Ubarrechena: «La tasa turística debe ser para promoción»

Ubarrechena no comparte que ese impuesto se destine al mantenimiento urbano, derivado de la llegada de turistas

E. V.

El sector turístico tiene varios frentes abiertos y uno de ellos es el de una tasa turística, que cuenta además con el apoyo del Gobierno Vasco, pero dejando la responsabilidad de implantarla en manos de cada municipio. La asociación de Hostelería de Gipuzkoa dice sí a este impuesto. Lo que no comparte es la finalidad de esta recaudación.

-¿Vería viable la implantación de la tasa turística?

-No hemos firmado el Plan Director de Turismo de San Sebastián porque, por un lado, no tenemos claro cómo se va a manejar la tasa turística que quieren cobrar. Nosotros entendemos que tiene que ser para promoción del destino, como se utiliza en otros lugares, y competitividad de las empresas, y no tanto para paliar defectos de la ciudad a nivel de tráfico, basuras o mantenimiento urbano...

-Y, ¿por otro?

-Y por otro lado, porque el peso que tiene que tener la hostelería, desde el alojamiento hasta la restauración, con las instituciones tiene que ser mucho más alto. En Hostelería de Gipuzkoa tenemos más de cien empresarios dedicados al alojamiento entre hoteles, pensiones, casas rurales, albergues y campings; llegamos a todo Gipuzkoa y agrupamos a más de mil empresarios de la restauración. Consideramos que deberían tenernos más en cuenta a la hora de crear normativas, porque no es de recibo que nos enteremos de muchas cosas por la prensa. Hay que creer que la hosteleria y el turismo es fuente importante de ingresos, ya somos casi el 10% del PIB en Gipuzkoa y a nivel institucional debe tenerse en cuenta.

-¿Considera que está ligado a la dignificación de la profesión que reclaman?

-Por supuesto, y sobre todo relativa a la figura de camarero y empresario de hostelería. Un empresario de hostelería que tiene 40 o 50 empleados no está considerado de la misma manera que uno que tiene, por ejemplo, una calderería con 30 empleados en el Polígono 27. Ese sí es un empresario del sector industrial, mientras que el hostelero no deja de ser un barero. Y eso, de cara a continuar con la profesionalización del sector, debe cambiar.

-Actualmente, ¿se encuentran con que hay falta de personal, en general, o falta de personal cualificado?

-Ambas. Uno de los grandes problemas de la hostelería es la falta de personal fundamentalmente en sala y barra, y lo poco que hay, no está bien formado. Es importante dignificar la profesión de barra y sala para que se pueda buscar en la hostelería un modo de vida, porque es un sector que tiene mucho futuro. Pero para conseguir dignificar también es importante que se logren unas condiciones y una conciliación de la vida laboral y familiar. Esa debe ser la gran apuesta de la hostelería, que a través de horarios más acordes se dignifique la profesión y eso permita ofrecer un mejor servicio. Hace 40 años, los cocineros hicieron ese trabajo y hoy en día el trabajo de cocinero sí está dignificado. En ese proceso, nuevamente, la interlocución con las instituciones también es fundamental.

Fotos

Vídeos