El violinista de la AP-8 cambia de sentido

El mendarotarra Joseba Olazabal se ha colocado al otro lado de la autopista para seguir protestando por el ruido del tráfico

Joseba Olazabal toca el violín ahora en sentido Bilbao. / MORQUECHO
Mikel Madinabeitia
MIKEL MADINABEITIA

En las curvas de Mendaro de la AP-8 suenan desde hace dos años melodías de Bach y Mozart, aunque todo empezó con Chopin. «Estaba escuchando una pieza suya que va in crescendo, como mi cabreo, y decidí que tenía que hacer algo». Quien habla es Joseba Olazabal, vecino de Mendaro de 54 años, que lleva desde 2016 tocando el violín al otro lado del arcén con el propósito de llamar la atención para visibilizar su protesta. Lo hace por dos razones: «El ruido y la seguridad. En esta zona había muchos accidentes y, además, las molestias que genera el tráfico son incesantes. La Diputación colocó unos badenes con el fin de reducir la velocidad de los vehículos y de esa forma evitar los continuos accidentes, y eso se ha conseguido de pleno, pero la contaminación acústica ha aumentado una barbaridad y por eso pedimos que nos coloquen unos paneles antirruido».

Joseba está ahora enfurruñado porque «me han vallado mi jardín y no puedo salir a tocar. De ahí que me haya colocado al otro lado, dirección Bilbao, para continuar con mi protesta. Ahora me ha dado por el folk irlandés y también suelo tocar las bandas sonoras de ‘Leyendas de pasión’ y ‘El último mohicano’. Ante las injusticias, yo me crezco. Porque a mí también me han aplicado el 155». Su lucha, ciertamente, tiene aires quijotescos. Y ya se ha convertido en un elemento más del paisaje, muy reconocible, cuando uno transita por las casas del barrio de Azpilgoeta.

De hecho, en el rato que estuvimos recogiendo sus impresiones pudimos comprobar cómo muchos camiones le saludaban con un bocinazo haciendo extensible esa lucha por la dignidad humana que se repite aquí y allí, cada día, haga lluvia o sol, frío o calor. Allí suele estar Joseba con sus dos compañeros inseparables: el sombrero de paja y el violín.

La Diputación contesta

La Diputación, por su parte, anuncia que «el año pasado se pusieron a disposición de los ayuntamientos los mapas de ruido de las carreteras de la red foral, incluida la AP-8, con una intensidad media diaria de 6.000 vehículos. Este año se someterán al trámite de información pública, que debe realizarse con carácter previo a la aprobación formal de los mapas. A título informativo, señalar que del análisis de los mapas de ruido citados anteriormente, no se deriva una actuación prioritaria en ese punto». De manera que cabe deducir que las piezas de Bach y Mozart seguirán sonando en Mendaro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos