La tradición continúa en el Adarra

Montañeros subiendo al Adarra ayer por la mañana. /  KARLIS
Montañeros subiendo al Adarra ayer por la mañana. / KARLIS

I. V. SAN SEBASTIÁN.

Una de las tradiciones más arraigadas en Gipuzkoa es subir al monte para entrar con buen pie en el año nuevo, disfrutando de la naturaleza. A pesar de las recomendaciones del Gobierno Vasco de no acceder a las cumbres de los montes para evitar riesgos por el fuerte viento previsto, miles de guipuzcoanos volvieron a calzarse las botas y acudieron a alguno de los picos del territorio.

Como es tradición, miles de montañeros eligieron el Adarra como escenario para la primera ascensión de 2018. Los más madrugadores pudieron disfrutar de un amanecer espectacular, en uno de los enclaves más imponentes de Gipuzkoa. El movimiento de vehículos fue incesante en Besabi. Los más tempraneros además tuvieron la oportunidad de degustar el caldo que ofreció el Club Vasco de Camping, cerca de la cumbre. Eso así, antes tuvieron que hacer frente a la importante pendiente que se encontraron en el camino quienes decidieron ascender al monte siguiendo la ruta desde el caserío Montefrío. Poco a poco, grupos de amigos, parejas y mendizales en solitario fueron llegando hasta la cima del Adarra donde degustaron el caldo, e incluso, se abrió alguna que otra botella de champagne para brindar por el nuevo año. Después de la foto de rigor en la cumbre, los montañeros regresaron a casa con el objetivo conseguido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos