Gipuzkoa ha aumentado un 50% el número de turistas en diez años

Aspecto de una céntrica calle de Donostia durante el pasado verano, repleta de turistas./ARIZMENDI
Aspecto de una céntrica calle de Donostia durante el pasado verano, repleta de turistas. / ARIZMENDI

La mayoría siguen optando por alojarse en establecimientos hoteleros, aunque apartamentos turístios y cámpings registran los mayores incrementos

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

No son puertos del Tour, pero lo parecen. Los gráficos que acompañan esta información plasman la evolución en Gipuzkoa de uno de los indicadores clave para medir el turismo como es el de las pernoctaciones, cada uno de ellos correspondiente a una modalidad diferente de alojamiento: hotel, casa rural, camping o apartamento turístico. Simulan montañas que arrancan hace diez años con pendientes suaves y si sustituyéramos ejercicios anuales por kilómetros para seguir con el símil ciclista, en los cuatro casos estaríamos atravesando el tramo de mayor desnivel.

Cuánto le queda a cada puerto y cómo de empinadas serán sus rampas son cuestiones que dependen de las medidas que se tomen en el territorio y dado que algunos sectores han manifestado su descontento ante el último tramo de la cuesta, la Diputación foral está dispuesta a iniciar un debate sobre el modelo turístico de Gipuzkoa «que se base en datos y en informes rigurosos», advierte el diputado de Turismo, Denis Itxaso (PSE), adelantando que «quien tenga un modelo alternativo, que lo explique y lo justifique en datos».

Las cifras

3 millones
Es la cifra récord de pernoctaciones que ha alcanzado Gipuzkoa en 2016, lo que supone un aumento del 50% respecto a 2006.
57,3% extranjeros
Viajeros foráneos que han recibido los apartamentos turísticos durante el año 2016 (no llegaban al 20% en 2006).
266.237 visitas al interior
Son las pernoctaciones en 2016 en la zona menos turística del territorio, con un incremento del 8,5% el último año.

De momento, lo que hay sobre la mesa es un documento elaborado por el Observatorio Turístico de Gipuzkoa -organismo creado por la institución foral en colaboración con la Universidad de Deusto- titulado 'Evolución del Sector Turístico de Gipuzkoa 2006-2016'. Será analizado el miércoles en el seno de la Mesa de Turismo -integrada por 25 representantes de los sectores implicados- y presentado en las Juntas Generales de Gipuzkoa el viernes como punto de partida del debate parlamentario.

En los campings y pisos turísticos el porcentaje de visitantes extranjeros supera ya a los estatales

Todos los alojamientos, menos las casas rurales, han crecido más en los meses de temporada baja

El informe, al que ha tenido acceso , concluye que las visitas a los diferentes tipos de alojamiento han crecido un 50% en la última década, haciendo una matización entre el incremento del 47,7% en el número de entradas y del 50,4% en las pernoctaciones. Es la foto genérica, la de la cordillera resultante de las cuatro montañas que representan los establecimientos hoteleros (con un 36% más de pernoctaciones), los alojamientos rurales (crece un 26%), los campings (aumenta un 56% sus visitantes) y los apartamentos turísticos (experimentan un auge del 1.800%).

El estudio ha abarcado la evolución de una década al entender que supone un periodo de tiempo suficiente para arrojar datos significativos, pero la instantánea obtenida ha evidenciado un claro repunte de la demanda turística durante los últimos tres años (especialmente los dos últimos). Los hoteles han aumentado sus pernoctaciones casi al 10% por año en los últimos dos ejercicios, las casas rurales a un ritmo de entre un 7 y un 10%, los campings han asistido a sus mayores incrementos (del 14% y el 25%) desde 2015 y en el caso de los apartamentos turísticos las cifras se han duplicado durante los últimos dos años.

Buena parte de la evolución ascendente se debe al comportamiento de turistas extranjeros, que ya son más que los procedentes del Estado en campings y apartamentos turísticos. En el primer caso ya lo eran hace diez años, llegando al 52% de los visitantes -hoy cuatro puntos más- pero en los pisos turísticos, el porcentaje ha pasado del 19,9% de 2006 al 57,3% de 2016. Los viajantes foráneos han acaparado también protagonismo en hoteles -pasando del 28,5% al 43,9%- y alojamientos rurales -del 8,6% al 17,99%- en la última década. Esta radiografía ha dado lugar, según Denis Itxaso, a «un proceso de apertura cosmopolita del destino y representa un desafío en términos de oferta. Necesitamos elevar la exigencia en el conocimiento de idiomas y en nuevos productos tecnológicos móviles para mejorar la experiencia del viaje».

El interior, punto débil

Pero el citado informe ha obtenido una imagen del turismo en Gipuzkoa a alta resolución, donde también se ven socavones o depresiones. El Observatorio deja claro que «si en su conjunto, las diferentes zonas han evolucionado positivamente hacia cierta consolidación del sector turístico, en el interior de Gipuzkoa se desvía de esta pauta».

Los datos son elocuentes. Mientras las pernoctaciones han crecido durante los últimos cinco años un 33% en Donostia, un 48,7% en el área metropolitana -incluye Donostialdea y Oarsoaldea- y un 30% en la Gipuzkoa costera, la evolución, aunque positiva, se ha quedado en un 0,5% en el interior (Tolosaldea, Goierri, Urola Erdia, Urola Garaia, Debagoiena y la parte de Debabarrena que excluye Deba y Mutriku). La realidad del último año arroja algo de luz sobre el turismo en el interior. El incremento en sus pernoctaciones ha sido del 8,2% -similar al 9,8% de la costa- hasta registrar 266.237 turistas.

Resulta significativo que en todas las zonas geográficas de Gipuzkoa se da un aumento porcentual de viajeros extranjeros, salvo en el interior, cuyo peso disminuye paulatinamente. El diputado foral atribuye precisamente el peor comportamiento del turismo en las zonas interiores a la «mayor dependencia del turista nacional, que ha estado debilitado durante la última década de crisis y su recuperación puede ayudar a elevar la ocupación». Por otra parte, explica que «el interior es la única zona que ha perdido número de establecimientos hoteleros frente al resto de comarcas».

Precisamente, la estrategia foral pasa por que la ampliación del parque hotelero que se avecina en San Sebastián y su comarca metropolitana repercuta también a las zonas menos demandadas del territorio, al «derivar los excedentes turísticos a visitar el interior incrementando la calidad de las excursiones y la oferta gastronómica de los recursos turísticos del interior», señala Itxaso.

Como ejemplo, añade que «sin el crecimiento de Donostia no se entenderían los despegues que están viviendo determinados recursos turísticos del territorio». El informe subraya los incrementos del Centro de Interpretación de La Antigua (863%), el caserío-museo Igartubeiti de Ezkio-Itsaso (293%), el caserío Haristizabal del mismo municipio o Burdin Harana de Legazpi (por encima del 150% en ambos casos). Y concluye que «podemos subrayar el gran aumento de visitantes que están viviendo en el interior de Gipuzkoa, lo cual permite hablar de descentralización y deslocalización de los visitantes de la capital».

El Observatorio se refiere asimismo a otro concepto que centra el interés de agentes del sector e instituciones como es el de la desestacionalización para arrojar datos positivos. Durante los últimos diez años, tanto hoteles, como campings y apartamentos turísticos han crecido más en los meses fuera de la temporada alta que en el periodo de alta demanda que suponen los meses comprendidos entre junio y septiembre. Los hoteles han incrementado sus visitas un 38% en temporada baja, y la misma tendencia han marcado campings (59%) y pisos turísticos (1.931%).

Cabe destacar que es en los establecimientos hoteleros donde se está consolidando una tendencia in crescendo de la temporada baja, ya que en los últimos tres años se detecta un crecimiento sostenible de los meses menos turísticos del 5%, 10% y 12% en 2014, 2015 y 2016 respectivamente.

Más

Fotos

Vídeos