«La tarifa nocturna supone un ahorro en el 99% de los casos»

Los talleres Argitu, que promueve la Diputación, ayudan a descifrar los datos de la luz para reducir consumos. «Hay que perderle el miedo a la factura», animan

A. A.SAN SEBASTIÁN.

Hagamos una prueba. Coja su factura de la luz. Puede que incluso ya no la reciba en papel. ¿Qué potencia contratada tiene? ¿En qué franja horaria consume más? ¿Es un consumidor del mercado regulado o del mercado libre? ¿Puede asegurar qué compañía le garantiza el suministro? Sin riesgo a equivocación, la gran mayoría de los clientes se encogerá de hombros sin respuesta. La factura energética es un agujero negro doméstico. «El desconocimiento es total», confirma Xabier Esteban, responsable de los talleres Argitu que promueve la Diputación de Gipuzkoa. Lo bueno es que tiene solución. «Hay que perderle el miedo a la factura. No diría que es fácil interpretar todos los datos, pero sí se pueden llegar a entender muchas cifras», afirma.

Argitu nació en realidad con un proyecto piloto para instalar 400 contadores inteligentes en hogares guipuzcoanos para medir en tiempo real los datos de consumo de la luz. La iniciativa ha querido acercarse aún más al ciudadano con unos talleres prácticos en los que enseñan a descifrar la factura eléctrica y a reducir consumos. Los cursos, gratuitos, están dirigidos tanto a particulares como a comercios y pequeñas empresas. El primer paso que ayudan a completar, explica Esteban, es darse de alta en la plataforma Iberdrola disminución, lo que permite al consumidor ejercer su derecho y conocer sus datos. «Ahí se puede ver no solo el total de consumo, que es lo que aparece en la factura, sino la curva, en qué horario y cuánta energía gastas en cada momento».

Próximos talleres

Deba
Mañana a las 15.45 horas para comerciantes, y a las 17.30 para el público en general.
Eibar
Martes a las 10.00 horas (para jubilados) y a las 18.30 horas (para el público en general).
Donostia
A las 10.00 horas en la casa de cultura Okendo.
Más información
En la página web www.gipuzkoaingurumena.eus/es/argitu

Aunque no hay recetas universales, sí recomienda en general la tarifa nocturna. «Se logran ahorros en el 99% de los casos». Esta fórmula ofrece precios más económicos entre las 22 horas y las 12 horas (en invierno) y entre las 23 horas y las 13 horas (en verano). En el resto de horas, la tarifa es más cara. «Se trata de cambiar las rutinas y utilizar los electrodomésticos, que consumen mucho, en esas horas. Poner la lavadora antes del mediodía, o el lavavajillas. No son grandes cambios», dice Esteban. Si se realiza el 30% del consumo total de un hogar en la franja más barata, se obtiene un 5% de ahorro en la factura. Si se llega al 50% del consumo, la reducción será del 9%, concreta. «El cambio de tarifa se hace con una llamada. Se pagan 9 euros más IVA por la modificación en el contador digital. Y ya está».

Leer la letra pequeña siempre salva de muchos sustos. Esteban cuenta que los contratos con las compañías del mercado libre suelen ofrecer tarifas de consumo más económicas que las del mercado regulado, pero a veces contienen gastos por servicio adicionales que pueden estar duplicados. «Por ejemplo, el de la revisión y mantenimiento de la caldera, que ya se suele pagar con el aparato». Claro que para llegar a conocer este detalle primero hay que saber con quién se tiene contratada la luz, un sector en el que muchos clientes se mueven a ciegas.

«Firmamos sin saber»

Curiosamente, compara, el sector de las telecomunicaciones es el que más reclamaciones genera en las oficinas de consumo, «porque estamos muy encima. Pero con la luz somos muy descuidados. Firmamos un contrato y ni sabemos con qué empresa». No exime de responsabilidad al consumidor. «Nuestro deber también es responsabilizarnos de lo que contratamos» y, ya que las empresas no lo ponen fácil con la factura, ellos hacen de intérpretes. «El objetivo de los talleres es reducir el consumo energético. La gente que se acerca quiere ahorrar, lógico, y eso se consigue reduciendo consumos». El boca a boca está funcionando, y animan a que la ciudadanía se acerque. No hay que cumplir ningún perfil, ni ser un experto en datos ni manejarse como un lince en internet. «Intentamos ser lo más didácticos posible».

La experiencia funciona como medida preventiva de la pobreza energética, dentro del plan foral aprobado en esta legislatura. La idea es ampliar los contenidos y tocar temas como el ahorro energético en la escalera de vecinos o medidas para la eficiencia energética en el hogar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos