximo año.

Fotos

Vídeos