Vueling confirma que seguirá en Hondarribia a pesar del recorte de pista

El primer vuelo entre Barcelona y Hondarribia aterrizó en el aeropuerto guipuzcoano el 30 de marzo de 2012. /DE LA HERA
El primer vuelo entre Barcelona y Hondarribia aterrizó en el aeropuerto guipuzcoano el 30 de marzo de 2012. / DE LA HERA

Los Airbus A-319 podrán operar en el aeropuerto guipuzcoano «con pequeñas penalizaciones» de carga

IRAITZ VÁZQUEZSan Sebastián

Vueling continuará operando su ruta entre el aeropuerto de Hondarribia y Barcelona. Tal y como adelantó este periódico, gracias a una intervención extra, denominada Grooved, a la que se someterá la pista tras el recorte, los Airbus A-319 podrán operar en San Sebastián «con pequeñas penalizaciones» de carga. Así lo han confirmado los responsables de la compañía aérea este jueves en rueda de prensa.

Entre septiembre y finales de año, estos trabajos conferirán una «capacidad de drenaje máxima» y garantizarán la continuidad de la aerolínea. Se trata del ranurado del pavimento, una técnica con la que se procederá a estriar o acanalar la pista para incrementar el coeficiente de fricción cuando los aviones toman tierra, lo que permite así reducir la cada vez más ajustada distancia de frenado, recortada ahora en 300 metros.

En la rueda de prensa han estado presentes el director del aeropuerto de Hondarribia, José Manuel Sánchez Casado; la consejera de Infraestructuras del Gobierno Vasco y presidenta de Ortzibia, Arantxa Tapia; el director de aeropuertos III de Aena, Julián Cámara;, el director Network de Vueling, Manuel Ambriz; y el jefe de estándares de Vueling, Daniel Navas. Todos ellos han apuntado que la continuación de la ruta entre Barcelona y Gipuzkoa por parte de Vueling es «una excelente noticia».

Ambriz ha señalado que «el proceso ha sido largo y complejo para encontrar la solución, pero nuestro compromiso con el aeropuerto de San Sebastián es firme». Además ha informado de que mientras se realicen las obras del ranurado de la pista, la ruta entre Barcelona y Hondarribia operará con los aviones ATR-72 de Air Nostrum, gracias al acuerdo alcanzado entre ambas compañías aéreas. Eso sí, los vuelos se seguirán comercializando a través de los canales habituales de Vueling. Una vez finalizados los trabajos, la compañía volverá a operar con el Airbus A-319.

La consejera Tapia ha puntualizado que se ha demostrado que «todos tenemos el mismo objetivo. Es una solución satisfactoria porque hemos garantizado tanto la operatividad como la máxima seguridad para el aeropuerto».

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos