Testigos de su ascenso: «Nos adelantó, pero luego no le vimos en la cumbre»

Testigos de su ascenso: «Nos adelantó, pero luego no le vimos en la cumbre»

El cadáver del joven de 20 años de Aretxabaleta fue localizado este lunes | Mikel falleció tras caer 150 metros al bajar del Balaitús

A. S. J.SAN SEBASTIÁN.

Mikel Crespo fue en coche hasta el aparcamiento del embalse de La Sarra, el último acceso para vehículos del que dispone el pico. Desde allí, a unos 1.400 metros de altura, emprendió la subida. Fue precisamente durante su ascenso cuando fue visto por última vez. Una familia que realizaba el mismo camino vio cómo el joven les adelantaba, ya que tal y como afirmaron, llevaba un ritmo más rápido. Sin embargo, no le volvieron a ver. «Al enterarse de su desaparición la familia nos comentó que le habían visto al subir, pero que al llegar a la cima no volvieron a verle, ni tampoco en la bajada», señala Javier Abajo, guarda del refugio de Respomuso, situado a unos 1.300 metros de la cima, y donde se alojaba dicha familia. Los responsables del refugio, montañeros experimentados en la zona, apuntan que a pesar de que el calor del verano había derretido la nieve de la cumbre casi en su totalidad, la bajada de las temperaturas el miércoles y jueves de la semana pasada provocaron la formación de placas de hielo en el macizo de granito, muy rocoso, y que podría resultar muy resbaladizo en el caso de no llevar el calzado adecuado.

«Los que subieron ese viernes nos comentaron que se encontraron por sorpresa con el hielo. Lo cierto es que fue un imprevisto, ya que las condiciones meteorológicas cambiaron bruscamente», afirma Abajo. Ese viernes, cuando Mikel Crespo ascendió al Balaitús, «hacía buen tiempo, pero frío», apunta el guarda, quien por la descripción que dio la familia que se cruzó con el joven de Aretxabaleta, tuvo que pasar por el refugio sobre las ocho de la mañana.

Noticias relacionadas

Fotos

Vídeos