Tres kilómetros de cola en Biriatou tras el inicio de una nueva fase de la operación salida

Se espera que a partir del domingo la densidad de vehículos vaya en aumento

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBASan Sebastián

La operación salida de tráfico agota los plazos establecidos. Si el viernes, ya muchos emprendieron el viaje hacia sus destinos vacacionales, este sábado lo ha hecho otro contingente de ciudadanos. Y las carreteras lo han notado. El paso fronterizo de Biriatou ha registrado retenciones en el sentido a Baiona. También hubo algunas colas en el lado francés.

La dirección de Tráfico del Gobierno Vasco estima que este verano hasta un total de 1.790.000 vehículos –un 2 % más que el año pasado– cruzarán la comunidad autónoma en tránsito internacional hacia el sur de la península, a los que se sumarán los desplazamientos locales.

Este sábado, el volumen circulatorio ha resultado mayor en dirección a Francia. En la frontera empezaron a formarse retenciones que en torno el mediodía alcanzaron una longitud de tres kilómetros.

Asimismo, hubo colas en la autovía A-8,en el tramo que une Bizkaia con Cantabria, donde las retenciones llegaron a nueve kilómetros. No obstante, tanto en Irun como en Bizkaia las dificultades desaparecieron a primera hora de la tarde de este sábado.

Se espera que a partir del domingo, la densidad de vehículos vaya en aumento. En las próximas dos semanas se prevé el paso de una elevada cantidad de vehículos procedentes de otros países europeos. En la mayoría de ellos viajan ciudadanos oriundos de países del Mabreg que regresan a pasar las vacaciones.

La otra gran oleada de este éxodo estival llegará con la entrada del mes de agosto. Entonces, además se incorporarán los vascos que empiezan sus vacaciones. Tráfico del Gobierno Vasco prevé que una de la jornadas más complicadas será la del 15 de agosto, al tratarse de un ‘puente’ y coincidir en esa fecha quienes salen de vacaciones con los que regresan de las suyas ya disfrutadas.

Durante la actual fase de salida, la repercusión suele ser menor en la red viaria guipuzcoana, que, por el contrario, acusa mucho más los efectos durante el regreso, principalmente a causa del embudo que se produce en las cabinas del peaje francés. En los últimos años, la situación, además, se ha agudizado como consecuencia de la intensificación de los controles policiales tras la escalada de atentados de terrorismo yihadista.

La operación salida llega en un mes en el que se llevan registrados tres accidentes mortales, en Zestoa, Donostia y Elduain. En lo que va de año, el número de fallecidos en siniestros de circulación en Gipuzkoa se elevan ya a dieciséis.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos