El turismo deja 957 millones de euros en Donostia

Gráfico
Turistas dan cuenta de la suculenta barra de pintxos de un bar donostiarra. / LOBO ALTUNA

Esa cifra, en aumento en los últimos años, se eleva en Gipuzkoa hasta los 1.706 millones y en Euskadi a 4.100

IGNACIO VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

Que el turismo es un sector muy importante en la vida de San Sebastián es algo que poca gente pone en duda. Prueba de ello son los récords de viajeros que se baten cada año, o la proliferación de hoteles en los últimos tiempos. Los datos, además, así lo reafirman. En el año 2015 este sector generó en la capital guipuzcoana unos ingresos de 957 millones de euros, aportando el 13,4% al PIB de San Sebastián. Estas cifras convierten al turismo en la segunda actividad económica de la ciudad «por primera vez», según subraya el concejal donostiarra de Turismo, Ernesto Gasco. En un informe titulado 'San Sebastián, Ciudad del Turismo', elaborado por un consultor externo, también se ofrecen datos del resto del territorio y de la comunidad, lo que permite ver una radiografía completa de la actividad. Así, en el año 2015, Gipuzkoa logró 1.706 millones de euros procedentes del turismo, mientras que Euskadi alcanzó los 4.100 millones.

En las conclusiones del estudio se recoge que San Sebastián es una ciudad de servicios y, entre ellos, los relacionados con el turismo tienen una importancia «vital y cada vez mayor». El turismo es ya el segundo sector de mayor actividad en la capital guipuzcoana (por detrás de las actividades sanitarias) y, por lo tanto, una fuente de ingresos relevante para la economía local. «Pasada la página negra del terrorismo y la violencia», remarca el informe, Donostia apoya su economía en el turismo, uno de los tractores del desarrollo de la ciudad. Y para muestra un botón, ya que uno de cada tres empleos de la ciudad está generado por este sector.

«Frente a algunos que buscan demonizar al turismo, este estudio arroja datos de creación de miles de puestos de trabajo», valora el responsable municipal, por lo que llama a no hacer «ataques gratuitos» ni pedir la «muerte al turismo», como a su juicio «hacen algunos».

Los objetivos

El debate del turismo no es nuevo en San Sebastián sino que lleva ya tiempo en el candelero. Recientemente, el Consejo de Administración de la Sociedad de Turismo aprobó casi por unanimidad el nuevo Plan Director 2017-2021, una hoja de ruta con los objetivos de la ciudad en el capítulo turístico y las acciones a impulsar para no morir de éxito. El reto prioritario de Donostia es avanzar hacia un turismo «equilibrado, sostenible y de calidad» que no desvirtúe su esencia y singularidad.

Ese documento, que se ratificó con las abstenciones de EH Bildu e Irabazi, plantea una serie de acciones y medidas para consolidar la marca San Sebastián como destino turístico urbano a nivel europeo y reforzar los valores propios de la capital guipuzcoana, de modo que se garantice al mismo tiempo la calidad de vida de sus ciudadanos.

El turismo genera en la actualidad uno de cada tres empleos en la capital guipuzcoana

El hecho de que el turismo crezca en Donostia también favorece al resto del territorio. No en vano, la propia Diputación utiliza el reclamo de San Sebastián para promocionar turísticamente otras zonas, especialmente poblaciones de la costa como Hondarribia o Zarautz, y también del interior como los santuarios de Loiola y Arantzazu. En cuanto al conjunto del territorio, en 2015 el turismo aportó al PIB de Gipuzkoa el 7,4%, frente al 5,2% que supuso en Bizkaia y el 5,1% en Araba, para una media final de 5,9% en el conjunto de Euskadi.

«El turismo crece de manera suave en San Sebastián pero en Gipuzkoa, si no llega a ser por Donostia, estaría estancado», afirma Gasco. En el año 2011 el turismo aportó a Donostia 817 millones de euros, mientras que en 2015 fueron 957. Es decir, en cuatro años el impacto económico de este sector se incrementó en 140 millones de euros en San Sebastián. En Gipuzkoa, en el año 2011 la actividad vinculada a los visitantes dejó 1.540 millones, frente a los 1.706 millones de 2015. El incremento es de 166 millones, que prácticamente coinciden con el experimentado en la capital.

Por sectores de actividad, es el sanitario el que encabeza el ranking en cuanto a importancia en la economía local donostiarra, seguido por el turismo en su conjunto, el comercio en tercer lugar, la educación en el cuarto, y en quinto puesto estaría el turismo receptivo. ¿Y cuál es la diferencia entre el turismo en su conjunto y el turismo receptivo? El concejal donostiarra lo explica: «El receptivo es el propiamente dicho de visita, pernoctación, etc. Pero esos turistas también usan el transporte urbano y compran en el comercio local, de ahí que hablemos de turismo en su conjunto». Pues bien, el turismo en su conjunto alcanzó en 2015 el 13,4% del PIB donostiarra.

En cuanto al gasto medio por persona que visita Euskadi, en los años 2014-2016 se situó en 407 euros. En Donostia en cambio fue mayor, concretamente 452, frente a los 390 euros que los turistas se gastaron en Bilbao, por ejemplo. Respecto al gasto medio por persona y día (incluido el alojamiento) en el País Vasco alcanzó los 129 euros, mientras que en Donostia fue diez euros superior: 139.

Otro de los índices para medir el peso del turismo en la economía local es el precio de las pernoctaciones. En este aspecto, Donostia se destaca no solo del territorio sino de toda Euskadi. La media en la capital guipuzcoana es de 116,4 euros mientras que la media de la comunidad es de 78,5. O lo que es lo mismo, una pernoctación en Donostia es un 48% más cara que la media de Euskadi y un 13% más que la de Gipuzkoa, que alcanza los 92,8 euros.

Los sectores con más auge

Si el volumen que genera el turismo en Donostia es ya importante, el auge que vienen experimentando diversos subsectores es también digno de destacar. Así, por ejemplo, un informe de Fomento de San Sebastián de 2012 estimaba que el surf facturaba en la ciudad en torno a 32 millones de euros anuales. Solo este deporte, en pleno boom, originaba entonces más de 250 empleos directos y suponía el 5% de las pernoctaciones de la ciudad.

Otro de los subsectores destacados es el turismo de negocios, que en 2014 supuso un impacto económico de 20 millones de euros en la capital, con una media de gasto de 350 euros por persona y día. El turismo gastronómico tiene también una importancia vital en San Sebastián ya que supone una media de gasto por persona y día de 102,5 euros.

El viajero gasta al día una media de 139 euros en Donostia, incluido el alojamiento

También el impacto que generan los eventos deportivos son un fenómeno en auge en la ciudad. Pruebas como la maratón, la Behobia-San Sebastián, la Clásica ciclista o la Donosti Cup, entre otras, son una forma más de ingreso. Además, el billete europeo logrado por la Real Sociedad para la Europa League y el retorno del GBC a la ACB atraerán más visitantes a San Sebastián durante todo el año, un aspecto relevante, ya que los esfuerzos se centran en desestacionalizar el turismo promocionando otras fechas del año alejadas del verano. Eventos como el Zinemaldia, la Semana de Cine de Terror o el Jazzaldia contribuyen también a captar nuevos ingresos para la economía donostiarra y, por ende, para la guipuzcoana.

Fotos

Vídeos