La vivienda más cara de Euskadi es un palacio señorial de Donostia que vale seis millones

La villa data de principios del siglo XX, y se eleva en una parcela de 3.500 m2.
La villa data de principios del siglo XX, y se eleva en una parcela de 3.500 m2. / ARIZMENDI

La mayoría de la treintena de viviendas del territorio que se venden por 2 y 3 millones se sitúan en la capital, muchas mirando al mar

AMAIA CHICOSAN SEBASTIÁN.

En el infatigable observatorio sobre los precios de la vivienda en Euskadi, y concretamente en San Sebastián -donde siempre se ha situado una de las millas de oro de todo el Estado-, el foco se sitúa normalmente en las viviendas accesibles a bolsillos de clase media más o menos pudientes. Pero pocas veces la vista se fija en esas viviendas de lujo que de vez en cuando muestran sus entrañas en televisión, aunque son absolutamente inaccesibles para el común de los mortales. Ni Euskadi ni Gipuzkoa, en este caso, se sitúan en el 'top ten' de estas mansiones, palacios o villas de precios estratosféricos. De hecho, las viviendas vascas más caras, ubicadas todas todas en Donostia, se sitúan a 'millones luz' de los 57,5 que pide el propietario de una joya de estilo italiano situada en la bahía de Alcudia, en Mallorca, la más cara de todo el Estado.

EL DATO
1,9 por ciento de las viviendas de segunda mano que se ofertan en las agencias y portales inmobiliarios son de lujo. La mayor oferta (no la más cara) de este tipo de residencias está en Madrid, Barcelona y Málaga, donde muchos compradores son extranjeros.

Las nuestras, sin desmerecer el paisaje balear, son más 'módicas'. Concretamente, lo módico que pueda resultar para los bolsillos más adinerados pagar los 6.000.000 de euros que cuesta el «palacio señorial» de cuatro plantas y 1.500 metros cuadrados, construidos sobre un terreno de 3.500m2 que se vende en Intxaurrondo. Sí, porque la vivienda más cara que en este momento se vende en Euskadi no tiene vistas a La Concha, sino que está situada en la zona de villas que se sitúa a «un paso del barrio de Gros» y se eleva de tal forma que permite tener una vista privilegiada y despejada de la ciudad y del monte Ulia.

El precio de los pisos de lujo en Donostia está más relacionado con la zona que con los metros

Un tesoro 'escondido', que data de 1927, en uno de los barrios con residencias de estilo neovasco de más solera de la capital guipuzcoana, que nada tienen que ver con los modernos pisos, también a precio de oro, que las agencias y portales inmobiliarios ofertan con vistas al mar. Villa Silva, obra del arquitecto Pablo Zabalo, es una de las construcciones de principios de siglo XX que se construyeron en la zona de Jai Alai, según recoge el libro 'Villas de San Sebastián'.

Una casa con historia que tras sus verjas alberga, según la descripción recogida por las inmobiliarias, un edificio de cuatro plantas de 380 metros cuadrados cada una, comunicadas mediante una escalera de madera, en las que se distribuyen 12 habitaciones y 4 baños. En el exterior, en los 2.800 metros de terreno, árboles frutales, un palomar, bodega, garajes y varios estanques pequeños rodean también dos edificios anexos, «la casa de los guardeses de 70 m2 en dos plantas y un apartamento de otros 55m2 ». Un exclusivo recinto que sus dueños promocionan para la venta como posible «complejo hotelero» o «edificar viviendas adosadas en el solar».

El destino lo decidirán los futuros dueños. Y es que, aunque parezca imposible, estas viviendas de lujo tienen un mercado estable, que no ha flaqueado durante la extensa crisis. Más bien al contrario, según los informes que han ido publicando portales inmobiliarios como Idealista, la demanda de este tipo de residencias creció de 2013 a 2016 hasta un 80%. Una fluctuación que, en este caso, no depende directamente de los vaivenes en el precio de la vivienda, sino también del creciente interés que personas de origen extranjero muestran desde hace años por adquirir una vivienda, sobre todo, en los principales destinos turísticos del Estado.

Mallorca y Marbella son por eso las dos ciudades del 'lujo dentro del lujo' donde en este momento están a la venta, según el ranking elaborado por el mencionado portal, ocho de las diez residencias más caras de toda España. Una mansión, también de 3.500 metros cuadrados, pero de estilo moderno, con piscinas y helipuerto, y vistas a la la bahía de Alcudia es con 57,7 millones la propiedad inmobiliaria más cara. Quien pueda permitirse pagar 147.000 euros de hipoteca mensual, según los cálculos de la propia agencia, podría hacerse con este lujo balear. A mucha distancia, casi a mitad de precio (27 millones), se sitúa la segunda vivienda más cara de España, en Marbella. Un total de 19 dormitorios repartidos en una casa principal y otras dos para invitados con todo tipo de equipamientos y un diseño de «alto lujo».

Un capricho reservado a ese restringido grupo de población que puede no solo mirar las fotografías, sino acceder a ese 2% de viviendas de más de un millón de euros que, según el portal Pisos.com, se ofertan en el mercado de segunda mano, el porcentaje de viviendas de 'alto standing' más alto de los últimos años.

Situación privilegiada

Ambas tienen una de las características más buscadas por los compradores a la hora de un desembolso semejante, las vistas al mar y la proximidad a la playa. Y aunque en Gipuzkoa, y sobre todo en San Sebastián, esa máxima también ha sido siempre determinante a la hora de fijar precios -más que los metros cuadrados o la calidad-, lo cierto es que en este momento ninguna de las dos viviendas más caras en venta miran directamente al Cantábrico. Ni la villa mencionada en Intxaurrondo viejo, ni -aunque casi a pie de la playa de Ondarreta- la que se vende por 4,3 millones en la calle Infanta Cristina.

En el ranking de las viviendas más caras del territorio, según las ofertas que pueden consultarse en varios portales web, ambas marcan el techo económico en Gipuzkoa. Pero, por debajo, se sitúan hasta una treintena de inmuebles entre los 2 y los 3 millones de euros, muchos de ellos -esta vez sí- con ventanales que recibirán directamente el salitre del mar, bien desde Ondarreta, desde La Concha o desde La Zurriola. Pero otros en zonas rurales, como el palacio Pagaldegarai a la venta en Oiartzun por 2,7 millones de euros. Una residencia exclusiva destinada, como también dirige su anuncio, a potenciales compradores que no solo busquen la proximidad al mar, sino el lujo de la oferta gastronómica de los restaurantes más afamados del mundo que se sitúan a su alrededor.

Las casas más caras de Gipuzkoa

Palacio señorial de cuatro plantas en un terreno de 3.500 m2 en Intxaurrondo. Vistas despejadas de la ciudad y Ulia. 6 millones

Villa unifamiliar en Ondarreta de 840 m2, con ocho habitaciones. A unos minutos de la playa. 4,3 millones

Piso de 194 m2 en Miraconcha, con cuatro habitaciones, cuatro baños y varias terrazas con vistas a La Concha. 2,9 millones

Piso a estrenar en Miraconcha con reforma a gusto del comprador. 230 m2 y cuatro habitaciones. 2,9 millones

Vistas a la bahía desde la casa de 180 m2 y 4 habitaciones. Piso alto, de reciente construcción, en Miraconcha. 2,9 millones

Villa bifamiliar con jardín en segunda línea de playa en Ondarreta. 348 m2 divididos en cuatro plantas. 2,8 millones

Fotos

Vídeos