Usurbil apura las existencias de agua embotellada mientras remite el brote

El usurbildarra Antonio Guadix ayer, comprando más agua embotellada./E. V.
El usurbildarra Antonio Guadix ayer, comprando más agua embotellada. / E. V.

El resultado de las pruebas de potabilidad realizadas por la Mancomunidad del Añarbe se dará a conocer mañana

ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

Recomendaron no consumir agua del grifo y los vecinos de Usurbil han sido obedientes. Desde que se anunciara un brote de gastroenteritis que habría afectado esta semana casi a la mitad de la localidad guipuzcoana, la demanda de agua embotellada ha hecho tambalear las existencias de los supermercados.

Así se lo advirtieron en una nota el pasado viernes por la mañana a uno de los encargados del departamento de Alimentación del Eroski ubicado en Urbil. «El mismo viernes por la tarde el aumento respecto a un viernes normal fue notable, pero hoy -por ayer- está siendo una pasada. En el almacén casi no nos quedan palés de agua», exclama.

Todavía es pronto para hablar de cifras y este trabajador no quiere arriesgarse a ofrecer un dato precipitado pero, guiado por su vista y el volumen de unidades que de normal permanecen en el almacén, no duda al afirmar que la venta de botellas de agua, ya sea de 1,5 litros o en formato garrafa, ha sido considerablemente mayor.

«Casi no nos quedan palés de agua en el almacén», indica un trabajador de Eroski

Uno de esos usurbildarras que han cumplido a rajatabla las recomendaciones del Departamento de Salud del Gobierno Vasco es Antonio Guadix, que ayer por la tarde acudía al supermercado para reponer existencias. Se acercó al pasillo del agua y tras observar unos segundos, sumó a su carro otro pack de nueve litros. «Por el momento no hemos caído, pero no hay que tentar a la suerte», indicó.

La misma intención mostró un hombre de origen asiático residente en la localidad guipuzcoana que, con la ayuda de su hijo, realizó una compra única de casi 50 litros de agua. «Es para no enfermarnos por el virus que hay en el pueblo», comentaba el hijo, traduciendo las palabras de su padre.

Análisis del agua

El departamento de Salud del Gobierno Vasco informó el viernes de que se había detectado un Norovirus en muestras biológicas de varios afectados. «Un virus que tiene curso benigno, que remite en pocos días y que se propaga muy rápidamente», detallaba la comunicación oficial de Osakidetza. El consejero, Jon Darpón, afirmó entonces que el brote «probablemente tendrá relación con el agua».

No obstante, a pesar de sugerir que no era recomendable caer en especulaciones, estrechó el cerco sobre la posible fuente contaminante al explicar que «la mayor parte de la población de Usurbil consume agua de una zona concreta que no es la del resto de los municipios de alrededor». Y añadió que «los pueblos habituales que consumen agua de otra zona no están teniendo ese problema, por lo que el brote está concentrado en este municipio».

En el momento de mayor afección, el virus pudo afectar a la mitad de los usurbildarras

Mientras los casos van remitiendo, ya que el virus tiene una afección leve que desaparece en pocos días, los técnicos de la mancomunidad de Aguas del Añarbe analizan las muestras que se tomaron de tres puntos diferentes del pueblo -suelen ser bares, fuentes, polideportivos u otros lugares públicos- para analizar el agua en su laboratorio de la Estación de Tratamiento de Agua Potable de Petritegi.

El resultado de estas pruebas se darán a conocer previsiblemente mañana y servirán para esclarecer la causa del brote de gastroenteritis, que en el momento de mayor afección a lo largo de esta semana, se indicó que podía haber afectado a la mitad de los 6.000 habitantes de la localidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos