Tecnología, apareamiento, guano, política e Hipócrates

Antton Alberdi y un alado compañero de sus investigaciones.

B.T SAN SEBASTIÁN

La jornada de clausura comenzará (o habrá comenzado, la cita es hoy a las 08.15) con la exposición de la investigadora costarricense Gloriana Chaverri. Su campo abarca la comunicación social de los murciélagos pero también los patrones de distribución espacial, sistemas de apareamiento y organización. Gloriana se interesa igualmente en la fenología reproductiva y en el efecto que las poblaciones humanas pueden tener sobre todo esto.

Precisamente, el «alarmante aumento de la población humana» es una de las preocupaciones de otro de los invitados, Danilo Russo que en su intervención de ayer viernes dibujó la lucha de un murciélago en la era Antropozoica, nombre que define este periodo de tiempo en el que las actividades humanas han tenido, tienen, ¿tendrán? un significativo impacto sobre los ecosistemas terrestres. Se muestra este profesor de Ecología de la Universidad de Nápoles bastante pesimista, no tiene muy claro que los murciélagos puedan adaptarse a la urbanización. el cambio climático, el uso de grandes terrenos para pasto o la polución lumínica. Sabe Danilo que los murciélagos no podrán convertirse en criaturas urbanitas como esas gaviotas que roban trozos de pizza de las mesas de 'Domino's'. Pide también que los invesigadores recuerden a Hipocrates cuando trabajen con estas sorprendentes criaturas: 'Primun non nocere', 'Ante todo, no dañar'. La revolución tecnológica facilita tantos estudios moleculares y genómicos que ya no resulta tan imprescindible la captura de ejemplares vivos.

Por su parte, Antton Alberdi ha emprendido un análisis de la evolución político, social, industrial y agraria en la Bulgaria de los últimos 200 años. Todo a partir de cantidades ingentes del guano depositado a lo largo de dos siglos en cuevas remotas.

Fotos

Vídeos