Vigilantes del centro de menores de Zumarraga sufren una situación «insostenible» por falta de seguridad

Denuncian que no se cumple el protocolo, que han padecido 35 agresiones en los últimos veinte meses más cuatro intentos de evasión

G. L. SAN SEBASTIÁN.

Los vigilantes del centro de menores de Zumarraga aseguran que viven una situación «insostenible» debido al incumplimiento del protocolo de seguridad que se ha visto agravado por un aumento de la conflictividad y del grado de violencia de los inquilinos. Según fuentes del equipo de vigilantes de seguridad del centro, «en los últimos veinte meses hemos sido agredidos 35 veces, con resultados del tipo de moratones en los ojos o costillas rotas, con necesidad de intervención quirúrgica, mientras que ha habido cuatro intentos de evasión en el último año y medio».

Los vigilantes denuncian que las medidas de seguridad que se adoptaron por parte de la dirección de Justicia del Gobierno Vasco después de sus reclamaciones de hace un año no se están respetando y piden que se cumpla la normativa de régimen disciplinario y de métodos de contención. La exigencia se encuadra en un contexto en el que los episodios de uso de la fuerza se han duplicado en el último año ya que «llegan cada vez más jóvenes y más violentos».

Entre hoy y mañana los vigilantes harán llegar un documento donde plasman sus condiciones y sus reclamaciones tanto al Gobierno Vasco como a la empresa a la que pertenecen y a la dirección del centro. Además de «plantear casuísticas a las que hay que poner remedio», en el texto se incluyen reivindicaciones salariales, ya que los vigilantes han sido subrogados por una empresa (Delta Seguridad) «que ha sido ganadora en un concurso donde ha primado el tema económico y se han incumplido otros requisitos».

Además de tener que afrontar episodios de violencia «que se podrían evitar si se cumpliera la normativa de seguridad», los vigilantes sienten como agravante el hecho de que «tengamos que acudir a las oficinas de la empresa para reclamar nuestro dinero a 45 días vencidos», o que «haya compañeros que tienen que desempeñar funciones que no deberían cubrir ellos dejando de atender otras obligaciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos