«Me vacuno por si acaso, además, siendo gratis…»

La campaña de vacunación antigripal arranca en Euskadi con el reto de administrar 400.000 dosis

«Me vacuno por si acaso, además, siendo gratis…»Gráfico
ESTRELLA VALLEJO

Los pasillos de los ambulatorios de Osakidetza estuvieron ayer más animados de lo habitual con el inicio de la campaña de vacunación contra la gripe, que este año ha comenzado con una semana de retraso debido al buen tiempo. El programa se prolongará hasta el próximo 23 de diciembre, aunque los sanitarios coinciden en que son los primeros días los que concentran el mayor número de solicitudes y que a medida que avanza, las citas van reduciéndose de forma progresiva.

En los dos próximos meses estiman proporcionar 400.000 dosis en todo Euskadi dirigidas a preservar la salud de las personas que se encuentran en grupos de riesgo, es decir, mayores de 65 años, personas con enfermedades crónicas, mujeres embarazadas y personal sanitario, pero también la del resto de la población para evitar el contagio.

De hecho, este año y por primera vez, se intentará llegar más allá de esos grupos de riesgo y acceder al conjunto de la sociedad vasca a través del reparto de folletos con información «sencilla y básica» sobre cuáles son las medidas higiénicas para protegernos frente a la gripe: utilizar pañuelos de papel desechables, taparse la boca o nariz con el brazo al toser o estornudar y lavarse las manos con agua y jabón de forma frecuente.

En el centro de salud del barrio de Gros de Donostia la cola se hacía notar desde la entrada para coger el ascensor que llevaba a los pacientes al primer piso. La amplia mayoría de quienes esperaban su turno frente a la sala 113 pertenecían al segmento de mayores de 65 años. «Las personas más jóvenes o que vienen por otros motivos, suelen hacerlo al mediodía o por la tarde», explicaba Garbiñe Sukia, adjunta de enfermería.

Se abría la puerta y la enfermera nombraba al siguiente en la lista: Luis Aranburuzabala y Ascensión Gómez. Este matrimonio de 80 años lleva más de veinte acudiendo a esta cita anual sin interrupción. Mientras Luis recibía el pinchazo aseveraba que «la aguja ni se nota, aunque también es cierto que tengo muchas cicatrices». Su primera vacuna y la de su mujer para amurallar el organismo contra los virus se debió a que «la madre de mi mujer tenía leucemia y nos recomendaron vacunarnos para no suponer un perjuicio para ella, y desde entonces no fallamos», explicaba al tiempo que Ascensión aseguraba no entender por qué sus amigas no se la ponen.

En una misma fila, los casos varían de asiento a asiento. Juan Oliden, de 65 años, entra este año en lo que se considera un grupo de riesgo, pero lleva más de una década solicitando su dosis antigripal. El motivo que le arrastra a ello no es otro que el «por si acaso». Tropezó una vez con la piedra de la gripe y el mal recuerdo que le queda de aquel «horror» hace que sea uno de los fijos en las listas de Osakidetza. «Además siendo gratis... Prefiero el pinchazo que volver a pasar por lo que pasé», insistía.

Ya lo dice el eslogan de este año ‘Ante la gripe, no presumas de ser fuerte. Vacúnate’. Es una lección que Josefa Antonia Salvarredi, de 88 años, tiene muy bien aprendida. Tanto ella como la mujer que le cuida, Josefa de la Cruz Martínez, forman parte de otro de los públicos a los que va dirigida esta campaña y al igual que otros pacientes, aprovecharon la visita al ambulatorio por otros motivos para coger hora y ponerse la vacuna en el mismo viaje. «Tengo problemas de asma», decía la octogenaria, quien bromeó sobre aquellos que se quejan de los pinchazos. Por su parte, Josefa de la Cruz, señaló que aunque si puede evitar una aguja, la evita, no se pierde una cita de la campaña antigripal «desde que empecé a cuidar a la señora».

«Con prescripción médica no hubiéramos podido atender a todo este volumen de pacientes» Garbiñe Sukia, Adjunta de enfermería

«Mi suegra estaba enferma y nos recomendaron la vacuna para no suponer un perjuicio para ella» Luis Aramburuzabala, 80 años

«La aguja no me hace mucha gracia, pero me la pongo desde que empecé a cuidar a una señora» Josefa de la Cruz Martínez, Cuidadora

«Venía por otro motivo y así aprovecho. Me vacuno todos los años porque tengo problemas de asma» Josefa Antonia Salvarredi, 88 años

Un alto porcentaje de quienes acudieron ayer por la mañana fueron personas mayores de 65 años, y fue al mediodía y por la tarde «cuando viene más gente joven», indicó la sanitaria. Garbiñe Sukia aseveró que la jornada transcurrió con total normalidad, una situación que fue similar tanto en Donostia como en el resto de los centros de salud públicos del País Vasco, aunque reconoció que «si los médicos hubieran tenido que dar una prescripción a cada paciente no hubiera sido posible» atender a tal volumen de personas.

El consejero de Salud, Jon Darpón, ya alertó de que la gripe, además de ser uno de los problemas de salud pública que se repite anualmente, puede traer serias consecuencias a quienes son más vulnerables. De hecho, la pasada temporada se registraron 229 casos graves de personas con gripe, 31 fallecieron y el 47% de estas no estaba vacunada.

BetiON

Aquellas personas con problemas de movilidad que no puedan desplazarse a su centro de salud, no deben preocuparse. Los profesionales que atienden el servicio público de teleasistencia betiON, dependiente del Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, informarán a las más de 46.000 personas usuarias sobre una nueva campaña de vacunación antigripal, que el Departamento califica como el «instrumento más eficaz para combatirla». Así, facilitarán que dicha vacunación se pueda realizar en el propio domicilio.

Según informaron ayer, de los más de 46.000 usuarios de betiON, alrededor de 4.500 están identificados como personas con problemas para salir de la vivienda con facilidad. Este grupo será contactado en el marco de esta colaboración de manera personalizada, atendiendo a su dificultad, y facilitándoles el acceso a la vacunación, siempre que lo deseen.

El 10,38% de las personas mayores de 65 años de Euskadi son usuarias del Servicio Público de Teleasistencia, un porcentaje que se eleva al 39,48% en las mayores de 85 años. Según la estratificación poblacional del Departamento de Salud, el 60% de la población de Teleasistencia posee al menos siete patologías crónicas. Por tanto, la colaboración de betiON en la campaña se presenta como «una de las iniciativas estratégicas para que la información sobre la campaña de vacunación llegue al colectivo de personas mayores».

Fotos

Vídeos