Una terraza con vistas, la guinda a la regeneración de la bahía de Pasaia

Terraza. La zona urbanizada prevé un paseo arbolado con bancos y parques./
Terraza. La zona urbanizada prevé un paseo arbolado con bancos y parques.

Ayuntamiento y Puerto acuerdan un proyecto cuyas obras durarán un año y terminarán a finales de 2019. Urbanizar la cubierta del edificio pesquero y crear una plaza que integre el puerto con la ciudad costará 5 millones que pagará la Diputación

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

Será la guinda a la regeneración urbana del entorno portuario de Pasaia. El conjunto de actuaciones que alumbrarán una nueva conurbación entre Trintxerpe y San Pedro ya tiene el colofón que merecía. Al igual que Donostia tiene su Paseo Nuevo y Hondarribia su espigón, Pasaia podrá ofrecer como broche de oro a su atractivo recorrido recreativo una gran terraza con vistas a la bahía sobre la cubierta de la lonja de San Pedro.

No es una declaración de intenciones. El proyecto, elaborado por la Autoridad Portuaria, está finalizado y el Ayuntamiento de Pasaia está a punto de culminar la redacción del informe que le dé el visto bueno. El texto será aprobado después de que haya incluido peticiones tanto del propio consistorio como de la ciudadanía. El plan está definido. Listo para poner los dientes largos a los vecinos pasaitarras y potenciales visitantes. Falta una engorrosa tramitación, pero desde el departamento de Urbanismo que lidera la jeltzale Nahikari Otermin confían en que la obra arranque antes de final de 2018. Estiman que la ejecución se prolongará durante doce meses, por lo que el fotomontaje de hoy debería ser una realidad a finales de 2019.

El proyecto creará un espacio estelar dentro de la nueva Pasaia por asentarse sobre un enclave geográfico privilegiado, pero además de su valor cualitativo cobra importancia su dimensionamiento económico. Se espera que el presupuesto ascienda a 5 millones de euros, algo más de lo previsto inicialmente debido a que el Ayuntamiento ha añadido a la urbanización de la cubierta de la lonja la habilitación de una gran plaza al lado de la rotonda de San Pedro que integre el paseo junto a la lámina de agua y el acceso a los bloques de viviendas. El documento final ha sido consensuado entre el Ayuntamiento y el Puerto, y a las dos instituciones se sumará en un convenio la Diputación foral de Gipuzkoa, que será la parte que financie el proyecto.

Las claves

Plazos
La tramitación tardará un año y las obras se extenderán otros 12 meses por lo que la cubierta se finalizará en 2019.
Proyecto
Contempla una terraza con vistas a la bahía sobre la lonja y una plaza en la actual rotonda de San Pedro.
Presupuesto
Rondará los 5 millones que financiará la Diputación.

Si al encanto visual y paisajístico se suma la connotación sociocultural que supone ubicar el nuevo espacio sobre una lonja pesquera, con lo que representa para el municipio esta actividad -no solo históricamente sino también en la actualidad-, crece el atractivo del futuro balcón de la bahía pasaitarra.

Convivencia puerto-ciudad

La terraza-mirador contará con un paseo arbolado con bancos, espacios verdes y un parque infantil, en la línea de la filosofía de la regeneración de crear espacios valorados por sí mismos. También se alinea con otros objetivos del puzzle de actuaciones que transformarán Pasaia como son aportar beneficios urbanos que mejoren la calidad de vida de los vecinos de una de las zonas más degradadas del territorio, hacer crecer el atractivo turístico del entorno y ayudar a impulsar la actividad económica. La plaza que llegará hasta las mismas viviendas mejorará, por su parte, esa convivencia puerto-ciudad que hoy está delimitada por una valla.

Integración. El paseo sobre la lonja quedará unido a una plaza en San Pedro.
Integración. El paseo sobre la lonja quedará unido a una plaza en San Pedro.

Mientras celebran el resultado del proyecto que inicia una tramitación de un año, desde el departamento de Urbanismo se «empatiza» con el escepticismo de una ciudadanía anestesiada de tanta ilusión que no termina de cuajar. Nahikari Otermin asegura que «entendemos y compartimos el cabreo de la gente que ha oído tantas veces que se van a hacer cosas que no se han hecho». A partir de ahí, aun asumiendo que la regeneración en su conjunto «es un tema muy complejo que no se hace de un día a otro», garantiza que han «trabajado y seguimos trabajando y dando pasos porque nuestro compromiso es sacar esto adelante. Nosotros también somos de aquí y queremos lo mejor para el municipio».

Los objetivos: mejorar la calidad de vida de los vecinos y atraer actividad económica

La responsable del área de Urbanismo de Pasaia y una de las interlocutoras más directas con el Puerto concluye así que «la regeneración de Pasaia ya ha comenzado, despacio pero con buena letra, gracias al compromiso institucional», en alusión a la colaboración entre Ayuntamiento, Puerto y Diputación.

La urbanización de la cubierta de los almacenes pesqueros avanzará de manera independiente a ese otro proyecto que se redacta ya para finalizar la obra de la lonja, paralizada por irregularidades administrativas que han terminado en los tribunales. Quedan por abordarse cuestiones como el tratamiento del suelo, obras auxiliares como nuevos módulos y montacargas, la habilitación del edificio de cabecera o la adquisición de una nueva bomba de agua salada para atender las demandas del sector que sigue operando en la lonja. En los últimos cuatro años, la actividad en la planta ha generado 10 millones de euros y mueve 30 millones de kilos de pescado anualmente.

Más

Fotos

Vídeos