«Vinimos hace 20 años, pero eran otros tiempos y no pudimos disfrutar de la ciudad»

La llegada de turistas se siente en Gipuzkoa, aunque se prevé que aumente a partir de hoy. El puente de diciembre acoge a aquellos que ya son veteranos visitantes del territorio, así como a otros muchos que acuden por primera vez

Paz, Hugo, Álvaro y Javier llegaron el martes por la noche de Madrid y pretenden exprimir su tiempo en Gipuzkoa al máximo. /USOZ
Paz, Hugo, Álvaro y Javier llegaron el martes por la noche de Madrid y pretenden exprimir su tiempo en Gipuzkoa al máximo. / USOZ
ESTRELLA VALLEJO SAN SEBASTIÁN

El puente amaneció con el perfecto día invernal, cielo descubierto, frío, pero con los rayos de sol templando el ambiente, después de superar la noche más gélida. Ahora bien, el cambio de tercio llegará mañana con lluvias intermitentes y bajada de temperaturas, para dar paso a un sábado más lluvioso e igual de frío. Pero si algo analiza un turista es la previsión meteorológica de la ciudad a la que se dirige, por lo que aquellos que aterrizaron ayer en Donostia eran plenamente conscientes de que no tenían tiempo que perder.

Daba igual si se trataba de veteranos visitantes donostiarras o turistas noveles, porque el punto de partida se situaba en el mismo lugar: el paseo de La Concha. A las diez de la mañana, con la marea cada vez más baja, se empezó a abrir el telón de una bahía que estaba de postal. Con el silencio sobre las calles, los paseantes, que en su mayoría eran turistas, pudieron disfrutar de ese momento de 'privacidad', que un par de horas más tarde desaparecería dando paso a una hilera de personas buscando un hueco en la barandilla para llevarse el recuerdo del marco incomparable. Una presencia de turistas que, además, se prevé que vaya aumentando a medida que se acerque el fin de semana. Pero a primera hora de ayer reinaba la tranquilidad.

«Un buen momento para recorrer los metros que separan el Náutico de la gran bola de Navidad», debió pensar la familia madrileña compuesta por Javier y Paz, que han regresado a Donostia después de 20 años, solo que en esta ocasión acompañados de sus hijos Hugo y Álvaro, de 11 y 13 años.

-13,9 grados

fue la temperatura mínima de Gipuzkoa registrada a las 7.30 horas en Pagoeta. El aviso amarillo por heladas se activó de nuevo desde ayer a media noche, hasta las 10 de hoy.

En su visita a la capital guipuzcoana a finales de los años 90 «tampoco pudimos ver gran cosa», aunque sí pudieron apreciar el potencial de una ciudad que tenía mucho que ofrecer a los turistas, solo que en aquel momento no la disfrutaron del todo por la «tensión que se sentía en las calles», además de la intranquilidad por circular con un vehículo con matrícula 'M' de Madrid, recuerda la pareja.

La intención de esta familia que llegó el martes por la noche y que prolongará su estancia hasta el sábado es aprovechar los días soleados para descubrir San Sebastián, y dedicar el viernes y el sábado para desplazarse a Getaria, Hondarribia e incluso San Juan de Luz. «Todo dependerá del tiempo que haga. Iremos improvisando sobre la marcha», agrega Javier. Toca continuar con la visita de una ciudad que si por algo despierta la curiosidad de sus hijos es por «el mar y la comida», bromean. Pero sus padres añaden que «es una ciudad que nos encanta, también el trato y su gente, que está abierta al mar y que es perfecta para ver en familia», se sinceran.

Presencia del turista estatal

Si durante la temporada de verano el paseo de La Concha se convierte en una 'torre de Babel', estos días el idioma que más escucha es sin duda el castellano, aunque con los matices de cada acento. Los puentes, y sobre todo el de diciembre, atraen en mayor medida a un turista estatal que casi triplica la presencia del visitante extranjero.

Previsión meteorológica

Hoy
Soleado hasta la llegada de un frente nuboso por la tarde.
Mañana
Llega la lluvia intermitente, baja la cota de nieve a 600-700 metros y la temperatura oscilará entre los 4 y los 10 grados.
Sábado
Intervalos de sol y lluvias, pero con precipitaciones más intensas.
Domingo
Puede haber precipitaciones aunque hará mejor tiempo que el sábado.

Con deje navarro abandonaban Verónica y Toni la zona de Alderdi Eder, concentrados en su mapa y en dirección a alguna cafetería para desayunar antes de seguir con la ruta. Aunque lo cierto es que a esta pareja de Pamplona poca falta le hace un plano de la ciudad, teniendo en cuenta que han visitado la ciudad una veintena de veces «desde que éramos pequeños», aunque aseguran que «este puente es buena fecha para regresar».

A la pregunta de cuántas veces han recorrido la capital guipuzcoana, su respuesta es «Uf...», acompañado de una cara pensativa incapaz de hacer un recuento orientativo. Sus primeras visitas fueron «cuando éramos pequeños», con sus respectivas familias y el plan no era otro que combinar un poco de playa con subir al Monte Igeldo a montarse en las atracciones.

Desde que se conocieron, «una escapada al año cae seguro», afirman, aunque si por alguna razón la de este puente de diciembre puede catalogarse como novedad es por dos motivos: «porque hemos venido en invierno, cuando de normal venimos en verano, y porque la escapada la hacemos los dos solos, sin los hijos, que los hemos dejado con los abuelos», explica Verónica, quien añade que están disfrutando de «un par de días a solas».

Después de llenar el estomago con un buen desayuno, el plan de esta pareja de veteranos visitantes era recorrer «la Parte Vieja, el Boulevard, el puerto... Toda esta zona nos encanta», coinciden sin poder detallar su lugar favorito. No obstante, más allá de la evolución de la propia ciudad en las últimas décadas, la principal diferencia que aprecian en la Donostia de 2017 es «que hay muchísimos más extranjeros que antes, sobre todo en verano y se nota que la ciudad se está adaptando», apunta esta mujer navarra.

Entre la extensa lista de aquellos que se han sentido cautivados por Gipuzkoa y que eligieron Donostia para pasar unos días, se encuentran Daniela, Jordi, Irene, Anuar y Reda, que pasean junto a la gran bola de Navidad. A sus 25 años, buscaban «salir de lo de siempre», «conocer el Norte, el País Vasco», «despejarnos», «salir de Madrid», contestan de forma atropellada.

Este grupo de amigos madrileños llegaron la madrugada del martes al miércoles, «sobre las tres de la mañana», apunta Irene, pero ayer madrugaron para aprovechar el tiempo. Su estancia en la ciudad se prolongará hasta viernes y el plan previsto es «ir sobre la marcha», indica Jordi. «Visitaremos los sitios típicos, nos sacaremos fotos y comeremos bien», concluyen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos