El último trámite para iniciar las obras del Metro se salva el próximo día 8

Fotomontaje de la boca de acceso a la nueva estación de Easo-Amara, en el Paseo de Errondo. /
Fotomontaje de la boca de acceso a la nueva estación de Easo-Amara, en el Paseo de Errondo.

La pasante ferroviaria del Topo por Donostia dispone en 2018 de los primeros 19,9 millones de euros de los 181,5 que costará todo el trazado

A. C. SAN SEBASTIÁN.

Mientras las voces contrarias a la pasante soterrada del Topo por San Sebastián intensifican sus protestas, con una nueva movilización mañana en el barrio del Antiguo, la maquinaria administrativa sigue su ritmo y da ya los últimos coletazos antes de que comiencen las obras. El pistoletazo de salida se dará el próximo día 8, cuando está previsto que se firme el acta de replanteo, el documento final que habilita a la empresa constructora para iniciar los trabajos y desembarcar en la calle Eugenio Imaz, el primer punto de ataque. Allí, comenzará la excavación del primer tramo del túnel entre Lugaritz y Miraconcha, 2,1 kilómetros en los que se construirá una nueva estación en Benta Berri, a 20 metros bajo tierra.

Esta primera fase de los trabajos comienza en el plazo previsto. Y para que avancen según el ritmo marcado, 46 meses, para el próximo ejercicio, 2018, contarán ya con la mitad de su presupuesto. 19,9 millones de los 38,1 que costará este trazado, adjudicado el pasado mes de septiembre a la UTE formada por Moyua, Viuda de Sainz y Comsa. Los vecinos de esa primera zona afectada ya han recibido información y han podido mantener reuniones con los técnicos que van a ejecutar el túnel por debajo de sus viviendas. El viceconsejero Antonio Aiz insistió de nuevo ayer en las garantías de la obra, y en los estudios previos que se han realizado para evitar afecciones en la superficie. «El trazado se va a realizar en roca a gran profundidad (hasta 80 metros)», recordó en una entrevista radiofónica. De tal forma, añadieron en su departamento, que el túnel se «retranquea» hacia las colinas del Seminario o Miraconcha para evitar las zonas bajas de marismas en Ondarreta o en el Urumea.

A estos primeros pasos, que se inician con los 4,7 millones consignados en los Presupuestos de 2017 para el Metro, les seguirán el próximo verano los que se encaminarán a abrir paso al tren de la línea Hendaia-Lasarte entre Miraconcha y Easo. Esa segunda mitad del trazado de la variante, que incluye dos estaciones subterráneas, se licitó en verano por 71 millones, aunque el presupuesto de adjudicación puede verse reducido. Ese trámite se realizará en primavera para que las obras empiecen en verano, con el fin de llegar al plazo de 2022.

Fotos

Vídeos