Los transportistas del Estado pedirán hoy a la Diputación que no instale el peaje de la N-1

Camiones aparcados en Zaisa. / DE LA HERA

Aseguran que Europa solo ha avalado un «cálculo de costes» sin entrar al fondo sobre si la medida resulta o no discriminatoria

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

Tres días después de que el diputado general celebrara en las Juntas Generales de Gipuzkoa que Europa ha emitido su resolución favorable con respecto al peaje de la N-1 para vehículos pesados, la diputada de Infraestructuras Viarias y principal valedora del proyecto, Aintzane Oiarbide, recibe hoy en la Diputación al sector discordante con la iniciativa. Una delegación del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), entidad que en enero interpuso un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) contra la norma foral que habilita este peaje, mantendrá una reunión con la responsable foral con la pretensión de acercar unas posturas que, a día de hoy, son antagónicas.

Los transportistas volverán a pedir a la Diputación que no ponga en marcha el sistema de cobro para camiones y harán entrega a la diputada foral de un informe con documentación sobre lo que el sector ya aporta al mantenimiento de la transitada carretera por medio del impuesto de hidrocarburos.

Juan José Gil, secretario general de Fenadismer, la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España -segunda organización con mayor peso específico en el CNTC con un 15% del comité-, señala que «llevaremos a la diputada una lista de motivos para que la medida no sea implantada» y, a pesar de conocer los planes del departamento que dirige, ve «positiva» la celebración de la reunión y avanza que los transportistas acudirán a la misma «abiertos al diálogo».

El sector del transporte no considera que la resolución favorable de Europa, adelantada el martes por el diputado general, sea un espaldarazo definitivo para la implantación del peaje. Gil señala que «el informe europeo se limita a validar el cálculo que hace el proyecto del coste de la infraestructura, pero no entra a valorar si es compatible con la directiva europea en cuestiones de discriminación». Según el secretario general de Fenadismer, Europa no ha entrado en el fondo de la filosofía del peaje y se ha referido exclusivamente a la metodología de cálculo de costes.

Ante la más que previsible falta de entendimiento entre el CNTC y la Diputación, la implementación del peaje seguirá su curso a falta de que el TSJPV se pronuncie sobre el asunto. Su fallo incidirá directamente en una decisión aprobada por el Parlamento de Gipuzkoa, es decir, el órgano que representa la soberanía popular guipuzcoana. Se da la circunstancia, además, de que dicha norma foral fue aprobada sin oposición, con 28 votos a favor y 17 abstenciones.

Puesta en marcha en enero

A la espera de lo que pueda dar el diálogo de hoy, y a expensas de lo que depare la futura resolución judicial, la hoja de ruta de la Diputación sigue cumpliéndose y el próximo fin de semana se procederá a colocar el tercero de los arcos que leerán las matrículas de los vehículos pesados para ordenar el pago directo vía transacción. Una vez puestos los pórticos de Irun y Etzegarate, el tercero se instalará en Andoain y cobrará -menos de un euro- un trayecto de 2,2 kilómetros. Será éste el peaje que más afecte a los transportistas locales.

Una vez instalados los tres arcos y equipados con su sistema software, Bidegi empezará a aplicar hasta final de año la llamada 'marcha blanca', un período donde el peaje funcionará a pleno rendimiento pero sin ejecutar el cobro a los vehículos pesados. Esta fase de pruebas valdrá para recabar información que, entre otras cosas, sirva para definir las tarifas finales. Serán las Juntas Generales de Gipuzkoa las que a final de año aprueben los precios y la entrada en vigor del peaje se prevé para enero de 2018.

Más

Fotos

Vídeos