La telemonitorización ha pasado de 300 a 11.000 pacientes en ocho años

Enfermos crónicos de cardiología, hematología o pulmonares están vigilados 24 horas mientras permanecen en sus hogares

A. C. SAN SEBASTIÁN.

Desde que allá por 2009, Osakidetza se propuso probar un sistema de telemonitorización a pacientes con enfermedades crónicas y con necesidad de un seguimiento médico exhaustivo, la herramienta ha pasado de 'vigilar' a 300 enfermos a los 11.000 actuales. El último dato proporcionado por el departamento de Salud, y actualizado a 30 de junio pasado, es que 11.386 pacientes con problemas cardíacos, pulmonares, de la sangre, o que siguen tratamientos contra el consumo de tabaco o alcohol forman parte del sistema que permite vigilar sus parámetros de salud de forma remota, sin estar presentes en un centro médico u hospital.

En una respuesta a una pregunta parlamentaria planteada por el PP, el equipo de Darpón informa de que este tipo de atención sanitaria «transversal», que es utilizada por numerosos servicios hospitalarios y extrahospitalarios de Euskadi, permite mantener controlados a miles de pacientes las 24 horas del día, 365 días al año, y actuar en caso de emergencia. La consejería de Salud explica que cada caso de telemonitorización tiene «unas peculiaridades inherentes a la enfermedad» que atiende. Y detalla que en este momento, hay 8.271 pacientes «activos» portadores de desfibriladores (DAI), marcapasos y holter (pequeños monitores que registran la actividad del corazón); 106 con insuficiencia cardíaca; y otros 907 -a fecha de 30 de junio- que acababan de recibir el alta hospitalaria.

Además, otros 236 pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica permanecen vigilados. Igual que otros 215 «pluripatológicos», y otros 525 en tratamiento con anticoagulación oral. Todos ellos se benefician de un sistema que les permite estar en sus casas, pero seguir monitorizados por profesionales médicos. Así, envían de forma diaria o semanal sus datos biológicos al centro sanitario y si algún parámetro es anormal, los profesionales sanitarios contactan con el o la paciente.

Otro millar de pacientes participa en el programa de «autoseguimiento» a través de la carpeta de salud. 938 personas tienen control sobre su peso y su tensión, y otros 188, por tratamientos por consumo de tabaco y alcohol. «Todos los pacientes incluidos en el programa de telemonitorización tienen un equipo de profesionales sanitarios de referencia que hace el seguimiento de los parámetros» que tienen monitorizados», explica el consejero Darpón en su respuesta.

Fotos

Vídeos